Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal
Activities and Agenda
  • Listen it
  • Imprimir la página
  • Send to a friend
  • Suscribe to RSS
  • Share it on Facebook
  • Share it on Twitter
  • Share it on Linkedin
  • Share it on Google+

Palabras de Su Majestad el Rey al Patronato del Instituto Cervantes

Madrid(Aranjuez), 11.10.1993

H

ace un año, en el acto de constitución de este Patronato, celebrado en los Reales Alcázares de Sevilla, tuve ocasión de subrayar la trascendencia de la tarea que hoy nos convoca de nuevo en este Real Sitio de Aranjuez, donde nacieron tantas medidas para la modernización de España durante el reinado de mi antecesor, Carlos III.

Quiero saludar a los ilustres representantes de las letras, las artes, el pensamiento y las instituciones de los países de lengua española aquí presentes, que con sus valiosos esfuerzos están contribuyendo a la fructífera labor de este Patronato.

Estoy seguro de que los patronos que hoy se incorporan a esta noble empresa, y a quienes expreso mi más cordial bienvenida, aportarán asimismo su saber y experiencia a los proyectos que hemos puesto en marcha.

La difusión de nuestra lengua y cultura en el mundo, es una de las metas más ineludibles que debemos plantearnos hoy, pues constituye nuestra imagen más conocida y apreciada, y el modo más adecuado para hacernos presentes y ejercer con eficacia nuestro papel específico en el complejo escenario del cambio de siglo, en el que se plantean cuestiones vitales para el futuro de nuestra comunidad.

Resulta, por tanto, indispensable dedicar a este objetivo no sólo una atención preferente y una constante dedicación, sino también una especial sensibilidad para identificar los caminos que faciliten su éxito y para acudir en apoyo de las iniciativas y situaciones que en mayor grado lo favorezcan.

El Instituto Cervantes es el motor de este proyecto, y asegura su continuidad y crecimiento con la altura de miras y la calidad profesional que caracterizan su actividad, tan elocuentemente documentada en el informe que su Director acaba de presentarnos.

Desde hace unas décadas, el idioma español viene suscitando un interés creciente y esperanzador en campos que hasta hace poco le eran ajenos. Sin abdicar de su bien ganado prestigio como soporte y expresión de una cultura y pensamiento propios, es hoy un instrumento apreciado en el mundo de los negocios, en el área de las políticas empresariales, y en importantes foros internacionales.

Un número considerable de personas no sólo de ámbitos relativamente cercanos como Norteamérica, sino en zonas geográficas y áreas culturales lejanas hablan con soltura nuesta lengua y abren a nuestra cultura vías de penetración nada desdeñables, al insertarlas en los centros y ámbitos de decisión más importantes del mundo contemporáneo.

Este síntoma prometedor debe hacernos meditar en el valor del idioma como factor de solidaridad e intercambio. No es sólo una estructura lo que se difunde con la lengua, sino un modo de ver y entender la vida presente. En definitiva, un instrumento para comunicarnos.Si tanto debemos a la abnegada y brillante obra de los hispanistas que han dado a conocer nuestra historia y pensamiento, no debemos esperar menos de los hispanohablantes en nuevos campos de la actividad profesional, tales como los medios de comunicación social y las industrias del ocio y del espectáculo.

Nuestro patrimonio cultural crece y se desarrolla más cuanto mejor se difunde e integra en su momento histórico. Nuestra comunidad debe plantearse, como una responsabilidad específica y necesaria, su expansión y difusión.

En esta nueva etapa que se le abre al Instituto Cervantes, os invito a que prosigáis en la búsqueda de fórmulas imaginativas y eficaces para llevar a buen término sus nobles propósitos y objetivos.

Se levanta la sesión.

Back to Speeches
  • Listen it
  • Imprimir la página
  • Send to a friend
  • Suscribe to RSS
  • Share it on Facebook
  • Share it on Twitter
  • Share it on Linkedin
  • Share it on Google+