Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal
Activities and Agenda
  • Listen it
  • Imprimir la página
  • Send to a friend
  • Suscribe to RSS
  • Share it on Facebook
  • Share it on Twitter
  • Share it on Linkedin
  • Share it on Google+

Palabras de Su Majestad el Rey a la Comunidad Académica en la Universidad de León

León, 09.03.1994

Q

uiero, en primer lugar, felicitar muy cordialmente a la Universidad de León por los nuevos edificios, que hoy se inauguran, y que son una feliz muestra de su vitalidad y su afán de modernización.        Desde 1979, año en que nace vuestra Universidad, han sido muchos y abnegados los esfuerzos de los leoneses por desarrollar las diversas escuelas y facultades que hoy se integran armónicamente en este espléndido campus.

La Universidad de León, nueva, pero pujante en su actividad, ha venido a enriquecer la rica tradición universitaria de Castilla y León, y comparte ya, con las centenarias Universidades de Salamanca y Valladolid, la vocación de perdurar que es propia de la vida universitaria.

La educación superior ha experimentado, en las últimas décadas, una expansión sin precedentes. El acceso de las nuevas generaciones a la universidad es una de las transformaciones más notables de nuestra historia reciente y es indudable motor de profundos cambios culturales, sociológicos y económicos.

Atender a las necesidades de formación de una gran parte de la población, contribuir al desarrollo del conocimiento científico y cooperar en el esfuerzo de integración de España en Europa, son algunos de los retos que nuestra sociedad tiene planteados y que han sido plenamente asumidos por las instituciones universitarias.

Las universidades se caracterizan porque la difusión del conocimiento tiene lugar al mismo tiempo que su creación. Será, precisamente, la dedicación simultánea a la investigación y a la docencia lo que las diferenciará de otros centros educativos.

El volumen y la calidad de las actividades de investigación del profesorado deberán ser, por tanto, la mejor garantía de su competencia profesional y de su capacidad de transmisión crítica del pensamiento.

Por todo ello, debe seguir siendo necesario motivo de orgullo para nuestras universidades que su personal investigador lleve a cabo una parte sustancial de la investigación científica y técnica.

El Premio Castilla y León de Investigación, concedido hace unos días al catedrático de microbiología de esta Universidad, don Juan Francisco Martín, a quien felicito con todo afecto, es un buen presagio de los nuevos caminos y primeros frutos que la Universidad de León empieza a recoger.

El futuro de España descansa en buena medida en la comunidad universitaria. El éxito que seamos capaces de alcanzar en la educación y la formación de la juventud, así como en la generación de un pensamiento libre y crítico, constituye el mejor aval para nuestro desarrollo social, económico y cultural.

Estoy seguro que vuestra Universidad sabrá contribuir con acierto en este empeño común, actuando, al mismo tiempo, como un factor dinamizador de aquellos sectores de la sociedad que, debido a la actual coyuntura económica, atraviesan una situación de crisis.

La Reina y yo queremos, por último, felicitar a todas las instituciones, tanto públicas como privadas, que, con gran visión de futuro, han sabido aunar sus esfuerzos para levantar esta magnífica realidad que es hoy la Universidad de León.

Se levanta la sesión.

Back to Speeches
  • Listen it
  • Imprimir la página
  • Send to a friend
  • Suscribe to RSS
  • Share it on Facebook
  • Share it on Twitter
  • Share it on Linkedin
  • Share it on Google+