Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal
Activities and Agenda
  • Listen it
  • Imprimir la página
  • Send to a friend
  • Suscribe to RSS
  • Share it on Facebook
  • Share it on Twitter
  • Share it on Linkedin
  • Share it on Google+

Palabras de Su Alteza Real el Príncipe de Asturias en el X Aniversario del Real Instituto Elcano de Estudios Internacionales y Estratégicos

Madrid, 20.06.2011

Me alegra mucho, sinceramente, poder celebrar con todos vosotros el X Aniversario del Real Instituto Elcano. Muchas gracias por vuestras palabras afectuosas y por vuestro deseo de subrayar la trayectoria y el potencial de futuro de nuestro Instituto al servicio de la presencia exterior de España. Algo que a todos nos debe interesar, por todo lo que nos va en ello.

Como saben ostento su Presidencia honoríficamente; un gran privilegio que agradezco profundamente. Y lo es aún más haber sido testigo del nacimiento, expansión y consolidación como una gran institución -más que sólo académica- que estudia y analiza el mundo internacional, nuestra posición e influencia enél como nación, o nuestras fortalezas y debilidades en la cadencia acelerada de cambios que vive el mundo. Pero lo que me satisface especialmente es haber tenido la suerte de participar en el proceso, y comprobar que hoy tenemos en España algo que siempre admiré en otros países de gran influencia en el mundo y que diez años después está a la altura de los mejores.

Durante estos años he seguido, claro, muy de cerca la actividad intensa y creciente del RIE en diversas reuniones de trabajo con sus directivos, en las sesiones del Patronato, y en otras actividades dentro y fuera de España. Conozco el esfuerzo realizado; y disfruto, como mucho de vosotros, con los magníficos resultados alcanzados y con el renombre y prestigio conseguidos por nuestro centro. Se lo ha ganado en eseámbito particular, que es el de los Think Tanks, pero también y que es más importante es que se lo ha ganado dentro del país, al ofrecer a toda la sociedad española análisis y estudios de prospectiva realmente buenos sobre la agenda internacional y sobre todas las regiones del planeta. Una tarea indispensable y de gran valor para defender y promocionar los intereses de España en un mundo complejo y globalizado.

Todos -instituciones, organizaciones, empresas y ciudadanos- podemos sentirnos especialmente orgullosos de la creación del Instituto y de su extraordinario desarrollo, pues culmina un proyecto acariciado por nuestro país durante mucho tiempo. De hecho, el deseo de que España contase con un centro de excelencia dedicado al análisis de las relaciones internacionales y del papel de nuestro país en el mundo era una ambición de hace más de treinta años, cuando comenzábamos a caminar en la normalidad democrática y, correlativamente, en el protagonismo europeo e internacional.

Sin embargo, fue a principios de este nuevo siglo cuando, con el respaldo de la Administración y de algunas de nuestras empresas más presentes en el exterior, se puso en pie el proyecto. La fórmula de colaboración entre lo público y lo privado, característica del RIE, es una prueba más de la conveniencia de aunar ambas esferas para servir a una importante causa común, en beneficio del conjunto de la sociedad.

La creación de un importante centro de análisis, prospectiva y estrategia en relaciones internacionales era un objetivo irrenunciable para una gran Nación europea como la nuestra con una tradición histórica de presencia global y que en estasúltimas décadas ha cubierto uno de los períodos más intensos de modernización, apertura y proyección exterior.

Necesitábamos tener una entidad de la categoría del RIE, al nivel de los mejores de nuestro entorno, y debíamos ponerla a disposición de nuestras instituciones públicas y privadas: de nuestra acción exterior del Estado en todas sus facetas, de cuantas empresas, organizaciones y profesionales tuvieran una fuerte actividad internacional, fundamental, en muchos casos, para su misma existencia y desarrollo.

Pues la tenemos y funciona. Es potente, ambiciosa y su trayectoria deéxito avala el esfuerzo y la apuesta. Y todo ello no habría sido posible sin la calidad y el prestigio de las personalidades que han integrado e integran losórganos rectores y consultivos del Real Instituto, de composición plural y diversa, y sin el apoyo imprescindible y generoso de las instituciones públicas y privadas.

Tampoco podría explicarse sin la eficaz y excelente labor diaria de sus sucesivos equipos directivos, investigadores, colaboradores y demás personal del Instituto. A todos ellos deseo hacer llegar mi mayor reconocimiento y gratitud; que son también personales, por la enorme utilidad que tienen labor para mi trabajo y mi actividad internacional como Heredero de la Corona.

Señoras y señores,

Y es precisamente en momentos complejos y difíciles como los actuales cuando más útil puede resultar la reflexión sosegada, pero a la vez ágil, sobre los grandes retos de nuestro tiempo que van desde los conflictos y amenazas a la paz, y el terrorismo o el tráfico de seres humanos, hasta las exigencias de superación de la crisis económica y financiera, el debate energético, el medio ambiente, las crisis sanitarias, alimentarias o las migraciones, problemas que a todos nos afectan.

En este día de aniversario quiero también destacar la tarea de concienciación que el RIE desarrolla sobre la sociedad española -con el apoyo de los medios de comunicación- acerca de lo mucho que nuestra seguridad, progreso y bienestar dependen del exterior. El Instituto facilita a los protagonistas y partícipes de la presencia de España en el mundo, valiosos conocimientos y reflexiones para fijar estrategias y adoptar decisiones.

Es por ello una herramienta de enorme valor para un país activamente comprometido con la integración europea, estrechamente ligado a Iberoamérica y el Mediterráneo, que apuesta por nuevos mercados de América y Asia, y que cree firmemente en el multilateralismo, la defensa de la democracia, los derechos humanos y la paz y seguridad internacionales.

En definitiva esto ayuda a que un país como el nuestro cuente con los elementos necesarios para pulsar las transformaciones del planeta, sus oportunidades y desafíos. No es una labor fácil pues requiere de especialistas, científicos y profesionales altamente cualificados como los vuestros, capaces de procesar la abundante información que hoy nos inunda y de extraer con rigor, espíritu abierto, sentido crítico y mirando al porvenir, análisis y conclusiones para nuestras instituciones, autoridades, operadores económicos, sociales, culturales o científicos.

Y es precisamente en momentos complejos y difíciles como los actuales cuando másútil puede resultar la reflexión sosegada, pero a la vezágil, sobre los grandes retos de nuestro tiempo que van desde los conflictos y amenazas a la paz, y el terrorismo o el tráfico de seres humanos, hasta las exigencias de superación de la crisis económica y financiera, el debate energético, el medio ambiente, las crisis sanitarias, alimentarias o las migraciones, problemas que a todos nos afectan.

Hoy el Real Instituto es más necesario que nunca y me alegra que haya querido conmemorar este Aniversario invitando a un notable grupo de personalidades en torno a dos de las grandes cuestiones de la actualidad internacional a las que ya se ha referido nuestro Presidente ejecutivo: la crisis económica y la emergencia de nuevos actores globales. Un debate que permite valorar las transformaciones del escenario internacional y las respuestas que demandan.

España atraviesa actualmente una grave crisis económica pero estamos convencidos de que nuestra sociedad dispone del talento y los activos necesarios para superarla con el esfuerzo de todos, volviendo a crecer y a crear empleo. Contamos con grandes fortalezas derivadas de nuestro capital humano, Universidades y centros de investigación, y de la capacidad de generación de riqueza de tantas empresas españolas -muchas de ellas hoy aquí representadas- que han logrado convertirse en actores globales, lo que les está permitiendo resistir los embates de la crisis y seguir progresando.

Por otro lado, e independientemente de las dificultades presentes y como ya supo hacer en el pasado, España debe aunar asimismo esfuerzos para poder afrontar conéxito y sentido de futuro los retos de la globalización. Como tal tiene la capacidad de participar de forma constructiva en los foros europeos e internacionales, en el diseño y puesta en práctica de los nuevos instrumentos que, sin duda, irán surgiendo con el fin de contribuir mejor al'gobierno de la globalización'.

Los intercambios de ideas, como el de esta mañana y otros que frecuentemente fomenta el Instituto, deben coadyuvar a este esfuerzo para hacer frente a los retos que tenemos planteados.

Por todos estos motivos el Real Instituto está llamado a desempeñar un importante papel ante las dificultades actuales por lo que os animo a ello, siempre al servicio de España y con la eficacia, solidez y continuidad necesarias para defender los intereses de nuestro país en el mundo. A ello contribuye de forma decisiva el carácter abierto y plural de una institución atenta a las demandas y sensibilidades de nuestra sociedad.

Hace diez años señalé en nuestro Patronato que desde el Real Instituto Elcano podía pensarse "en libertad sobre el mundo y, sobre todo, España en el mundo". Hoy podemos afirmar que ha cumplido ese objetivo, y que nuestro Centro seguirá creciendo en importancia a medida que hay más mundo en España y más España en el mundo.

Felicidades de corazón al "Real Instituto Elcano" en su primera década, y muchoéxito para su futuro, en el que, como hasta hoy, contaréis siempre con mi respaldo, compromiso e ilusión.

Muchas gracias.

Back to Speeches
  • Listen it
  • Imprimir la página
  • Send to a friend
  • Suscribe to RSS
  • Share it on Facebook
  • Share it on Twitter
  • Share it on Linkedin
  • Share it on Google+