Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal
Activities and Agenda
  • Listen it
  • Imprimir la página
  • Send to a friend
  • Suscribe to RSS
  • Share it on Facebook
  • Share it on Twitter
  • Share it on Linkedin
  • Share it on Google+

Palabras de Su Alteza Real el Príncipe de Asturias en el Centenario de la Cámara Oficial de Comercio, Industria y Navegación de Menorca

Menorca(Mahón), 09.03.2007

A

gradezco muy cordialmente a la Presidenta y a los miembros de la Cámara Oficial de Comercio, Industria y Navegación de Menorca su generoso ofrecimiento, para presidir este acto en el que celebramos el primer centenario y para permitirme hacer entrega de los galardones con los que premiáis la excelencia en el trabajo realizado a lo largo de muchos años de continuidad cameralista y empresarial.

Me alegra enormemente participar en este acontecimiento tan importante para Menorca y así reunirme con todos vosotros. Os transmito con estas palabras, a la Cámara, a sus sucesivos Presidentes y a las empresas que hoy habéis sido premiadas y distinguidas, mi felicitación más calurosa por su fecunda actividad, al servicio del fomento de las vocaciones empresariales, de la iniciativa de los emprendedores y del desarrollo de la economía menorquina.

Este centenario de vuestra Cámara de Comercio me brinda la ocasión de volver a esta Isla de Menorca, tan querida por mi familia y tan unida por lazos de afecto e historia a la Corona.

Durante la inolvidable visita oficial que la Princesa y yo realizamos a las Islas Baleares en el mes de mayo de 2005 pude subrayar aquí, en Mahón, el profundo cariño que nos une a esta Isla y que mi abuelo, el Conde de Barcelona, supo transmitirnos con tanta intensidad.

Un cariño que se encuentra indisolublemente unido al respeto, admiración y aprecio por sus gentes y por la particular belleza natural de estas tierras, herederas de una antigua historia, que destaca dentro de la Historia de España en el Mediterráneo.

Hoy, a comienzos del siglo XXI, me cabe la satisfacción de constatar que el extraordinario patrimonio histórico menorquín, crisol de culturas, consolidado por Alfonso III de Aragón el 17 de enero de 1287, no sólo refleja un pasado enriquecido por los siglos, sino que ha contribuido a conformar el presente, dotando de arraigo y solidez a la moderna y dinámica sociedad menorquina de nuestros días, en la que además tiene arraigo un marcado afán de superación y un fuerte sentimiento solidario.

En efecto, el trabajo y la iniciativa que los menorquines habéis desplegado, han permitido a la Isla aprovechar las oportunidades que le ofrecen su excepcional emplazamiento y su clima privilegiado, para promover altas y constantes tasas de crecimiento, especialmente impulsadas por el turismo.

Al mismo tiempo, y contando con el activo apoyo de las distintas Autoridades, habéis integrado entre vuestras máximas prioridades la defensa del medio natural, que en 1993 obtuvo la mayor garantía internacional de protección, mediante la Declaración de la UNESCO que ha hecho de Menorca una Reserva de la Biosfera.

Este conjunto de esfuerzos perseverantes ha transformado esta Isla en un modelo de desarrollo sostenible, que le permite asumir con seguridad los retos y oportunidades que presenta el mundo globalizado en que vivimos.

Menorca destaca, así, con personalidad propia, en el marco de prosperidad, sin precedentes, que España ha logrado a lo largo de los últimos treinta años, alentado por el sistema democrático y la convivencia en libertad que nuestra Constitución garantiza.

Unos logros compartidos, tanto por la población, como por las diversas instituciones, organizaciones y asociaciones en que se vertebra la sociedad menorquina, cuyas actividades intensas y variadas constituyen, asimismo, un síntoma y un ejemplo de la vitalidad de una economía madura, como la española.

Entre ellas descolla, por su antigüedad y probada eficacia, esta Cámara Oficial de Comercio, Industria y Navegación de Menorca.

Fundaba un 11 de enero de 1906, gracias al acuerdo de un grupo de comerciantes e industriales, encabezados por Don Bartolomé Escudero Manent, su primer Presidente, esta Cámara pudo prestar desde el primer momento un gran servicio a la economía isleña.

Nacida como parte y fruto de vuestra propia realidad económica y social -constituida esencialmente por pequeñas y medianas empresas- la Cámara supo identificarse en profundidad desde sus orígenes con las capacidades y afanes de esta Isla.

Un conocimiento que no sólo le permitió cubrir necesidades relevantes de los emprendedores, sino que la capacitó para afrontar los retos que paulatinamente se presentaban.

De esa plena integración de la Cámara en su entorno deriva, asimismo, la progresiva ampliación de sus objetivos.

Éstos se caracterizaron, al comienzo, por el estudio del marco legal, la colaboración con las Autoridades públicas, el intercambio de conocimientos entre las empresas, y la oportuna vigilancia, dedicada a favorecer el respeto a las leyes mercantiles y defender la ética profesional en los negocios.

Objetivos que se han ensanchado notablemente con el paso del tiempo, para abarcar, además, ámbitos de tanto interés y alcance para las empresas menorquinas, como la penetración en nuevos mercados, la utilización de las más modernas tecnologías o la promoción de la formación continuada en el mundo empresarial.

Gracias a este enfoque, actualizado, abierto y flexible, la Cámara de Comercio de Menorca coopera en la expansión de una atmósfera favorable a la actividad emprendedora, al tiempo que aporta su experiencia y conocimiento a la promoción de la máxima calidad, clave para la competitividad de la empresa en nuestros días.

Una calidad medida por la eficacia y buen acabado de los productos, bienes y servicios ofertados, pero, también, cada día más, por la responsabilidad social de la empresa, determinada, entre otros criterios, por la generación de empleo, por la promoción humana y profesional de cuantos participan en ella, o por su contribución a cubrir las necesidades de la sociedad y a la conservación del medioambiente.

En suma, la Cámara de Comercio, Industria y Navegación, ha desarrollado desde su origen un servicio constante al presente y al porvenir de Menorca, mediante su apoyo a los principios, valores, técnicas y saberes, que requiere la creciente mejora de la actividad económica de la Isla.

Una labor que refleja la diversidad y pluralidad de las Islas Baleares, redunda en favor del fomento del bienestar de sus habitantes y favorece la proyección de España en el mundo.

Estoy seguro de que en el futuro sabréis acompañar el progreso que el espíritu emprendedor de Menorca merece y que deseo de corazón, como Heredero de la Corona, profundamente unido a esta Isla y a sus habitantes.

Vull reiterar a la Cambra, a tots els seus successius Presidents, a tots els seus membres, i, molt particularment a les empreses premiades, la meva més cordial felicitació per aquest Primer Centenari, ple d' il?lusions, d'esforços i d'encerts, i també el meu suport i compromís personal per continuar avançant en la construcció d'un futur sempre millor per a Menorca i el conjunt d'Espanya.

Moltes gràcies.

Back to Speeches
  • Listen it
  • Imprimir la página
  • Send to a friend
  • Suscribe to RSS
  • Share it on Facebook
  • Share it on Twitter
  • Share it on Linkedin
  • Share it on Google+