Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal
Activities and Agenda
  • Listen it
  • Imprimir la página
  • Send to a friend
  • Suscribe to RSS
  • Share it on Facebook
  • Share it on Twitter
  • Share it on Linkedin
  • Share it on Google+

Brindis de Su Majestad la Reina en Su visita a Mauritania

Mauritania, 22.02.2005

S

eñor Presidente, Señora, Señoras y Señores,

Deseo ante todo, agradeceros vuestras amables palabras de bienvenida con motivo de mi visita de cooperación a Mauritania.

Constituye un gran honor y un motivo de especial satisfacción regresar de nuevo a vuestro país once años después de la inolvidable visita que el Rey y Yo efectuamos en 1994. El cálido y afectuoso recibimiento de que fuimos objeto entonces, ha quedado permanentemente grabado en nuestra memoria.

Vengo, Señor Presidente, a un país amigo y hermano, al que estamos inseparablemente unidos por el curso de la historia y el peso de la geografía, que se manifiesta en las intensas relaciones de vecindad y en el sincero afecto que el pueblo español siente por el mauritano.

Mi país está legítimamente orgulloso de haber podido contribuir al desarrollo de Mauritania desde los primeros años de su independencia. Mauritania es, como bien es sabido, un país prioritario para la cooperación española en sectores tan esenciales como la educación, la  salud,  el  medio   ambiente,   el desarrollo rural, la seguridad alimentaria y la pesca. La presencia de la cooperación española en Mauritania no se agota en sus principales núcleos urbanos, Nouakchott y Nouadhibou, sino que llega hasta las antiguas ciudades caravaneras de Chinguetti y Oualata.

Permitidme en este punto, Señor Presidente, destacar la importante aportación al desarrollo de vuestro país llevada a cabo por las Comunidades Autónomas españolas, la Canaria muy especialmente, y los Ayuntamientos.

Durante mi estancia en Mauritania tendré ocasión de visitar personalmente algunos de los proyectos ejecutados por la cooperación española en Nouakchott y Nouadhibou, y de viajar hasta la ciudad antigua de Oualata.

Tened por seguro, Señor Presidente, que España es plenamente consciente del vínculo que une a nuestros dos países, un legado de un valor incalculable que nos hemos comprometido a preservar.

Permitidme que levante mi copa por vuestra ventura personal, la de vuestra distinguida esposa y familia, por la prosperidad del entrañable pueblo mauritano y por la fraternal amistad entre España y Mauritania.

Back to Speeches
  • Listen it
  • Imprimir la página
  • Send to a friend
  • Suscribe to RSS
  • Share it on Facebook
  • Share it on Twitter
  • Share it on Linkedin
  • Share it on Google+