Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal
Activities and Agenda
  • Listen it
  • Imprimir la página
  • Send to a friend
  • Suscribe to RSS
  • Share it on Facebook
  • Share it on Twitter
  • Share it on Linkedin
  • Share it on Google+

Palabras de Su Alteza Real el Príncipe de Asturias en la reunión del Patronato de la Fundación Residencia de Estudiantes

Madrid, 14.09.1999

A

l acudir hoy por primera vez a este lugar lleno de significados para la cultura española y presidir este Patronato que ha trabajado eficazmente en los últimos años en la recuperación de la Residencia de Estudiantes, quiero felicitar en primer lugar a todos los Patronos por lo mucho que han conseguido en este empeño y confío en contribuir desde ahora a la labor que hemos de seguir realizando en el inmediato futuro.

La Residencia es la casa en que vivió y se formó un escogido grupo de españoles cuya proyección universal sólo es comparable a la alcanzada por la cultura hispánica en el Siglo de Oro. Representa por ello la memoria de una etapa de singular brillantez y creatividad en nuestra historia contemporánea, que en la actualidad, y como custodia de un singular conjunto documental sobre sus principales protagonistas, se esfuerza en dar a conocer y en proseguir.

Aquí coincidieron, cuando aún eran jóvenes estudiantes desconocidos para el gran público, creadores como Federico García Lorca, Salvador Dalí o Luis Buñuel, con residentes ya consagrados, como Juan Ramón Jiménez o Unamuno, y  visitantes asiduos como Ortega y Gasset o Falla.

También fueron residentes, y esto quizá sea menos conocido, científicos llamados a hacer aportaciones fundamentales al conocimiento humano, como Severo Ochoa o Francisco Grande Covián, formados en los laboratorios que ocupaban estas mismas salas en las que nos encontramos.

Esta convivencia, o mejor, diálogo, entre arte y ciencia me parece uno de los rasgos más interesantes de esa experiencia innovadora que fue la Residencia durante su etapa fundacional, y me satisface comprobar que ha sido también uno de los principios rectores para su actual recuperación.

Hoy la Residencia es de nuevo un lugar de encuentro, abierto al diálogo entre disciplinas y países, por el que pasan investigadores, profesionales y artistas de todo el mundo, que hacen de esta histórica "Colina de los Chopos", según la bautizara Juan Ramón Jiménez, uno de los centros más originales e innovadores del panorama cultural español. Convivencia y concordia de especialidades, procedencias y generaciones son señas de identidad de esta casa.

Recuperar la Residencia ha supuesto enlazar pasado y presente, actualizar su vocación, extrayendo lo mejor y más esencial de su espíritu fundacional, constatar su vigencia y ponerla de nuevo al servicio de la sociedad española de hoy. Renovar y conservar al tiempo su tradición histórica es, en definitiva, el gran reto al que la Residencia ha de responder cuando está próximo el 90 aniversario de su fundación.

Fue en 1910 cuando la Junta para Ampliación de Estudios, presidida por Santiago Ramón y Cajal, creó la Residencia de Estudiantes bajo la inspiración de los principios de tolerancia y libertad que representaba el magisterio de Francisco Giner de los Ríos y con uno de sus discípulos, Alberto Jiménez Fraud, como Director.

Poco después de que hubiera abierto sus puertas, la visitó el Rey Don Alfonso XIII, iniciando una continuada relación de afecto e interés que la Familia Real ha mantenido con esta casa desde entonces. Me consta en particular la asiduidad con que la Reina Doña Victoria Eugenia acudió a las conferencias y otras de las actividades que hicieron de la Residencia una embajada de la cultura internacional en el Madrid de la época.

Estoy convencido de que la tradición de la Residencia como casa para la convivencia y el diálogo libre y respetuoso de todas las ideas y las manifestaciones de la cultura sigue hoy vigente y que es mucho lo que puede aportar a la España del siglo XXI.

Por eso animo a todos cuantos formamos este Patronato, en el que, junto a un selecto grupo de intelectuales, están representadas las administraciones públicas y también las empresas y entidades privadas que tan importante papel cumplen con su mecenazgo, a que sigamos trabajando para que la Residencia de Estudiantes sea cada vez más una ventana abierta al mundo, para el conocimiento y la difusión de la cultura española, y un centro vivo y dinámico que contribuya, como escribió Azorín a propósito de esta Casa, a "la confraternidad de todos los hombres que aman la libertad del intelecto y la tolerancia".

Back to Speeches
  • Listen it
  • Imprimir la página
  • Send to a friend
  • Suscribe to RSS
  • Share it on Facebook
  • Share it on Twitter
  • Share it on Linkedin
  • Share it on Google+