Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal
Activities and Agenda
  • Listen it
  • Imprimir la página
  • Send to a friend
  • Suscribe to RSS
  • Share it on Facebook
  • Share it on Twitter
  • Share it on Linkedin
  • Share it on Google+

Palabras de Su Majestad el Rey al Presidente de Nigeria Ibrahim Babangida y al pueblo nigeriano

Madrid, 19.11.1991

S

eñor Presidente, la Reina y yo nos sentimos especialmente satisfechos de daros la bienvenida en vuestra visita de Estado, la primera que realiza a España un Presidente de Nigeria.

Quiero con mis primeras palabras manifestaros el agradecimiento por la excepcional acogida que nos dispensasteis cuando, en el mes de diciembre de 1986, tuvimos el honor de visitar vuestro hermoso país. La Reina y yo guardamos un recuerdo imborrable de aquella visita.Desde aquellas fechas, han sido muchos los cambios que ha experimentado el mundo y la sociedad internacional.

Vivimos una época ciertamente estimulante y llena de grandes desafíos que demanda la creación de un orden mundial asentado en efectivos principios de democracia, desarrollo, justicia, solidaridad y libertad que garanticen el bienestar de los pueblos y aseguren una ansiada paz internacional.

Señor Presidente, en 1985 asumisteis la dirección de vuestro país en un momento en que Nigeria atravesaba condiciones nada fáciles. Desde entonces, y no sin dificultades, habéis sido fiel a vuestro compromiso de aumentar las cuotas de libertad en vuestro país y elevar su nivel de desarrollo.

Habéis trabajado por dotar a vuestro país, rico en recursos humanos y naturales, de la estabilidad económica necesaria para iniciar un racional despegue hacia el desarrollo que sirva de motor para toda el Africa occidental.

Como consecuencia de ello, empiezan a notarse ya los resultados favorables de un duro pero necesario programa económico, que desde España contemplamos con respeto, animándoos a proseguir por esta vía.

La reforma política emprendida en 1987, que es uno de los modelos de referencia en el continente, culminará en menos de un año con la celebración de elecciones presidenciales. Con ellas, se sentarán las bases firmes de un sistema democrático en cuya implantación habrá sido decisiva vuestra actitud personal y vuestro compromiso político.

Señor Presidente, una vez trazado el sendero para el desarrollo en bienestar y armonía de vuestro pueblo, el potencial humano de Nigeria, su antiquísima riqueza cultural, su diversidad étnica y lingüística y sus recursos naturales, contribuirán necesariamente a la consecución de un gran futuro para vuestra nación.

Contáis para ello con una de las más ricas tradiciones culturales del continente africano, desde la tradición islámica de las ciudades del Hausa del norte, a las ciudades Yoruba del sur donde el arte plástico ha adquirido merecida reputación y es ya patrimonio cultural de la humanidad.

Quiero, además, resaltar la gran aportación de Nigeria al mundo de las letras con escritores de la talla de Ninua Archebe y de Wole Soyinka, Premio Nobel de Literatura.Si esta es, Señor Presidente, la realidad de Nigeria, no es extraño que vuestro país se presente en la escena internacional como uno de los principales Estados del Africa Subsahariana. El esfuerzo de vuestro gobierno para fortalecer la Comunidad Económica de Estados del Africa occidental y su política activa para resolver los sangrantes conflictos regionales que todavía persisten, reciben el apoyo de una comunidad de naciones deseosas de paz y estabilidad. A ambas debe acompañarles la necesaria solidaridad para un desarrollo equitativo entre todos los pueblos.

Vuestra reciente elección como Presidente de la Organización para la Unidad Africana y vuestra condición de Presidente de la Comisión ad hoc para Africa del sur en dicho Organismo ponen de relieve el importante papel de Nigeria en el continente que se presenta como uno de los países más autorizados para exponer al mundo de la realidad africana.

Buena prueba de ello es la atención e interés con que se siguió vuestra intervención en la última Asamblea General de las Naciones Unidas y vuestra denuncia de los problemas que afectan al continente africano. Nos consta la personal dedicación de la señora Babangida a la solución de los problemas del hambre y su decidido apoyo en favor de la mejora de la situación de la mujer africana. En esta tarea quiero que tengáis por seguro el esfuerzo de mi gobierno en contribuir a buscar soluciones generosas y creativas.

Quisiera señalar mi deseo sincero de que vuestra primera visita a España impulse nuestras antiguas y fructíferas relaciones bilaterales, que se han caracterizado por la mutua comprensión, la cooperación y la sincera amistad, pero que necesitan de un mayor impulso que se corresponda con el peso específico de nuestros respectivos países.

Permitidme, señor Presidente, manifestaros el reconocimiento de España por los logros que habéis conseguido para vuestro país y renovaros nuestro apoyo y comprensión. Con ese espíritu brindo por vuestra salud y bienestar personal, por el de la señora Babangida, por la prosperidad de vuestro pueblo y por la amistad entre Nigeria y España.

Back to Speeches
  • Listen it
  • Imprimir la página
  • Send to a friend
  • Suscribe to RSS
  • Share it on Facebook
  • Share it on Twitter
  • Share it on Linkedin
  • Share it on Google+