Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal
Activities and Agenda
  • Listen it
  • Imprimir la página
  • Send to a friend
  • Suscribe to RSS
  • Share it on Facebook
  • Share it on Twitter
  • Share it on Linkedin
  • Share it on Google+

Palabras de Su Alteza Real el Príncipe de Asturias en la entrega del Premio "Francisco Cerecedo" a Fernando Savater

Madrid, 18.07.1997

S

r. Presidente y Secretario General de la Asociación de  Periodistas Europeos (Sección Española).Sras. y Sres. miembros del Jurado.Distinguidos invitados.

La entrega del Premio "Francisco Cerecedo" me brinda un año más la ocasión de encontrarme con vosotros y elogiar la constante dedicación con que sus jurados promueven y hacen público el reconocimiento que merecen los periodistas y escritores que, por sus sobresalientes capacidades y la calidad de su pensamiento, honran vuestra profesión y por tanto los valores que a través de ella defendéis.

En Fernando Savater concurren las cualidades del catedrático y el escritor con sus prestigiosas incursiones en el mundo del periodismo. Es, por tanto, un comunicador nato que expresa, con afán incansable, todas las posibilidades de difundir su claro, profundo y agudo pensamiento, presidido por un sentido ético que ha profesado durante largos años en la Universidad. Le honra, asimismo, su preocupación cívica, felizmente acompañada por un sentido del humor que es testimonio de madurez.

Resulta casi ocioso decir que le conocemos y leemos. En él encontramos el ejemplo, siempre necesario, de quien nos invita a descubrir la realidad y encontrar las respuestas que hemos de dar a las cuestiones vitales de nuestro tiempo, sin imponernos sus conclusiones; antes al contrario, buscando la agudeza del diálogo y aun de la divergencia inteligente y comedida que es la raíz de la sabiduría que él mismo nos enseña en su cátedra.

Al mismo tiempo, y como auténtico pensador, Fernando Savater nos anima con su testimonio a compartir las verdades que sustentan nuestra trayectoria colectiva como individuos y ciudadanos: la irrenunciable dignidad de la persona y el respeto sin distinciones a los derechos humanos, tan brutalmente violentados en estos días.

Fiel a su vocación, no desdeña expresarla a través de la literatura, sino que extrae de la realidad, y aun de la ficción, nuevos y singulares estímulos a nuestra reflexión sobre el vivir y el convivir, con los que ha obtenido muchos y justos reconocimientos.

La obra de Savater nos conduce también a interrogarnos sobre el papel de la comunicación, de los Medios de Comunicación, en nuestros días. Sus prodigiosos avances tecnológicos y la ampliación casi ilimitada de sus audiencias deben ser, tienen que ser, un factor de enriquecimiento de nuestra vida social, abriendo un espacio de libertad y mutuo respeto en el que todos podamos participar y desarrollar el diálogo fecundo de nuestras respectivas convicciones.

En estos últimos días, cuyo recuerdo conservaremos de forma permanente en nuestra memoria, es obligado y justo el reconocimiento a la labor de los medios de comunicación en general TV's, Radios y Periódicos por haber estado a la altura de las exigencias que los ciudadanos esperan de ellos y  por su firme compromiso con la sociedad y con los valores que todos compartimos; demostrando así que la competitividad mediática y empresarial no debe estar reñida con la solidaridad y el interés común.

Y para terminar, solo me resta felicitar muy cordialmente a Fernando Savater por este Premio tan merecido y a la Asociación de Periodistas Europeos por el éxito continuado de estos Premios. Gracias por manteneros siempre vigilantes en vuestro esfuerzo en favor de una Europa unida en torno a la convivencia pacífica.

Back to Speeches
  • Listen it
  • Imprimir la página
  • Send to a friend
  • Suscribe to RSS
  • Share it on Facebook
  • Share it on Twitter
  • Share it on Linkedin
  • Share it on Google+