Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal
Activities and Agenda
  • Listen it
  • Imprimir la página
  • Send to a friend
  • Suscribe to RSS
  • Share it on Facebook
  • Share it on Twitter
  • Share it on Linkedin
  • Share it on Google+

Palabras de Su Majestad el Rey en la Cena de Gala en Honor del Presidente de la República de Lituania

Madrid(Palacio Real), 06.06.2005

S

eñor Presidente,Señora de Adamkus,

Constituye una gran satisfacción para la Reina y para mí daros nuestra más cordial bienvenida a España, junto con la Delegación que os acompaña, y recibiros en esta ciudad de Madrid que, nadie puede ocultar, aspira a ser sede olímpica en 2012.

Vuestra presencia hoy aquí tiene un significado especial. En primer lugar, por ser ésta la primera Visita de Estado de un Presidente de Lituania a España; y, en segundo lugar, porque nos visitáis como máximo representante de un país que es ya nuestro socio y aliado.

Permítame felicitar en su persona al Gobierno y al pueblo de Lituania por la rapidez y profundidad de los cambios llevados a cabo en Vuestra Nación, que han permitido su debida integración en la Unión Europea y en la Alianza Atlántica. Con ello, Lituania ha hecho desde la democracia una fuerte apuesta por el progreso, la paz y la estabilidad.

Si bien los imponderables de la distancia geográfica han restado intensidad y frescura a las relaciones entre nuestros países, se percibe hoy en nuestras sociedades con creciente nitidez el interés por conocernos mejor.

No faltan tampoco en nuestra historia situaciones en las que se han establecido contactos estrechos y fructíferos entre nuestros ciudadanos. Permítame que recuerde que unos jesuitas españoles fundaron, a finales del siglo XVI, la Universidad de Vilnius, y que cite, en reconocimiento de su labor, los nombres de sus primeros Rectores, los padres García Alabiano, Miguel Ortiz y Benedicto de Soxo.

Con ocasión de su Visita, Señor Presidente, podemos felizmente constatar que se abren ante nosotros buenas oportunidades y sólidas expectativas para dotar a nuestras relaciones de la proximidad e intensidad que nuestros pueblos exigen.

Hoy Lituania y España disponen de amplios espacios para la cooperación bilateral que van, desde la concertación política, la cooperación económica, comercial, educativa o cultural, hasta su colaboración diaria en el seno de la Unión Europea.

Lituania hoy, como España hace unas décadas, ha buscado y encontrado en Europa una referencia para consolidar su bien ganada democracia y garantizar mejor la prosperidad de sus ciudadanos.

Nuestra confianza en Europa, nuestro compromiso con sus valores compartidos, adquieren una singular importancia en la actual coyuntura.

Nuestros dos países, junto a los demás socios de la Unión Europea, sabrán seguir desarrollando el proyecto europeo, acercándolo a los ciudadanos y ofreciendo respuestas eficaces a los desafíos que nos plantea el mundo de nuestros días.

Puede contar, Señor Presidente, con el apoyo de España como socio y amigo. Ponemos a su disposición nuestra experiencia en la Unión Europea, que desde nuestra adhesión se ha traducido en un desarrollo económico, social y humano de gran trascendencia para nuestro pueblo.

Estoy seguro de que Lituania sabrá también encontrar en Europa un cauce adecuado para aprovechar las oportunidades que la Unión ofrece, y para contribuir también de forma decidida a conformar una Europa más unida y cohesionada. Señor Presidente,

Nuestros dos países también pueden trabajar juntos en un ámbito muy necesario para ambos: la política de vecindad europea. Y es que compartimos una misma sensibilidad estratégica, pues somos frontera exterior de la Unión Europea.

Lituania ha merecido y merece el reconocimiento internacional por el decisivo papel regional que, bajo Vuestra dirección, está realizando a favor de la estabilidad y del proceso de democratización en los países vecinos del Este.

España, por su parte, mira hacia el Mediterráneo con el ánimo de contribuir a que este mar, cuna de civilizaciones pero también escenario de largos y dolorosos conflictos, se convierta en un espacio de paz, cooperación y desarrollo económico.

Disponemos, por lo tanto, de un amplio campo de trabajo conjunto para impulsar una conciencia más global, para subrayar que la estabilidad y seguridad de nuestros vecinos respectivos constituyen también una garantía de estabilidad y seguridad para los demás.

La celebración del Décimo Aniversario del Proceso de Barcelona, con una Cumbre en dicha ciudad el próximo mes de noviembre, puede ser una excelente ocasión para extender esta conciencia sobre la necesidad de una seguridad global y compartida.

Por otro lado, en la consecución de un espacio de libertad, seguridad y justicia, España y Lituania van a tener también responsabilidades compartidas. España pone a disposición de Lituania su experiencia para preparar sus nuevas responsabilidades, tanto a nivel bilateral como en el marco de la Agencia Europea de Fronteras.

La lucha contra el terrorismo, un fenómeno absolutamente cruel e inhumano, que España ha sufrido con particular crudeza, y la lucha contra el crimen organizado, nos implican a todos por igual. Debemos, por ello, coordinarnos y ayudarnos en aras de un mejor servicio a nuestros ciudadanos, así como al conjunto de los restantes ciudadanos europeos.

Nuestro compromiso mutuo en la defensa de la libertad, de nuestra seguridad y la de nuestros aliados, así como en la solidaridad internacional, van ahora a ponerse de manifiesto en la reconstrucción de Afganistán, donde tropas lituanas y españolas desarrollan sus posibilidades de cooperación y mutuo apoyo.

Estoy convencido de que la profesionalidad de nuestras respectivas Fuerzas Armadas contribuirá a hacer posible una progresiva estabilización y reconstrucción de aquel país, y ofrecerá a nuestros dos Gobiernos e Instituciones Armadas un mejor conocimiento recíproco y la posibilidad de trabajar juntos de manera eficaz.

Señor Presidente,

En el marco del comercio bilateral y de las inversiones en ambos países, quedan muchas posibilidades por explorar.

Nuestras economías son especialmente dinámicas y crecen por encima de la media comunitaria. Se trata ahora de crear la atmósfera propicia y de aplicar nuestro buen hacer para que nuestros empresarios asuman proyectos en ambos mercados. A ello contribuirá, sin duda, el Encuentro Empresarial que, bajo Vuestra iniciativa, se celebrará mañana en Madrid.

Igualmente, en el ámbito de la investigación y las nuevas tecnologías, España y Lituania deben encontrar mecanismos de cooperación eficaces.

Los proyectos de colaboración y los intercambios entre Universidades y Centros de Excelencia Investigadora deben sentar las bases para un modelo de relaciones moderno y atractivo, que nuestros investigadores y estudiantes sabrán apreciar.

También debemos reforzar nuestra cooperación educativa y cultural, promoviendo un mejor conocimiento mutuo.

En este año, en que celebramos el Cuarto Centenario de la Primera Edición del Quijote, permítame que exprese mi satisfacción por el creciente interés que suscita en Vuestro país el estudio del español y la aproximación a nuestra cultura.

Por ello, atribuimos la mayor importancia a la enseñanza del español en los centros educativos lituanos.

Por la misma razón, confiamos en que se pondrán los medios necesarios para que la rica tradición literaria y artística de Lituania y sus manifestaciones más actuales tengan un acceso cada vez más fluido a la sociedad española. Señor Presidente,

Para concluir, deseo reafirmarle la disposición de España para reforzar nuestras relaciones de amistad y cooperación con Lituania, en beneficio de nuestros dos pueblos y del futuro de Europa.

Con este espíritu, levanto mi copa por Lituania y su pueblo, por el fortalecimiento de nuestras relaciones bilaterales y por Vuestra ventura personal y la de Vuestra esposa.

Back to Speeches
  • Listen it
  • Imprimir la página
  • Send to a friend
  • Suscribe to RSS
  • Share it on Facebook
  • Share it on Twitter
  • Share it on Linkedin
  • Share it on Google+