Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal
Activities and Agenda
  • Listen it
  • Imprimir la página
  • Send to a friend
  • Suscribe to RSS
  • Share it on Facebook
  • Share it on Twitter
  • Share it on Linkedin
  • Share it on Google+

Intervención de Su Majestad el Rey en el Foro Empresarial Hispano-Húngaro

Hungría(Budapest), 12.09.1996

S

eñor Presidente,Señoras y Señores,

Me satisface mucho participar en este encuentro empresarial, que entendemos como un acto muy significativo de esta visita a Hungría. Quisiera agradecer muy especialmente al Señor Presidente de la República su presencia entre nosotros y su disponibilidad para acompañarnos. Las relaciones económicas y comerciales entre nuestros dos países son cada vez más importantes y nuestra presencia aquí es prueba de que ambas partes queremos que se intensifiquen aún más.

Desde España hemos seguido con gran interés y admiración la trayectoria de Hungría en los últimos años. Son muchos los aspectos que nos han impresionado: la estabilidad institucional del país, la visión de futuro, el sosiego y la madurez demostrada por las fuerzas políticas y la capacidad de esfuerzo de la sociedad en su conjunto. Muy especialmente nos ha impresionado el dinamismo de la joven clase empresarial, que ha sido capaz de ilusionarse para crear riqueza y empleo y convertirse así en el motor de la renovación de la economía húngara.

Los cientos de miles de empresas transformadas o creadas en estos años, de los que ustedes son la mejor representación, son prueba de ello. Han sabido impulsar, organizar y reciclar unos recursos humanos, sin duda muy cualificados, dándoles el sentido de futuro y la competitividad que les está permitiendo integrarse con éxito en la economía internacional, a la que todos los países estamos cada día más ineludiblemente abocados.

Las transformaciones estructurales y la modernización del país durante estos años han sido impresionantes, tanto en lo que se refiere al surgimiento de empresas privadas y a la nueva configuración del papel del Estado para facilitar la creación de riqueza. Pese a las dificultades lógicas, Hungría ha superado muy bien estos difíciles retos y encara el futuro con optimismo.

Se trata de un futuro con un referente claro: la integración en la Europa a la que por tradición histórica pertenece. Apoyamos sin reservas las aspiraciones y los esfuerzos de la clase política, de las autoridades, de los empresarios y de la sociedad para situar a Hungría en una posición que permita su equiparación con sus futuros socios de la Unión Europea.

No hace mucho que España tuvo que abordar cambios y retos similares. Con el concurso de todos, hemos sido capaces de superarlos con éxito. El papel de los empresarios en este difícil proceso fue crucial, y por ello, la experiencia que pueden transmitir los empresarios españoles, de los que aquí tenemos una destacada representación, puede ser de gran utilidad para sus colegas húngaros.

España es bien conocida en Hungría en los aspectos culturales y turísticos, y, cada día más, en los económicos, financieros y tecnológicos. Nuestro país ha hecho un importante esfuerzo de modernización y las empresas españolas se han abierto progresivamente al exterior para competir más y mejor en todo el mundo.

Sin abandonar los sectores tradicionales como el agroalimentario, en el que seguimos siendo una gran potencia europea, España ha aumentado sensiblemente su capacidad tecnológica e industrial en los nuevos sectores de futuro, en los que las empresas españolas pueden ofrecer hoy productos de alta tecnología, frecuentemente de forma muy competitiva. De la misma manera que lo han hecho en otros países, las empresas húngaras encontrarán en las españolas socios deseosos de desarrollar relaciones mutuamente satisfactorias, transfiriendo tecnología y aportando capital.

Las relaciones económicas y comerciales entre nuestros dos países estuvieron marcadas durante muchos años por la lejanía y por un conocimiento insuficiente. Nos satisface comprobar que en los últimos años las relaciones han registrado un fuerte aumento en ambos sentidos. Ello no es razón para el conformismo, sino espuela que nos reta a completarlas y ampliarlas. Son efectivamente varias las áreas que son susceptibles de mejorar y a ello les animo.

En cuanto a la exportación española, son numerosos los sectores y productos que pueden incrementar sus cuotas de mercado en Hungría. Además, es conveniente que se estudien las posibilidades de inversión. Hungría ofrece un marco muy favorable y estable, así como unos magníficos recursos humanos, que pueden servir de lugar de implantación de las empresas españolas, con deseos de expandirse hacia los mercados europeos. Hay algunos casos de española muy fecunda  en Hungría y ello puede ser ejemplo para otros.

Estoy convencido de que estos contactos que ahora se inician y se intensifican darán frutos satisfactorios para ambos países y contribuirán al reforzamiento de nuestros vínculos bilaterales. Servirán también para cimentar la comunidad de intereses y solidaridades, cada día más intensa y compleja, que constituye la Unión Europea.

Como conclusión, quisiera animar una vez más a los empresarios de ambos países a desarrollar nuevos contactos e incrementar los existentes. Será ésta su mejor contribución a la generación de riqueza y bienestar en ambos países, así como al entendimiento entre dos futuros socios dentro de la Unión Europea.

Muchas gracias.

Back to Speeches
  • Listen it
  • Imprimir la página
  • Send to a friend
  • Suscribe to RSS
  • Share it on Facebook
  • Share it on Twitter
  • Share it on Linkedin
  • Share it on Google+