Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal
Activities and Agenda
  • Listen it
  • Imprimir la página
  • Send to a friend
  • Suscribe to RSS
  • Share it on Facebook
  • Share it on Twitter
  • Share it on Linkedin
  • Share it on Google+

Palabras de Su Majestad el Rey en el acto conmemorativo del XXV Aniversario del Tribunal Constitucional

Madrid, 12.07.2005

M

uchas gracias, Señora Presidenta, por recordarnos la trascendental labor desplegada por este Tribunal Constitucional en sus primeros veinticinco años de funcionamiento. Gracias asimismo por sus amables palabras hacia la Corona y mi persona.

La Reina y los Príncipes de Asturias se unen hoy a mí para rendir el tributo de respeto y reconocimiento que merece el Tribunal Constitucional, por su papel al servicio de España y de todos los españoles.

El Veinticinco Aniversario del nacimiento del Tribunal Constitucional es, sin duda, un día de especial relevancia para la Nación y sus ciudadanos.

Su creación completó el arco de los órganos constitucionales. Abrió el camino a una Institución que ha sabido arraigarse firmemente en nuestra vida pública y cumplir con éxito sus cometidos, favoreciendo la identificación de los ciudadanos con nuestra Constitución.

No nos equivocamos entonces, al augurar que vuestro saber, prudencia y dedicación, que vuestro sentido de Estado, lealtad e independencia, y que vuestras convicciones democráticas, convertirían a este Tribunal en vértice insustituible de nuestro Estado de Derecho.

Es mucho lo que España y los españoles debemos a este Tribunal. Es también mucho lo que cabe esperar de él, como faro interpretativo y baluarte protector de la letra y espíritu de nuestra Constitución.

Su labor, asegurando el cumplimiento de la Constitución, contribuye decisivamente a la protección y al desarrollo de los derechos y libertades fundamentales, así como a la articulación territorial del Estado en su unidad y diversidad.

Señora Presidenta,

Esta conmemoración, al igual que la aún reciente celebración del Veinticinco aniversario de la Constitución Española, nos brinda la ocasión de recordar la ilusionante tarea realizada, con el esfuerzo de todos los españoles, para construir el edificio de nuestra democracia y sus instituciones.

La realidad de la España de hoy, como país moderno, abierto y solidario, no podría entenderse sin el primer cuarto de siglo de funcionamiento de este Tribunal, como supremo garante de las normas, valores y principios que consagra nuestra Norma Fundamental.

Al velar por el respeto a la Constitución, fruto del más amplio consenso jamás alcanzado entre los españoles, el Tribunal garantiza la vigencia del marco normativo que el pueblo español se ha dado a sí mismo, y que nos ha permitido disfrutar del más largo período de convivencia democrática, con una estabilidad política, un progreso social y una prosperidad económica sin precedentes en nuestra Historia.

De ahí la importancia de esta celebración para reavivar nuestra conciencia colectiva, sobre todo la de los más jóvenes, acerca del incalculable valor de futuro que tiene nuestra Constitución para que España siga progresando unida, en paz, democracia y libertad.

Esta es una responsabilidad que nos incumbe a todos, a las instituciones del Estado y , en particular, a nuestras fuerzas políticas y sociales.

Este Aniversario es también un momento de recuerdo y gratitud, ante todo al esfuerzo y dedicación de los Magistrados y de cuantas personas han participado en el desarrollo y consolidación de este Tribunal, cuya sólida preparación, profesionalidad y ejemplar entrega han contribuido al prestigio de esta Institución.

Nuestro elogio y gratitud a su primer Presidente, Don Manuel García-Pelayo, y a todos los demás que le han sucedido en el desempeño de tan relevante cargo.

Al Presidente Don Francisco Tomás y Valiente, víctima de la barbarie terrorista y referente de los valores que encarna este Tribunal, rendimos hoy un emocionado recuerdo.

Señora Presidenta,

Este Aniversario no es sólo propicio para recordar el espíritu fundacional de este Tribunal y la trascendencia de su función.

Es un momento especialmente oportuno para renovarle nuestro pleno apoyo y confianza, y para insuflarle el impulso que su intensa labor demanda.

Su singular y privilegiada posición en nuestra arquitectura política, obliga a que el conjunto de poderes, órganos y entidades que integran nuestro Estado constitucional, preserven y refuercen la independencia, autoridad y operatividad de este alto órgano, particularmente en aquellos momentos relevantes que así lo requieran.

Obliga también al propio Tribunal a mantener y generar con sus decisiones la "auctoritas" que requiere el ejercicio de su alta responsabilidad y la confianza que los ciudadanos tienen depositada en él.

Corresponde al Tribunal Constitucional velar por la supremacía de la Constitución, como norma jurídica fundamental del Estado.

Mediante su control jurisdiccional asegura que la acción de los poderes del Estado, y que las relaciones entre éstos, se ajusten a una Constitución que es esencial para poder afrontar con éxito nuestro futuro en común.

También asume la labor de interpretar la Constitución, de modo que se vaya precisando y modulando en sus significados jurídicos fundamentales.

Con ello, afianza la vigencia de nuestra Norma Fundamental y fortalece nuestra estabilidad, al tiempo que asegura la confianza y el apego de los ciudadanos a su contenido normativo.

Una función que debe acometerse con prudencia y responsabilidad, favoreciendo el desarrollo de los derechos, principios y valores que la Constitución consagra, garantizando su equilibrio territorial y preservando su espíritu integrador y solidario, sin que se resienta el entramado del sistema constitucional.

Señora Presidenta,

En el Vigésimo-quinto Aniversario de este Tribunal Constitucional quiero subrayar el respeto que impone su independencia; la legitimidad que fundamenta su autoridad; y la trascendencia que, para la estabilidad del Estado, tiene su alta responsabilidad en defensa de la Constitución.

Antes de concluir quisiera recordar vuestro lema, "Justicia. Libertad. Concordia", deseando que os sirva siempre de divisa y que inspire a cuantos ciudadanos y poderes públicos, Comunidades Autónomas y Corporaciones Municipales, se acerquen a este alto Tribunal en demanda de justicia constitucional.

En esta fecha tan significativa, vuestro Rey quiere dejar constancia del profundo respeto y reconocimiento que merece este Tribunal, y expresarle su apoyo y aliento en el cumplimiento de su importante misión.

Me sumo a todos vosotros en la celebración de este Aniversario, para reiteraros el firme compromiso de la Corona de servir a todos los españoles, desde el amor a España y la lealtad a la Constitución, para seguir construyendo un país unido, justo, próspero y solidario.

Muchas gracias.

Back to Speeches
  • Listen it
  • Imprimir la página
  • Send to a friend
  • Suscribe to RSS
  • Share it on Facebook
  • Share it on Twitter
  • Share it on Linkedin
  • Share it on Google+