Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal
Activities and Agenda
  • Listen it
  • Imprimir la página
  • Send to a friend
  • Suscribe to RSS
  • Share it on Facebook
  • Share it on Twitter
  • Share it on Linkedin
  • Share it on Google+

Discurso de Su Majestad el Rey en la cena de gala ofrecida al Presidente de la República Islámica de Mauritania, Maaouya Ould Sid'Ahmed Taya

Madrid(Palacio Real), 01.07.2003

S

eñor Presidente,

Constituye un gran honor y un motivo de especial satisfacción daros hoy nuestra más cordial bienvenida a España con motivo de vuestra visita de Estado, a la que atribuimos una importancia singular como símbolo de las estrechas relaciones que unen a Mauritania y a España.

Permitidme desearos, junto a vuestra distinguida esposa y las personalidades que os acompañan, una muy grata estancia entre nosotros.

Al hacerlo, la Reina y yo deseamos también recordar el cálido y generoso recibimiento que nos brindasteis durante nuestra inolvidable visita a Mauritania en 1994. Podréis comprobar en estos días el sincero afecto que el pueblo español siente hacia Mauritania.

Es el suyo, Señor Presidente, un país al que estamos estrechamente unidos por el curso de la historia y por intensas relaciones de vecindad.

La historia se ha encargado de unir a nuestros pueblos gracias al estrecho vínculo generado durante la fecunda presencia almorávide en nuestro país. Un vínculo que la geografía se ha asegurado de consolidar con unas relaciones de entrañable vecindad.

España, bien lo sabéis, ha sido, a lo largo de los siglos, un lugar de encuentro de civilizaciones, una encrucijada de culturas y religiones en la que la civilización árabe-musulmana ha dejado una huella indeleble en su lengua, su música, su arquitectura y en su alma.

Señor Presidente,

Al recibiros hoy en Madrid en esta Visita de Estado, queremos expresaros el profundo respeto y el sincero afecto que sentimos hacia la Mauritania de hoy. Un país moderno dentro del respeto a la tradición, que ha sabido convertirse en una nación dinámica, fiel reflejo del espíritu emprendedor de su pueblo.

Representáis, además, a un país con el que compartimos la defensa de unos valores y principios que inspiran todo modelo de sociedad en libertad: la democracia, el estado de derecho y los derechos humanos y libertades públicas.

Por ello, España condena todos aquellos actos que intenten por la fuerza alterar lo que la voluntad popular democráticamente consultada ha decidido en elecciones libres.

Hemos venido siguiendo con enorme interés los distintos procesos electorales que se han sucedido en Mauritania desde la instauración de la democracia en 1991. El último, celebrado en 2001, ha constituido un ejemplo de madurez democrática. Estamos seguros de que las elecciones presidenciales, convocadas para el próximo mes de noviembre, se celebrarán en plenas condiciones de libertad y transparencia. Siempre podrá contar con el apoyo de España en este esfuerzo democratizador.

Señor Presidente,

Mauritania comparte con España una misma vocación mediterránea que le hace participar de importantes foros como la "Iniciativa 5+5", el "Proceso de Barcelona" y el "Diálogo Mediterráneo" de la OTAN.

España sigue con interés el papel moderador que tradicionalmente ha venido desempeñando Mauritania en el seno de las principales organizaciones del mundo árabe e islámico, en particular, la Liga Árabe y la Organización de la Conferencia Islámica, y también en el seno de la Unión del Magreb Árabe, cuya consolidación apoya España como vía prioritaria de integración regional.

Seguimos, asimismo, con particular atención, la participación de Mauritania en el proceso de integración regional y subregional africano. Creemos sinceramente que la experiencia acumulada por vuestro país en la Organización para el Aprovechamiento del Río Senegal, un modelo de cooperación subregional, constituye la mejor aportación de Mauritania a la Unión Africana, en proceso de formación.

Nuestros dos países comparten una misma preocupación por el Proceso de Paz de Oriente Medio. Su Excelencia nos ha transmitido siempre una posición moderada y equilibrada al respecto. Creo muy sinceramente que la "Hoja de Ruta" constituye un importante paso adelante en la resolución del conflicto y merece todo nuestro apoyo.

También sobre la cuestión del Sahara Occidental Mauritania y España anhelan la pronta solución de esta cuestión en el marco de las Naciones Unidas, de modo que pueda alcanzarse una solución consensuada, justa y viable para todos.

Hoy en día nuestros países deben hacer frente a los retos que plantea la globalización.

Al respecto, me permito señalar al fenómeno migratorio que España bien comprende por su propia experiencia. Un fenómeno enriquecedor que contribuye a nuestro desarrollo económico y social y genera vínculos humanos y afectivos con tantos países amigos.

El Gobierno español, a través de un nuevo marco legal, ha diseñado una política destinada a garantizar los derechos de los inmigrantes y a combatir a quienes, sin escrúpulos, pretenden aprovecharse de situaciones de necesidad. Por ello, nos complace que un acuerdo bilateral en materia de inmigración pueda ser firmado durante vuestra visita de Estado.

Por otra parte, debemos tener presente el desafío global que representa el fenómeno terrorista. Ninguna razón política, religiosa o de cualquier otro orden lo justifica. El terrorismo es una amenaza contra la paz y la seguridad internacionales que debemos saber combatir juntos.

Estoy seguro, Señor Presidente, de que podemos seguir contando con el apoyo decidido de su país al Comité contra el Terrorismo creado por el Consejo de Seguridad, que España preside desde abril.

Señor Presidente,

Mauritania, como es bien sabido, es un país importante para la cooperación española. España y Mauritania han acordado dar prioridad a los sectores de la pesca, la educación, la sanidad, el agua y las energías renovables.

También deseamos contribuir a los esfuerzos, que tan incansablemente impulsa Vuestra Excelencia, en materia de alfabetización y educación de la población mauritana.

Permitidme, Señor Presidente, en este punto, celebrar la importante aportación al desarrollo de vuestro país llevada a cabo por las Comunidades Autónomas, muy especialmente la Comunidad Autónoma Canaria.

La pesca y la intensa actividad comercial, sobre todo con las Islas Canarias, constituyen dos elementos esenciales de nuestras relaciones bilaterales. Por eso, Señor Presidente, quiero rendir un merecido homenaje a la voluntad negociadora de vuestro país, la cual permitió que, finalmente, se llegara a un acuerdo de pesca con la Unión Europea, que permite la continuación de nuestra actividad pesquera hasta agosto de 2006.

Señor Presidente,

Estoy convencido de que, alentados por el ya muy estrecho vínculo de amistad que une a nuestros dos pueblos, seremos capaces de estar a la altura de nuestro cometido que no es otro que el de intensificar, cada vez mas, nuestras relaciones bilaterales.

Permitidme, Señor Presidente, que levante mi copa por vuestra ventura personal, la de vuestra distinguida esposa y familia, por la prosperidad del querido y noble pueblo mauritano y por la fraternal amistad entre Mauritania y España.

Back to Speeches
  • Listen it
  • Imprimir la página
  • Send to a friend
  • Suscribe to RSS
  • Share it on Facebook
  • Share it on Twitter
  • Share it on Linkedin
  • Share it on Google+