Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal
Activities and Agenda
  • Listen it
  • Imprimir la página
  • Send to a friend
  • Suscribe to RSS
  • Share it on Facebook
  • Share it on Twitter
  • Share it on Linkedin
  • Share it on Google+

Palabras de Su Alteza Real el Príncipe de Asturias al Cabildo Insular de Lanzarote

Las Palmas(Arrecife. Lanzarote), 04.12.1997

M

uchas gracias queridos lanzaroteños, por vuestra calurosa acogida.

Permitidme que comience estas palabras diciéndoos que me encuentro aquí como en casa. Mis últimos recuerdos de esta isla son los de los días en que todos los miembros de mi Familia encontramos el descanso, respeto y afecto que nos dispensásteis tras la muerte de mi abuelo el Conde de Barcelona. Con ese recuerdo os llevo, os llevamos, en nuestro corazón.

Pero hoy vengo de manera muy diferente a convivir con vosotros, aunque sea muy brevemente y a escucharos en el plano de las realidades de cada día, que habéis sabido aprovechar y mejorar, y con las que, como acabamos de oír, contribuís activamente a la riqueza de Canarias y de toda España.

Lo que caracteriza a Lanzarote, y acaba de expresar con acierto el Presidente del Cabildo, es su voluntad de transformación, tanto más meritoria cuanto que ha partido de un suelo y unos recursos que por su dificultad y escasez hubieran desalentado a los más fuertes, y que vosotros habéis sabido potenciar.

Es como si la fuerza irresistible de los volcanes que transformaron esta isla y le dan un atractivo incomparable se hubiera contagiado a sus hijos, impulsándoles a encarar con decisión problemas que parecían insalvables y encauzándoles hacia objetivos de bienestar y progreso.

Con este espíritu, que es vuestro mayor tesoro, habéis puesto en pie proyectos admirables, que implican una apuesta por la modernización y la calidad de vida, y ofrecen, por tanto, sólidas perspectivas para vuestro futuro.

Os confieso que estoy deseando comprobar personalmente los avances que habéis logrado en la solución del problema histórico de la falta de agua, mediante la aplicación de técnicas innovadoras a la desalación de agua marina y a la depuración y reutilización de aguas residuales.

Vuestras plantas potabilizadoras y el Centro Experimental de Reciclaje de Aguas son un ejemplo reconocido de la amplitud de este proceso, gracias al cual esta isla es el territorio que destina mayor volumen de agua desalada al consumo humano.

Este ha sido además el detonante de una de las más decisivas realidades lanzaroteñas: la superación de un modelo económico insuficiente a través de un desarrollo turístico de calidad, vinculado a la protección y conservación del medio ambiente.

Y cómo no citar a César Manrique y a quienes supieron comprender el alcance de sus ideas. Ambos fueron en gran medida los iniciadores de esta renovación. Por ello me uno hoy aquí al reconocimiento y recuerdo que sé le dedicáis, y os animo a continuar su obra y a afianzar las estrategias encaminadas hacia un desarrollo sostenible, que venís realizando en los últimos años y os han valido el galardón de Reserva de la Biosfera.

Quiero deciros a todos los lanzaroteños que os traigo el apoyo de la Corona en este empeño que tanto os distingue, y para el que reclamáis justamente la solidaridad necesaria para lograrlo y dar así respuesta a los problemas que inevitablemente surgen en el camino que os habéis marcado.

Muy sinceramente os deseo que a lo largo de este recorrido alcancéis el éxito que merecéis.

Back to Speeches
  • Listen it
  • Imprimir la página
  • Send to a friend
  • Suscribe to RSS
  • Share it on Facebook
  • Share it on Twitter
  • Share it on Linkedin
  • Share it on Google+