Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal
Activities and Agenda
  • Listen it
  • Imprimir la página
  • Send to a friend
  • Suscribe to RSS
  • Share it on Facebook
  • Share it on Twitter
  • Share it on Linkedin
  • Share it on Google+

Palabras de S.M. el Rey a la Colectividad Española

Roma, 30.09.1998

E

n primer lugar, muchísimas gracias por haber venido a encontraros con la Reina y conmigo. Siempre que viajamos fuera de España en el programa figura, con carácter prioritario, un encuentro con nuestros compatriotas. Ello es motivo de especial alegría.

Como sabeis, Vuestro Rey nació en esta ciudad y en ella transcurrió sus primeros años. Aquellos recuerdos y mis vínculos familiares con Italia han hecho que para mí este país tenga un significado muy especial. Conservo amistades de la juventud y recuerdos de lugares y experiencias que forman parte entrañable de mi vida.

Vivís en un país que, como el nuestro, tiene una larga historia de contactos y de relaciones con otros pueblos y que, por tanto, ha desarrollado un sentido de la hospitalidad y una capacidad de integración que benefician a quienes se incorporan a esta sociedad, en particular si son españoles.

Pero sé también, por experiencia personal, que la lejanía de la patria, vivir en la de otros, es una situación a veces dolorosa, que puede llevarnos a la nostalgia y que en ocasiones nos hace sentir desplazados; "straniero", "straneo": la proximidad de las palabras encierra esa proximidad de sentimientos.

Todas las colectividades de españoles en el exterior tienen características propias, que explican sus orígenes y que reflejan en cierta forma las características del país de acogida. Colectividades de trabajadores de la industria (que nuestro propio desarrollo ha hecho reducirse, en ocasiones casi desaparecer); colectividades en las que predominan las causas de matrimonio o actividades de índole humanitaria o misional; de empresarios, de estudiantes...

Conozco las características de los que vivís aquí y sé, por tanto, que es importante entre vosotros la presencia de religiosas y de religiosos, dedicados a labores humanitarias y sociales, académicas y de gestión de actividades importantes de órdenes religiosas y de la propia Santa Sede. Sé también que hay entre vosotros artistas, profesores, funcionarios, empresarios y estudiantes.

Para la Reina y para mí, lo más importante de vuestra presencia en Italia es saber que con vuestras actividades, con vuestro buen hacer profesional, contribuís a difundir una imagen de España que suscita respeto y admiración.

Por todo ello, con este encuentro hemos querido también rendir homenaje a vuestra personal abnegación de españoles fuera de su país. Ese es el camino. La valoración de España en las opiniones públicas de toda Europa es creciente: también aquí y debo deciros que depende en muy buena parte de vosotros.

Muchas gracias.

Back to Speeches
  • Listen it
  • Imprimir la página
  • Send to a friend
  • Suscribe to RSS
  • Share it on Facebook
  • Share it on Twitter
  • Share it on Linkedin
  • Share it on Google+