Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal
Activities and Agenda
  • Listen it
  • Imprimir la página
  • Send to a friend
  • Suscribe to RSS
  • Share it on Facebook
  • Share it on Twitter
  • Share it on Linkedin
  • Share it on Google+

Palabras de Su Majestad el Rey en la inauguración del I Encuentro Internacional sobre Cultura de Paz

Madrid, 11.12.2000

L

a paz es más que una aspiración, más que un objetivo. Es un quehacer cotidiano. Es, en definitiva, una cultura. Este Encuentro que hoy comienza, se celebra en el Año Internacional de la Cultura de Paz, una iniciativa de la UNESCO y de las Naciones Unidas, que ha devuelto al primer plano su vocación fundamental, la de evitar a nuestros hijos "el horror de la guerra", como proclama el primer párrafo de la Carta de las Naciones Unidas.

Lo novedoso de este concepto de cultura de paz, que la Asamblea General aprobó unánimemente junto a un plan de acción en septiembre de 1999, es que se trata de un movimiento mundial que interpela no sólo a los Estados y a quienes ostentan el poder político y económico, sino también a asociaciones, grupos, organizaciones no gubernamentales e individuos, reconociendo así la existencia e importancia de una auténtica sociedad civil internacional.

La cultura de paz necesita identificarse con algo sustancial, que todos podamos compartir y en cuyo seno podamos convivir. Esta razón última y radical, que nos vincula indisolublemente, sólo puede ser la dignidad de la persona humana y sus derechos irrenunciables.

Por eso, la paz sólo es posible y duradera en un contexto político de principios democráticos que aseguren un desarrollo económico, político y social digno. En el ámbito nacional e internacional debe basarse en la democracia real y efectiva para todos los ciudadanos y en la aplicación de la Declaración Universal de Derechos Humanos.

Durante estos días de discusiones y trabajo, los participantes en esta Conferencia van a debatir sobre cuatro nuevos contratos para la humanidad, que ayuden a ésta a afrontar con éxito los grandes desafíos del siglo XXI.

Les agradezco a todos haber acudido a esta cita, que sin duda dará lugar a interesantes conclusiones. Deseo sinceramente que sus aportaciones contribuyan a fundar un nuevo compromiso individual y social por la paz.

 

Back to Speeches
  • Listen it
  • Imprimir la página
  • Send to a friend
  • Suscribe to RSS
  • Share it on Facebook
  • Share it on Twitter
  • Share it on Linkedin
  • Share it on Google+