Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal
Activities and Agenda
  • Listen it
  • Imprimir la página
  • Send to a friend
  • Suscribe to RSS
  • Share it on Facebook
  • Share it on Twitter
  • Share it on Linkedin
  • Share it on Google+

Palabras de Su Majestad el Rey en la reunión de la Fundación Cotec

Madrid, 25.03.1996

Q

uiero expresaros mi satisfacción por volver a estar con vosotros, porque cada nueva reunión me permite revivir el proyecto que nos une y profundizar en el futuro que compartimos.

Sigo de forma continua el desarrollo de vuestras tareas, pero agradezco que ocasiones como la de esta reunión pública anual, me permitan comprobar, a través de vuestras palabras y de la presencia de los cientos de empresarios que colaboran en las actividades de COTEC, vuestra ilusión por seguir fieles al gran compromiso de contribuir al desarrollo del país mediante el fomento de la innovación tecnológica, que me movió a promover esta iniciativa.

En. aquel entonces éramos ya conscientes de las no pocas dificultades del empeño. Porque con frecuencia los avances tecnológicos van por delante de los cambios culturales y sociales, siguen ritmos distintos y se producen desajustes. Era necesario por ello, sensibilizar a la opinión pública, algo que exige tiempo, dedicación y generosidad.

Afortunadamente, sin embargo, ya estamos empezando a comprobar que ese proceso de cambio es asumido por el país, y que nuestros esfuerzos comienzan a dar frutos. Porque los datos de este primer Informe COTEC que hoy se ha presentado, nos llevan, con su escueta precisión, a pensar que existen razones para el optimismo y la confianza.

Creo que todos debemos sentirnos alentados por ello. Bien es verdad que siguen existiendo carencias de medios financieros y humanos y que la innovación empresarial no alcanza todavía los resultados deseados. Pero es preciso reconocer que el panorama tecnológico de nuestro país se está acercando al de las naciones de nuestro entorno, como acabamos de ver.

Poco a poco, con rigor y solidez, se están dando pasos en la buena dirección. Cada vez existe una mayor preocupación por la ciencia, por la tecnología y por la innovación. Cada vez son mayores los esfuerzos de coordinación entre el mundo empresarial y el mundo académico y científico. Y cada vez es más frecuente la colaboración entre la Administración Pública y la iniciativa privada.

Debemos de concluir, por ello, que el Sistema de Ciencia y Tecnología, tan esencial en el mundo moderno para la capacidad competitiva de las naciones, está evolucionando positivamente en España.

Me ha sido particularmente grato oír las alusiones que habéis hecho a nuestros jóvenes. Nunca en nuestra historia reciente habíamos contado con una juventud tan preparada, cultural y científicamente y tan dispuesta a contribuir de forma ejemplar a la convergencia con las sociedades más prósperas y libres en que nuestro país está comprometido.

Este hecho, sin duda esperanzador, representa al mismo tiempo una exigencia y un compromiso de todas las fuerzas sociales y empresariales. Porque esa juventud necesita encontrar los medios adecuados para sentirse copartícipe destacada del apasionante reto del desarrollo de la tecnología, al servicio de la creación de riqueza para todos y para comprometerse activamente en el esfuerzo colectivo que el país demanda.

Este es un gran reto para España. Reto que a todos nos concierne y que no será posible acometer sin la colaboración activa y comprometida del mundo empresarial.

Me satisface, por ello, que la Fundación COTEC haya tomado conciencia de esta realidad, porque la tarea de abrir horizontes para la juventud y aprovechar su enorme potencial para empujar el desarrollo del país, es prioritaria y decisiva.

Compruebo, además, y esa es otra poderosa razón para confiar en la solidez del proceso iniciado, que son ya muchas las pequeñas y medianas empresas que están participando de forma creciente en la revitalización del tejido productivo del país. Y es admirable y esperanzador que, a pesar de sus limitaciones financieras y humanas, sean tantas las PYMES que hoy prosperan en base a la ¡innovación tecnológica, en la que se fundamenta la capacidad competitiva y la creación de empleo.

Creo firmemente que los tiempos de cambio que estamos viviendo representan una oportunidad histórica, especialmente prometedora para nuestro país. La Revolución Industrial nos encontró poco preparados para enfrentarnos a aquella encrucijada histórica, que condicionó la trayectoria industrial de varias décadas. Y, en cierto sentido, tuvimos que ir a la zaga de los países que protagonizaron aquella transformación productiva que abrió las puertas de la modernidad y el progreso.

Ahora, cuando nos adentramos en una nueva revolución de la Sociedad del Conocimiento, España, afortunadamente se encuentra preparada para asumir un papel digno en el concierto mundial.

Porque los datos del Informe COTEC nos confirman que disponemos de un capital científico y humano de primer orden y que nuestro potencial de innovación no está ya tan lejos de los niveles característicos de la Unión Europea. De ese proyecto que para nosotros es, al mismo tiempo, un reto y una garantía de la solidez de nuestra posición en el mundo.

Sabemos también, sin embargo, y la información que nos habéis dado así lo señala, que queda mucho por hacer y que ahora lo importante es continuar la tarea de identificar los problemas pendientes y dar los pasos necesarios para irlos resolviendo. Porque la innovación tecnológica es un reto nacional y de él dependen asuntos tan cruciales como el empleo y el bienestar de los españoles.

Siempre me encontraréis dispuesto para colaborar en el logro de esos objetivos y para alentar el esfuerzo colectivo necesario para conseguirlos.

A vosotros, patronos de la Fundación COTEC y empresarios colaboradores en sus actividades, os corresponde, bien lo sabéis, un papel fundamental en esa tarea. Las palabras que acabamos de oír nos demuestran que no lo habéis olvidado en ningún momento y que habéis puesto los medios posibles para avanzar por el difícil camino de la adaptación a las exigencias de nuestro tiempo. Vuestra implicación personal es la mejor prueba de vuestro compromiso y del éxito de la iniciativa.

Sólo me queda pediros que sigáis adelante con paso firme y seguro. Los ciudadanos españoles, y en particular nuestra juventud, necesitan y confían en que ese compromiso de progreso y creatividad se vaya haciendo realidad, en este complejo y apasionante fin de siglo. Estamos ante una tarea ilusionarte que merece el apoyo y el esfuerzo de todos.

Quiero terminar expresando mi deseo ferviente de que los datos del Informe COTEC 1997 sobre la situación de la tecnología y la innovación en España, confirmen nuestras mejores esperanzas y nos ofrezcan garantías de alcanzar con éxito el reto histórico de participar de manera destacada en modelar el espacio europeo y, a un tiempo, integrarnos de manera más dinámica en la economía y la sociedad global del presente.

 

Back to Speeches
  • Listen it
  • Imprimir la página
  • Send to a friend
  • Suscribe to RSS
  • Share it on Facebook
  • Share it on Twitter
  • Share it on Linkedin
  • Share it on Google+