Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal
Activities and Agenda
  • Listen it
  • Imprimir la página
  • Send to a friend
  • Suscribe to RSS
  • Share it on Facebook
  • Share it on Twitter
  • Share it on Linkedin
  • Share it on Google+

Palabras de Su Majestad el Rey en la Inauguración de la Nueva Sede de Casa Árabe en Madrid

Madrid, 07.07.2008

V

enimos con especial alegría a Casa Árabe como Presidentes de Honor de su Alto Patronato, cuya constitución presidimos el año pasado. Muchas gracias por las amables palabras de recibimiento que nos habéis querido dedicar.

Dirijo nuestro más afectuoso saludo al Señor Secretario General de la Liga Árabe, a las distinguidas autoridades y a los ilustres Patronos que nos acompañan en esta Reunión Extraordinaria.

Una feliz ocasión, en la que inauguramos la nueva sede de Casa Árabe, situada en las antiguas Escuelas Aguirre, que ha cedido el Ayuntamiento de Madrid. Un edificio representativo de la arquitectura neomudéjar, característica de nuestro siglo XIX.

Una espléndida sede en el corazón histórico, de negocios y de turismo de la capital de España, que contribuirá a promover las múltiples actividades de Casa Árabe.

Con el dinamismo y empuje demostrados desde su creación, este Consorcio se ha consolidado en la consecución de sus objetivos, con el apoyo del Ministerio de Asuntos Exteriores y de Cooperación, las Comunidades Autónomas de Andalucía y Madrid, y los Ayuntamientos de Córdoba y Madrid.

Casa Árabe confirma que los estrechos vínculos históricos y culturales entre España y el mundo árabe son un valioso instrumento de comunicación transcultural.

Precisamente, la exposición que vamos a inaugurar a continuación, y que amplía la que nuestro país presentó en la sede de la Liga Árabe el pasado mes de febrero, destaca la continua apuesta de España por la intensificación de sus relaciones con las Naciones árabes.

Una voluntad de mayor acercamiento, reflejada por nuestro activo papel en el proceso euromediterráneo, o por nuestro firme compromiso en la resolución de conflictos, como el de Oriente Medio.

El mundo árabe y España comparten la responsabilidad de favorecer la relación entre nuestras respectivas sociedades civiles, al tiempo que buscan combatir conjuntamente prejuicios y concepciones excluyentes.

Sobre esas bases, Casa Árabe se ofrece paulatinamente como un puente entre las realidades árabes, y España y los demás países de Occidente, prestando una especial atención a los estudios sobre el mundo musulmán.

En efecto, como importante instrumento al servicio de nuestra política exterior, este ambicioso proyecto abarca múltiples dimensiones, desde la social, cultural, política y económica, hasta la de investigación y análisis, desarrollados por su Instituto Internacional de Estudios Árabes y del Mundo Musulmán, situado en su sede de Córdoba.

Esta Casa colabora, además, con instituciones públicas y privadas de diferentes países en el mundo árabe, con las que aborda proyectos comunes, para fortalecer nuestra comunicación transcultural.

Así, y por lo que respecta a nuestra sociedad, difunde la riqueza y diversidad de la producción creativa árabe, vinculada al dinamismo social y económico de tantos pueblos, cuyo afán de progreso respaldamos.

En suma, a lo largo de sus dos primeros años de existencia, Casa Árabe no sólo ha transmitido e impulsado un legado de gran interés a las nuevas generaciones, sino que ha contribuido a ese mayor entendimiento mutuo, capaz de borrar estereotipos y de ensanchar el diálogo, reforzando una ya antigua amistad.

Por todo ello, agradezco muy sinceramente a los patronos su incorporación y apoyo a esta institución.

Su compromiso y aliento es clave para seguir desarrollando iniciativas con eficaces resultados. Mi gratitud se extiende, asimismo, a cuantos vuelcan día a día su ilusión y empuje al servicio de Casa Árabe, en beneficio de nuestros pueblos respectivos.

En su famosa obra El Collar de la Paloma el gran literato hispanoárabe, Ibn Hazm de Córdoba, afirmó: no podrás detener tus ojos en un límite, porque su belleza es siempre creciente e inagotable.

Unas hermosas palabras que podemos aplicar a la amplia perspectiva de colaboración que abre Casa Árabe.

La Reina se une a mí para desear los mayores éxitos a Casa Árabe en su nueva sede de Madrid. Una sede que permitirá a muchas personalidades del mundo árabe y de España, avanzar hacia una mayor cooperación y entendimiento.

Con esta esperanza, reitero mi enhorabuena a todos.

Muchas gracias.

Back to Speeches
  • Listen it
  • Imprimir la página
  • Send to a friend
  • Suscribe to RSS
  • Share it on Facebook
  • Share it on Twitter
  • Share it on Linkedin
  • Share it on Google+