Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal
Activities and Agenda
  • Listen it
  • Imprimir la página
  • Send to a friend
  • Suscribe to RSS
  • Share it on Facebook
  • Share it on Twitter
  • Share it on Linkedin
  • Share it on Google+

Palabras de Su Majestad el Rey al Ayuntamiento de Teruel y a los turolenses

Teruel, 18.11.1981

G

racias por estas palabras que en nombre de Teruel nos ha dirigido vuestro Alcalde.

Estamos aquí en una visita oficial, a Aragón, para compartir, en un momento importante de vuestra historia, las preocupaciones que sentís, y para solidarizarnos con vuestros proyectos de futuro.

No estamos aquí pues, en una visita turística, aunque sí nos gustaría hacerla detenidamente, porque esta región, a la que llaman "ignorada maravilla" justificaría nuestra estancia prolongada en ella.

En esta ocasión, el motivo del viaje es otro. Es el de estar a vuestro lado, al lado de vuestros pueblos y familias, para ofreceros nuestro apoyo en todo cuanto pueda ayudaros a mejorar en el futuro.

Es muy difícil, al llegar a vuestras tierras, que son encrucijadas de caminos, climas y paisajes, no pensar con dolor en las oportunidades que se han desaprovechado para corresponder en el aspecto económico y social a tanta belleza.

Porque, efectivamente, siendo Teruel y sus comarcas tierras de impresionantes posibilidades, han sido azotadas por la emigración, reducidas por la falta de inversiones, abandonadas en momentos cruciales por los planes económicos e industriales.

Esos cambios precisos que todos deseáis y de los que son conscientes con vosotros los dirigentes y las instituciones turolenses, deben ser puestos ahora en marcha.

Tenéis mucha razón cuando reclamáis la atención del Estado, de la sociedad y de los poderes socioeconómicos para vuestros recursos mineros, el carbón y el hierro, que no tienen la adecuada explotación.

Tenéis mucha razón cuando pedís la instalación de industrias que detengan la marcha de hombres y mujeres hacia otros lugares que consideran más propicios para desarrollar sus vidas.

Tenéis mucha razón cuando pedís una gestión más eficaz y directa por parte de los políticos y gobernantes de vuestras posibilidades agrícolas. La vocación agrícola y rural de las comunidades de estas tierras, ha sido defraudada muchas veces. Ahora tenemos que intentar los remedios.Hay que decir, basta a esa carencia de energía que ha impedido transformar vuestros pueblos, que han visto pasar por delante la oportunidad de hacerse más prósperos.

Hay que decir, basta, también, a esa falta de iniciativa que ha impedido que vuestras bellezas naturales y arqueológicas sean fuente de turismo y de desarrollo hotelero.

Por eso, en esa aspiración mantenida con tenacidad, como es propio de vuestro carácter, para remedia estas carencias, yo vengo a deciros que contáis con el apoyo de vuestro Rey.

Un apoyo institucional y personal que estoy dispuesto a hacer valer día a día y en cualquier momento.

Porque confío en la gran capacidad de trabajo y de iniciativa de todos vosotros, estoy seguro de que haremos un esfuerzo entre todos para que Teruel y sus pueblos alcancen el nivel del que son merecedores.

Yo me pregunto, qué no se hubiera transformado aquí si no se hubiesen ido, como emigrantes, tantos y tantos de vuestras familias que ahora viven en otros sitios de España, y aún del extranjero.

Por ese Teruel mejor, la Reina y yo queremos testimoniaras nuestro afecto y nuestra solidaridad.

Gracias por esta bienvenida llena de afecto que será para nosotros inolvidable.

¡Viva Teruel!

¡Viva España!

Back to Speeches
  • Listen it
  • Imprimir la página
  • Send to a friend
  • Suscribe to RSS
  • Share it on Facebook
  • Share it on Twitter
  • Share it on Linkedin
  • Share it on Google+