Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal
Activities and Agenda
  • Listen it
  • Imprimir la página
  • Send to a friend
  • Suscribe to RSS
  • Share it on Facebook
  • Share it on Twitter
  • Share it on Linkedin
  • Share it on Google+

Palabras de Su Majestad el Rey en el Ayuntamiento de Toledo

Toledo, 25.11.1976

M

ucho agradezco vuestro saludo y vuestra presencia en este día y en este lugar, lleno de historia como pocos otros en nuestra patria. Si hay algún símbolo de la continuidad de España, ese es Toledo, guardián de civilizaciones, crisol de oriente y de occidente, baluarte del pensamiento y de la fe.

He venido a visitar oficialmente vuestra provincia y vuestra ciudad, que tanto amo, para sentir de cerca la corriente de la vida toledana y compartir con vosotros unas horas recorriendo vuestras tierras y dándome cuenta de vuestros problemas y vuestros afanes. Toda visita es forzosamente breve y en ella no se puede hacer cuanto se quisiera. Pero cada visita, y ésta en particular, es un símbolo de mi interés por todos los españoles, de mi deseo por conocer todos los lugares de la patria y de mi voluntad de facilitar lo más posible el acceso de todos los ciudadanos al Rey.

En Toledo se cifran algunos de los más señalados rasgos del carácter español. El amor a la tradición, no por lo que tiene de antiguo, sino por lo que tiene de propio. La honradez, la seriedad en el trato, la religiosidad y el sentido trascendente de la existencia. Asimismo, habéis practicado secularmente la tolerancia, no por debilidad, sino por generosidad, por un concepto profundamente humano de la existencia y por un apego total a la justicia.

Estas virtudes y estas actitudes tienen un gran valor actual, y yo os animo a ponerlas en práctica cada día dando testimonio de fe y de optimismo, haciendo frente con la gracia de Dios a los múltiples desafíos de una sociedad en cambio acelerado.

Yo quiero agradeceros vuestro apoyo, y os animo desde aquí, y a todos los españoles, al trabajo más constante y exigente, cada uno en su puesto, no sólo por el legítimo interés personal, sino sabiendo que todo esfuerzo individual añade siempre algo al patrimonio colectivo de la nación.

Toledanos, con la mirada puesta en un futuro de esperanza y con todo el entusiasmo de vuestros pechos nobles, gritad conmigo:

¡Viva España!

Back to Speeches
  • Listen it
  • Imprimir la página
  • Send to a friend
  • Suscribe to RSS
  • Share it on Facebook
  • Share it on Twitter
  • Share it on Linkedin
  • Share it on Google+