Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal
Activities and Agenda
  • Listen it
  • Imprimir la página
  • Send to a friend
  • Suscribe to RSS
  • Share it on Facebook
  • Share it on Twitter
  • Share it on Linkedin
  • Share it on Google+

Palabras de Su Alteza Real el Príncipe de Asturias en la entrega de los Premios "Cavia", "Luca de Tena" y "Mingote"

Madrid, 10.11.1999

S

r. Presidente de Honor de Prensa Española.Sr. Vicepresidente 2º del Gobierno.Sr. Ministro de Educación y Cultura.Sr. Alcalde de Madrid.Sres. Premiados y Jurados.Sras. y Sres.

Vuelvo, de nuevo tras seis años desde mi primera visita y siempre con la misma satisfacción, a esta Casa de ABC, para presidir la ceremonia de entrega de los Premios Mariano de Cavia, Luca de Tena y Mingote, que concede Prensa Española. Nos llena de alegría que estos premios hayan alcanzado el más elevado prestigio en el mundo de la cultura en general y del periodismo en especial.

La impresionante nómina de sus galardonados demuestra que aquéllos se rigen sólo por el reconocimiento de la excelencia, prescindiendo de cualquier otra consideración, y por eso esta clásica Cena de los Cavia, arraigada tradición de la Prensa española en este siglo, y que, sin duda, continuará siéndolo en el próximo, se ha convertido en uno de los grandes acontecimientos culturales del año en España.

La función de la Prensa en las democracias no es adjetiva ni circunstancial. Sin ella, las libertades políticas no son posibles. La Prensa es uno de los pilares sobre los que se asientan las libertades y el progreso de los pueblos. También contribuye a la formación e información de los ciudadanos y, con ello, a la causa de la civilización.

Pero sólo puede cumplir estas elevadas funciones cuando se asienta sobre los principios de la veracidad, la independencia y la libertad, en suma, cuando basa su actuación en principios éticos y humanistas, y ABC ha dado en su casi centenaria historia pruebas de estas virtudes al servicio de sus lectores y del conjunto de la sociedad española.

No es posible entender la España del siglo XX sin asomarse a las páginas centenarias de ABC y "Blanco y Negro". Ellas han sido testigos elocuentes del siglo que camina hacia su final y lo seguirán siendo en el venidero. Testigos de sus logros  y grandezas y también de su dolor y sus miserias. Son, además, parte de nuestra propia historia intelectual. Por ellas han discurrido las mejores plumas de la literatura y el periodismo. De manera que es posible afirmar que si la historia general de la España del siglo XX no se puede escribir sin ABC, lo mismo sucede con la Historia de nuestra literatura. Con generosidad y espíritu liberal, y también con inteligencia, acogió en sus páginas a los mejores colaboradores, con independencia de sus ideas u opciones políticas.

El novelista Juan José Millás, uno de los grandes narradores españoles, como nos demuestra su magnífica "Trilogía de la soledad", ha obtenido el Premio "Mariano de Cavia" por su artículo "Lo real" publicado en "El País", irónico despiece de la realidad virtual y del lugar que empieza a ocupar en nuestras vidas.

Escritor, periodista, hombre de su tiempo, que cuando ya llevaba en su haber casi una decena de novelas descubre el mundo del Periodismo y el veneno de la letra impresa e inmediata, viene a unirse a esa lista asombrosa de novelistas que han ganado el "Cavia" y que van desde Pérez de Ayala, Gabriel Miró, Manuel Halcón o Agustín de Foxá hasta llegar a Porcel, Umbral, Cela o Vargas Llosa.

Ignacio Sánchez Cámara, premio Luca de Tena 1998, aúna la dedicación universitaria con la periodística. Desde las páginas de ABC dirige su mirada, serena y liberal, hacía los libros y las cosas. Su artículo premiado, "La generación del 98", acierta a condensar la importancia histórica de una fecha amarga y decisiva y, a la vez, constatar la distancia a la que nos encontramos hoy de aquella vieja España, de las críticas doloridas, guiadas por el más sincero amor de los escritores finiseculares, a la que ha sucedido la que hoy vivimos, un país real y un pueblo que emprende con esperanza su tarea histórica.

El premio "Mingote" de este año ha correspondido a Antonio Madrigal, un abogado que se considera a un tiempo pintor y humorista gráfico, y que desde hace más de veinte años realiza la crítica de arte en el diario "El Adelantado de Segovia",por lo que la distinción que este año se le otorga viene también a reconocer el papel cada vez más importante de la prensa regional en nuestro panorama informativo. Comenzó a publicar en "Don José", la revista dirigida por el genial Antonio Mingote, uniéndose de esta manera y en esta noche sus nombres otra vez y de forma gozosa. A todos ellos mi más cordial enhorabuena.

No quiero terminar mis palabras sin expresar mi afecto y reconocimiento a Guillermo Luca de Tena, Presidente de Honor de esta Casa.

A lo largo de su vida, ha sido un hombre cabal y un modelo de lealtades: a España y a la Corona, en momentos difíciles y amargos; a su empresa y a su trabajo, a los que no ha regateado horas ni afanes. Así, puede contemplar hoy, con orgullo y satisfacción, el gran desarrollo de Prensa Española y la puesta en marcha de su nuevo periódico con las más avanzadas tecnologías.

Hoy, como en 1993, al agradecer a la Casa de ABC la oportunidad de estar en esta relevante ceremonia con los hombres de la cultura, la ciencia y el periodismo, quiero reiterar, una vez más, mi mensaje de solidaridad con todos en su importante tarea en aras de la verdad y de la libertad.

Por todas estas razones volver aquí es siempre reencontrarse con la Historia. Pero no sólo eso. También es una cita con el futuro, con nuestro futuro.

A todos, muchas gracias.

Back to Speeches
  • Listen it
  • Imprimir la página
  • Send to a friend
  • Suscribe to RSS
  • Share it on Facebook
  • Share it on Twitter
  • Share it on Linkedin
  • Share it on Google+