Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal
Activities and Agenda
  • Listen it
  • Imprimir la página
  • Send to a friend
  • Suscribe to RSS
  • Share it on Facebook
  • Share it on Twitter
  • Share it on Linkedin
  • Share it on Google+

Palabras de Su Majestad el Rey a la comunidad académica al ser investido doctor "honoris causa" por la Universidad de Coimbra

Coimbra, 17.05.1989

M

agnífico señor Rector, señoras y señores, este solemne acto por el que, gracias a vuestra generosidad y deferencia, soy recibido en el claustro de esta docta e ilustre Universidad me llena de una profunda emoción.

Es para mí, ante todo, el símbolo de la fraternal unión entre el espíritu de nuestros pueblos.

Desde hace ya muchos siglos, las voces portuguesas más ilustres se dejan oír en estas aulas de Coimbra, expandiéndose por todo el mundo. Antes sin duda que a ningún otro lugar, han llegado a la Universidad de Salamanca que, tanto por su proximidad geográfica, como por su afinidad espiritual, está especialmente atenta a las reflexiones que aquí surgen sobre todos los campos del conocimiento.

Entre estos muros, tesis y antítesis han sido siempre expuestos con pasión y rigor, por personas de muy diverso origen. Por no citar más que un ejemplo especialmente egregio de conspicuos oídos españoles atentos a la voz de Coimbra, quiero evocar aquí el nombre de Miguel de Unamuno, Rector de Salamanca, que tanto amaba estos claustros y tanto apreciaba y comprendía a sus claustrales.

Es también este acto un símbolo de la comunidad espiritual europea, en cuyas raíces está como pieza fundamental la institución universitaria.Qué duda cabe que uno de los pilares más antiguos y eximios del mundo universitario europeo es Coimbra; lugar especialmente propicio para recordar que Europa es el fruto de una intensa relación humana no sólo mercantil y productiva, sino también, y sobre todo, espiritual.

Portugal es quizá el país del mundo que, en términos relativos a su extensión y demografía, ha alcanzado una mayor proyección en el conjunto del planeta. Esto ha sido obra de audaces y expertos marinos, de sutiles políticos y juristas, de hábiles técnicos, de entregados misioneros, de honrados y competentes funcionarios. También lo fue de poetas que supieron cantarlo e inspirarlo, como lo hizo el gran Luis de Camöens, cuya infancia y adolescencia transcurrieron en esta ciudad de la que salió impregnado del más genuino y profundo espíritu portugués, que a lo largo de su vida supo llevar a muy lejanos confines de la tierra, dejando en Os Luisiadas el más bello testimonio poético de tan singular y gloriosa gesta.

Es para mí, por tanto, motivo de especial orgullo y satisfacción ser admitido en el claustro de este templo de sabiduría. Veo en este gesto un homenaje fraternal del genio portugués a España y a su espíritu. Sólo puedo por ello daros las más emocionadas gracias.

Back to Speeches
  • Listen it
  • Imprimir la página
  • Send to a friend
  • Suscribe to RSS
  • Share it on Facebook
  • Share it on Twitter
  • Share it on Linkedin
  • Share it on Google+