Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal
Activities and Agenda
  • Listen it
  • Imprimir la página
  • Send to a friend
  • Suscribe to RSS
  • Share it on Facebook
  • Share it on Twitter
  • Share it on Linkedin
  • Share it on Google+

Palabras de Su Alteza Real el Príncipe de Asturias al Cabildo Insular de La Gomera

Santa Cruz de Tenerife(San Sebastián de La Gomera), 02.12.1997

E

s para mí un motivo de gran alegría volver hoy a visitar este mágico lugar que tuve oportunidad de conocer hace aproximadamente dos años con ocasión del rodaje de un documental para la T.V. y en las que se dieron unas circunstancias entonces tristes protagonizadas por el incendio ocurrido en las zonas altas de la Isla.

Aquella visita me permitió conocer íntimamente las bellezas naturales de esta tierra, y su orografía impresionante y única que, a su vez y de alguna manera, ha marcado también la forma de ser de la mujer y el hombre gomeros.

La Gomera está señalada también por su historia, como puente entre dos mundos, desde aquel 6 de Septiembre de 1492 en que desde la rada de San Sebastián partieron las carabelas de Cristóbal Colón en busca del Nuevo Mundo. Esta pequeña isla entró desde entonces en la historia de España y de América y entró a formar parte de las importantes y valiosas crónicas de la época como paso obligado de navegantes en busca de la nueva aventura.

En 1992 el protagonismo colombino de esta Isla se repitió, al calor de las conmemoraciones del Quinto Centenario. El listón marcado por este Cabildo Insular y también por los Ayuntamientos gomeros quedó a la altura pretendida. Los actos de Septiembre de aquel año, cargados de brillantez y al mismo tiempo de sencillez, dejaron claro el compromiso de La Gomera por seguir siendo parte de un hecho trascendental, como el de la efeméride del descubrimiento.

Veo con satisfacción que vuestra vocación no se limita al pasado, sino que desea manifestarse también con ocasión del centenario del 98, en el que tendréis ocasión de reafirmar los lazos de afecto y respeto mutuo que nos unen hoy mediante el diálogo en el seno de la Comunidad Iberoamericana de Naciones.

Pero la historia continúa y para que esa realidad ineludible nos presente su cara más amable os habéis comprometido con esfuerzos sin precedentes en los últimos años para superar los inconvenientes derivados de vuestra condición de isla, además pequeña y abrupta. El apoyo de diversas instituciones, el empeño de las corporaciones locales, y la voluntad y el espíritu de superación de las gentes de este lugar, está generando en estos instantes previsiones optimistas que auguran un porvenir mejor y más acorde con el nuevo milenio en el que estamos a punto de entrar.

Soy consciente de ese desarrollo positivo que repercute en muchos aspectos de vuestra vida cotidiana, a través de la planificación de nuevas obras de infraestructura que potencian la calidad de vida de los ciudadanos, el crecimiento del empleo, en el que ocupáis un lugar tan destacado, la búsqueda de alternativas a los jóvenes mediante el acceso a la educación, y la protección y el apoyo a la tercera edad que constituye la mayoría de vuestra población.

Pero hay dos aspectos que no me gustaría pasar por alto en estas breves palabras y que tienen una directa relación con la gestión que desde las instituciones gomeras se está realizando.

Me refiero en primer lugar al acierto con que sabéis compatibilizar las labores agrícolas y ganaderas con la protección de un patrimonio natural único en Europa.

Con el mismo afán y acierto cuidáis un patrimonio histórico que manifiesta la nobleza de vuestro pasado. En breves momentos, tendré la oportunidad de conocer una parte importante de la rehabilitación realizada a importantes casonas históricas de esta Villa colombina, gracias al esfuerzo continuado y la labor coordinada de diferentes instituciones, imprescindibles para el logro de objetivos como éste.

Y para terminar, os animo a mantener vuestras virtudes y añejas tradiciones, dando con ellas nueva vida y aliento al progreso que buscáis, y para el que pedís la solidaridad y apoyo que por mi parte os adelanto, a la vez que os deseo el éxito que merecéis.

Back to Speeches
  • Listen it
  • Imprimir la página
  • Send to a friend
  • Suscribe to RSS
  • Share it on Facebook
  • Share it on Twitter
  • Share it on Linkedin
  • Share it on Google+