Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal
Activities and Agenda
  • Listen it
  • Imprimir la página
  • Send to a friend
  • Suscribe to RSS
  • Share it on Facebook
  • Share it on Twitter
  • Share it on Linkedin
  • Share it on Google+

Palabras de Su Alteza Real el Príncipe de Asturias al entregar los premios Príncipe Felipe a la Excelecia Empresarial

Madrid, 16.05.2000

-

Excmo. Señor VicePresidente 2º del Gobierno para Asuntos Económicos.- Exma. Señora Ministra de Ciencia y Tecnología.- Excmos. Señores Secretarios de Estado.- Señores jurados, Premiados, Invitados.

Me alegra mucho, Señoras y Señores, venir un año más a presidir este acto y entregar estos Premios a la Excelencia Empresarial que llevan mi nombre, sobre todo cuando al hacerlo puedo comprobar la madurez y vitalidad que va alcanzando su convocatoria, que este año veremos entrar ya en su séptima edición.

A lo largo de estos años hemos ido constatando  el grado de prestigio concedido por el mundo empresarial a estos Premios, prueba palpable de que responden a una necesidad sentida por todos. Personalmente, considero muy oportuno asociarme a una dinámica de largo alcance que propone y destaca ejemplos de una mentalidad empresarial innovadora, basada en la eficiencia, preocupada por la competitividad, sensible y respetuosa con el Medio Ambiente, y distinguida por su calidad; y al hacerlo me siento honrado de encontrarme en tan distinguida posición, materializando el reconocimiento público e institucional hacia las empresas y los empresarios premiados.

Prueba clara de esa mentalidad la encontramos en las diferentes modalidades de los premios que desarrollan esos principios básicos antes citados, en áreas tan decisivas como el diseño, la tecnología, la inversión exterior, la gestión medioambiental y, como no podía ser menos tratándose de España, el mercado turístico.

Siento además una especial satisfacción al apoyar estos Premios por su significación como apuesta por el futuro. Cada año nos brindan la oportunidad de conocer mejor y más de cerca a empresas españolas comprometidas a fondo en la tarea de situarse con ventaja en los escenarios  que nos procuran la moneda única, en el ámbito europeo; y la globalización, respecto al resto del mundo, para protagonizar y dirigir la construcción del mañana.

Las empresas distinguidas este año componen  un retrato altamente revelador de esta situación y sus posibilidades.

En  unos casos, por su larga trayectoria histórica de proyección internacional, su presencia en las áreas más sensibles de la comunicación o su implicación en el desarrollo de energías alternativas.

En otros, por el reconocimiento  europeo de sus diseños,  su efectividad en el uso racional de la energía,  la combinación de una oferta turística de amplio espectro con una  mejora de su calidad y la competitividad de sus innovaciones tecnológicas. En ese sentido, Señora Ministra, mi disposición es plena e incondicional para continuar promoviendo la concienciación de nuestros ciudadanos en la importancia de los aspectos tecnológicos y científicos y estimular la progresiva incorporación de las nuevas tecnologías en todos los ámbitos que favorezcan el desarrollo integral de nuestra sociedad.

Sé que los objetivos que persiguen estos Premios son compartidos por el mundo empresarial en su conjunto. Tenemos motivos suficientes para sentirnos orgullosos de su esfuerzo, importante y sobre todo inteligente, para adaptarse a las transformaciones de la economía y abrirse a  mercados más amplios y a nuevas relaciones.

Y estamos especialmente satisfechos de que no sólo las grandes empresas españolas estén operando ya en países europeos, americanos o asiáticos, sino también de que cada vez sean más las pequeñas y  medianas empresas que se incorporan a esta dinámica. En su mano esta la consolidación final de nuestra capacidad y dinamismo en el mercado internacional. (Como ha dicho el Señor Vicepresidente)

El crecimiento estable de nuestra economía es la más firme garantía del progreso  de nuestro bienestar colectivo. Necesitamos, hoy más que nunca, fomentar  y recompensar el espíritu emprendedor y el afán de mejora de cuantos participan y son responsables de este proceso: instituciones, empresas, trabajadores y jóvenes que se preparan para un futuro profesional.

El compromiso y el diálogo social deben ser las herramientas imprescindibles para llevar adelante este empeño, estudiando y desarrollando nuevas estrategias y haciendo extensivos sus efectos positivos a todos los españoles.

Felicito sinceramente a los premiados de este año por señalarnos este camino y estimularnos a seguirlo. Felicito también a los Jurados, que creo yo también merecen el calificativo de "excelentes". Agradezco a los Ministerios de Economía y de Ciencia y Tecnología su esfuerzo  por estimular la excelencia empresarial a través de estas distinciones, y animo a todos a seguir distinguiéndose en estas tareas, con las que contribuyen a hacer una España más competitiva,  desarrollada y próspera. Sólo así podremos continuar y reforzar nuestra capacidad de ayuda a países y pueblos que tanto lo necesitan para también colocarse definitivamente en la senda apropiada del desarrollo.

Enhorabuena y muchas gracias.

Back to Speeches
  • Listen it
  • Imprimir la página
  • Send to a friend
  • Suscribe to RSS
  • Share it on Facebook
  • Share it on Twitter
  • Share it on Linkedin
  • Share it on Google+