Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal
Activities and Agenda
  • Listen it
  • Imprimir la página
  • Send to a friend
  • Suscribe to RSS
  • Share it on Facebook
  • Share it on Twitter
  • Share it on Linkedin
  • Share it on Google+

Palabras de Su Majestad el Rey al Senado

Madrid, 22.11.1984

S

eñores senadores, sean mis primeras palabras, en esta grata oportunidad que me brinda una comparecencia siempre deseada por la Corona en todas las instituciones del Estado, para resaltar la tarea que esta Alta Cámara viene desarrollando.

La actividad colegisladora que define esa labor responde a la misión que tenéis encomendada como representantes del pueblo: configurar, día a día, con profunda atención a las necesidades y demandas de la sociedad, el tejido legal vivo, dinámico, proyectado hacia el futuro, que necesita una nación moderna y libre.

Vivimos en un Estado de derecho. Y esa certeza no termina en sí misma, sino que ha de ser fruto de una labor profunda, plural, convergente de todos los ciudadanos y, en especial, de los legisladores.

Cuando decimos un Estado de derecho, por lo tanto, asumimos la exigencia de traducir en leyes las aspiraciones de convivencia del pueblo.

Porque las leyes, que se hacen para todos, que a todos obligan y a todos nos han de ayudar socialmente en el progreso, han de prepararse desde la solidaridad más profunda.Se ha dicho, muchas veces, a lo largo de nuestra historia, que la incapacidad para gobernarnos es una característica de nuestro pueblo y que a ella se deben lamentables etapas de decadencia y agonía que desembocaron en crisis profundas.

Sin embargo, un análisis más riguroso de esos hechos demuestra también que han sido la ausencia de un espíritu legislador generoso y realista, junto a una incapacidad política nacida del distanciamiento del pueblo, los factores negativos que produjeron profundas grietas en nuestra convivencia, al no resolver los grandes problemas nacionales.

Creo sinceramente, con la convicción de quien vive de cerca y día a día con fe encendida, la infatigable marcha de los españoles, que en nuestro tiempo existe una voluntad firme y serena de convertir nuestra patria, de una vez para siempre, en un ámbito de derechos y libertades justos, equilibrados, firmes, ordenados con responsabilidad a los intereses, cada vez más complejos, del bien común.

Por eso he señalado, en la apertura de las distintas legislaturas, que nuestra sociedad está atenta y vive esperanzada ante la respuesta que espera de vuestro trabajo. Es difícil. Exige una permanente y a veces dolorida atención a la realidad social. Requiere también que convirtáis la lógica pasión política en un diálogo sereno del que ha de salir no sólo la luz sino también el camino para el bienestar de los ciudadanos.

Porque la sociedad no está fuera de este solemne recinto esperando la decisión de los legisladores, sino que forma parte de vosotros mismos.Esa es la fuerza de vuestra razón y la suprema razón que fortalece la función institucional del parlamento.

Esa sociedad protagonista, presente y entrañable, necesita leyes claras, justas, oportunas, que operen sin discriminación sobre los numerosos problemas que nos aquejan.

Necesita leyes que sirvan a la realización de los grandes objetivos sociales que compartimos, y que no son sólo de necesario interés material sino de sentido moral, de estabilidad de los grandes sentimientos y convicciones que a todos nos afectan.

En ese sentido, es de destacar la dimensión específica de esta Cámara como foro adecuado para la consideración de los temas, los problemas y los objetivos de las Comunidades Autonómicas españolas. La consolidación real de un Estado de todos y para todos, eficiente y capaz, ha de estar regida por el principio inalterable, clave de nuestro ser de españoles, de la unidad nacional.

Señores senadores, os felicito por vuestro trabajo.Os estimulo a continuar cada día en la conquista de nuestra democracia. Porque hemos de entenderla no como una situación conseguida e inmutable, sino como una permanente tarea de todos. Una tarea a cuya vanguardia figuráis como representantes del pueblo español.

Muchas gracias.

Back to Speeches
  • Listen it
  • Imprimir la página
  • Send to a friend
  • Suscribe to RSS
  • Share it on Facebook
  • Share it on Twitter
  • Share it on Linkedin
  • Share it on Google+