Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal
Activities and Agenda
  • Listen it
  • Imprimir la página
  • Send to a friend
  • Suscribe to RSS
  • Share it on Facebook
  • Share it on Twitter
  • Share it on Linkedin
  • Share it on Google+

Palabras de Su Majestad el Rey al Mundo de la Cultura al entregar las Medallas de Oro al Mérito en las Bellas Artes

Madrid, 05.06.1989

O

tro año más acudimos a la cita que nos reúne aquí, en este acto de entrega de las Medallas de Oro al Mérito en las Bellas Artes, con una especial satisfacción: la de honrar a unas personas, a unos artistas e intelectuales, que han contribuido con su arte y su trabajo a enriquecer y difundir el largo y hondo patrimonio cultural español.

Este acto es una deuda social que con gusto asume la Corona, representando el sentir de todos los españoles, ya que en ese sentir está el reconocer la tarea, dura y casi siempre solitaria, de los hoy galardonados.

Deuda social, digo, porque sigue siendo verdad que la sociedad alimenta su espíritu y sus mejores cualidades con los artistas, los escritores, los hombres que se entregan a perfilar esas construcciones en el aire que son las ideas, la belleza y la comunicación.

Nos alegra, no sólo a los que hoy acompañamos a quienes han sido merecedores de este galardón, sino a la colectividad entera de España, poder tributar este homenaje al mundo de la cultura.

Algo muy profundo nos aportan los creadores, en su más amplia concepción del término, algo que afecta por igual a los sentidos y al conocimiento, a la moral y a la libertad, a las raíces y al desarrollo: el impagable don de estar despiertos, atentos, vivos.

Quiero recordar aquí, a colación de esa punta de lanza que son los artistas, unas frases de don Antonio Machado, que en este año se nos hace a todos más presente, puestas en boca de su alter ego Juan de Mairena.

Unas frases que inmediatamente hacemos nuestras, pero más han de ser de los galardonados, y eso nos regocija por partida doble. Dice Juan de Mairena: «Para nosotros, difundir y defender la cultura son una misma cosa: aumentar en el mundo el humano tesoro de conciencia vigilante.»

Justo ha de ser, por tanto, que la sociedad, y no sólo el Estado, respete y cuide a sus artistas. Qué mejor lugar que este acto para renovar el compromiso con aquéllos de cuyo esfuerzo y de cuya creatividad, en última instancia, nos beneficiamos todos.

Un compromiso, recordémoslo aquí, que no puede delegarse en las instituciones, ya que compete a todo el pueblo.

Disfrutar el arte, entrar en la magia de la literatura, emocionarse con la música y la danza, vibrar con el cine y el teatro, crecer con los intelectuales, poseer, en definitiva, la pluralidad y la variedad que la labor de creación ofrece, no puede ser nunca algo petrificado, y mucho menos objetivo de unos pocos.

El dinamismo de la cultura es de todos, como derecho y como deber, y estimularlo y protegerlo atañe, igualmente, a cada uno de nosotros como una parcela propia.

Responsabilidad del Estado es, en cambio, hacer que la cultura no se detenga ante barreras elitistas y llegue a todos los rincones, para que cada español pueda ejercer esos derechos y deberes.

El fruto del trabajo creador de los que hoy venimos a galardonar, muestra de un amplio número de artistas e intelectuales, es el bien que a más altura eleva al ser humano, y nadie puede quedar fuera de esa riqueza.

Por esta razón no hay frontera para el arte ni para la literatura, que evidencian la tolerancia de los pueblos. Y solamente un país que respeta la libertad de sus artistas puede decir, con orgullo, que es verdaderamente libre.

Comenzaba mis palabras hablando de la satisfacción que me supone estar aquí con vosotros. Una satisfacción que se acrecienta al ser este acto una prueba de que la cultura española, dentro y fuera de la patria, tiene una vitalidad y un pulso que atraen y causa entusiasmo.

En los galardonados de este año se demuestra ese vigor de nuestra cultura, y por eso, con estas Medallas, va añadido al reconocimiento la gratitud de todo el pueblo español.

Queda clausurado el acto de entrega de las Medallas de Oro a las Bellas Artes.

Se levanta la sesión.

Back to Speeches
  • Listen it
  • Imprimir la página
  • Send to a friend
  • Suscribe to RSS
  • Share it on Facebook
  • Share it on Twitter
  • Share it on Linkedin
  • Share it on Google+