Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal
Activities and Agenda
  • Listen it
  • Imprimir la página
  • Send to a friend
  • Suscribe to RSS
  • Share it on Facebook
  • Share it on Twitter
  • Share it on Linkedin
  • Share it on Google+

Palabras de Su Majestad el Rey al Presidente de Colombia Belisario Betancur y al pueblo colombiano

Madrid, 07.10.1983

S

eñor Presidente, me es muy grato daros la bienvenida con una cita de Ortega y Gasset, tan acertadamente recordada en esa joya poética que es «Desde el alma del abedul», de la que sois autor: «Cuando el pájaro abandona la rama en que ha cantado deja en ella un estremecimiento.»

Señor Presidente, conocéis muy bien esta España en la que habéis residido y puedo aseguraros, evocando vuestra inspirada frase, que habéis dejado en nuestro país y en el corazón de los españoles que os han conocido, un estremecimiento de afecto entrañable.

Un afecto que esta noche desearía interpretar con mis palabras y cuyo reflejo se encuentra en el Premio que la Fundación Principado de Asturias os ha concedido por méritos contraídos en el campo de la cooperación iberoamericana.

Quiero recordar hoy aquel 11 de octubre de 1976 en que tuve la alegría y el orgullo de llegar a Cartagena de Indias. Era la primera vez que como Rey de España pisaba la vieja tierra firme, la tierra del continente americano.

Y bien recientemente, mi hijo, el Príncipe de Asturias, que da nombre a aquél premio, visitó también Cartagena de Indias, en el que fuera su primer viaje oficial como heredero de la Corona de España.

Señor Presidente, en este año en que se cumple el segundo centenario del nacimiento de Bolívar, aún tengo presente con emoción las jornadas históricas que compartimos en Caracas y que nos unieron a todos como una obligación hacia su memoria.

Cuando Simón Bolívar dio nombre a su familia de naciones para establecer -en frase poética suya- «el equilibrio del universo», lo hizo buscando un vocablo que aludiera a la raíz hispánica común de su nuevo haz de patrias americanas, en la figura y el sueño de Cristóbal Colón, el descubridor.

Se entroncaba de este modo el nuevo mundo de los descubridores con el mundo nuevo de Simón Bolívar y Francisco de Paula Santander.

A este propósito, quisiera repetir las palabras que pronuncié al recibir el Premio Simón Bolívar: «Simón Bolívar es para nosotros, ante todo, la figura que resume con carácter egregio lo más positivo de aquellos forjadores de nuestra historia común.»

España y Colombia han estado profundamente unidas en su historia por vínculos que arrancan desde la fundación del Reino de Nueva Granada.Este sentido de comunidad que inspiró, en todo momento, la ejecutoria de nuestro gran país, ha cristalizado plenamente en vuestra acción presidencial.

La esforzada lucha por la paz y vuestra solidaridad activa y generosa con los pueblos hermanos de centroamérica, constituyen un ejemplo de los principios de justicia social y económica que deben conformar los objetivos de los pueblos hispánicos.

Con vuestra labor, habéis logrado concitar la unión y la cooperación de España y de los pueblos iberoamericanos, a la vez que atraéis la admiración de la comunidad internacional, ante la que habéis sabido ganar el título más noble al que puede aspirar un gobernante. El hombre que busca y consigue la paz.

Como Presidente del pueblo hermano de Colombia, vuestra impronta personal os ha permitido acercaros al pulso profundo de vuestro país para compartir con él sus inquietudes y sus esperanzas.

Señor Presidente, desearía terminar estas palabras adoptando las de un gran poeta de vuestra tierra y de nuestro idioma común, Eduardo Carranza, para deciros:

«España os ofrece su más bello corazón.»

Con emoción elevo mi copa e invito a todos a brindar por el Presidente de Colombia y su distinguida esposa; por Colombia y por España. Y por todos los pueblos de la comunidad hispánica de naciones.

Back to Speeches
  • Listen it
  • Imprimir la página
  • Send to a friend
  • Suscribe to RSS
  • Share it on Facebook
  • Share it on Twitter
  • Share it on Linkedin
  • Share it on Google+