Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal
Activities and Agenda
  • Listen it
  • Imprimir la página
  • Send to a friend
  • Suscribe to RSS
  • Share it on Facebook
  • Share it on Twitter
  • Share it on Linkedin
  • Share it on Google+

Palabras de Su Alteza Real el Príncipe de Asturias en la entrega de los Premios Nacionales del Ministerio de Cultura 2008

Teruel, 23.06.2009

B

uenos días a todos y gracias por las palabras tan amables que nos han dedicado y el recibimiento, como siempre tan lleno de cariño, que nos brinda Teruel.

La Princesa y yo nos sentimos verdaderamente honrados al presidir la entrega de los "Premios Nacionales del Ministerio de Cultura 2008". Este año se celebra en la querida ciudad de Teruel, que nos recibe preciosa con las huellas de su historia en cada calle, plaza y rincón, como en esta Iglesia de San Pedro... Teruel, capital y provincia deslumbran por la fuerte personalidad de su importante patrimonio cultural -del que la maravillosa arquitectura mudéjar conforma una de sus grandes riquezas- y por el gran atractivo de su entorno natural. Patrimonio histórico valioso y belleza natural son facetas sin duda compartidas por toda la Comunidad Autónoma de Aragón.

Teruel participa con peso propio en la larga y fértil Historia de nuestra Nación. Para su promoción, en el presente y en el porvenir, esta tierra cuenta con el esfuerzo, la constancia, la iniciativa y la creatividad de los turolenses, así como con el impulso y solidaridad del resto de Aragón y de toda España. Cuenta también con el aliento de la Corona a las ilusiones y al buen hacer de los hombres y mujeres de esta capital y su provincia.

Pero hablar en este acto de algunas de las cualidades que definen a los turolenses nos lleva a remarcar que son asimismo imprescindibles para el progreso, en cualquiera de sus formas, sobre todo -en este caso- para el despliegue de esa síntesis de talento y empeño, de creatividad e imaginación, o de saber, inspiración y estética, que a todos nos enriquece y que solemos llamar obra de arte.

En efecto, tan cierto como que cada obra artística responde al soplo vital de la inspiración lo es, también, que resulta de la acumulación de sacrificios y de horas de perseverancia -a menudo parcas en compensaciones-, de fidelidad a unos afectos estéticos y principioséticos, así como de amor a la obra bien hecha.

Nuestra enhorabuena más afectuosa a todos y a cada uno de los Premios Nacionales de 2008, cuyas obras y trayectorias respectivas han sabido reflejar y potenciar cada una de estas virtudes y facetas. Todos ellos nos ofrecen admirables trabajos que ensanchan el espléndido legado cultural que atesora España.

Obras y autores que, además, realzan el dinamismo admirable que, desde hace tantos siglos, define nuestra creación cultural y su constante proyección internacional. Obras y autores que nos enriquecen personal y colectivamente, además de fomentar la sensibilidad y el florecimiento intelectual del conjunto de nuestra sociedad.

Junto a nuestra calurosa felicitación, queremos que sean muy conscientes hoy del orgullo y la gratitud que nos inspiran por el valor de su afán y su ejemplo. Más allá de esta ceremonia, los Premios que hoy hemos entregado aspiran a aportar un impulso a los laureados, y también a contribuir para que ese ejemplo de obra y vida se convierta en siembra a los cuatro vientos de una semilla que, aun sin proponérselo, florecerá mil veces en nuevas vocaciones artísticas.

Vocaciones abiertas a todas las Artes, que se influyen e interrelacionan. Así Don Antonio Machado reflejaba de algún modo los lazos entre música y literatura, cuando escribía que "Canto y cuento es la poesía / se canta una viva historia, / contando su melodía".

Igualmente, y como podemos comprobar en sus obras respectivas, el talento, los conocimientos y la técnica de los galardonados, plasmados en la forma concreta de expresión que cada uno de ellos elije, suscitan entre los creadores y entre el público una apertura siempre mayor hacia el mundo y hacia el hombre mismo.

Por todo ello, este Acto nos permite celebrar la calidad y el vigor que definen en España todas las expresiones que animan nuestra cultura. Por la fortaleza de sus raíces, por el interés de su diversidad y elímpetu de sus vanguardias, es una cultura que genera esa energía vital, capaz de proyectar a todo el mundo, a los cuatro puntos cardinales, la realidad y la imagen de nuestro país.

Más aún, los "Premios Nacionales del Ministerio de Cultura 2008" muestran una vez más que las grandes cualidades de innumerables españoles, sustentadas por su propio trabajo y con el apoyo atento de las instituciones públicas y el sector privado les ha situado a lo largo de losúltimos 30 años en los niveles más altos del saber y la excelencia en muchos campos. Un esfuerzo colectivo que entre todos hemos de seguir impulsando y renovando.

Gracias de nuevo por la invitarnos a esta entrega de los Premios Nacionales y felicidades a los Premiados que -de algún modo- hoy representáis a todos los artistas de España y a cuantos los inspiran y fomentan, a quienes abren las puertas a su genio y labor creativa. Enhorabuena de corazón por vuestras obras y trayectorias, por el talento, por la generosidad y por la entrega que os acompañan.

A todos, muchas gracias.

Back to Speeches
  • Listen it
  • Imprimir la página
  • Send to a friend
  • Suscribe to RSS
  • Share it on Facebook
  • Share it on Twitter
  • Share it on Linkedin
  • Share it on Google+