Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal
Activities and Agenda
  • Listen it
  • Imprimir la página
  • Send to a friend
  • Suscribe to RSS
  • Share it on Facebook
  • Share it on Twitter
  • Share it on Linkedin
  • Share it on Google+

Palabras de Su Alteza Real el Príncipe de Asturias con motivo del LXX del Diario "Marca"

Madrid, 21.12.2007

P

ermitidme que os dirija unas breves palabras.

La Princesa y yo queremos unirnos de corazón a este Aniversario y felicitar calurosamente a ?Marca?, gran diario español de información deportiva, en su setenta cumpleaños.

Nuestra más cordial enhorabuena a sus sucesivos directivos, periodistas y equipos, que desde el mes de diciembre de 1938 y a lo largo de su historia han hecho posible este feliz proyecto y que MARCA haya sido y sea hoy un referente básico para entender y disfrutar del Deporte. En su recorrido, seguro que han existido momentos mejores y peores: pero lo importante en estos casos es que las empresas, como las personas, cumplan años con buena salud; y si además, como es el caso de MARCA, es una salud envidiable, el éxito se acrecienta y sobran las palabras. Estoy seguro de que a partir de hoy, cuando comienza la celebración del aniversario, tendremos la oportunidad de valorar, como se merece, este éxito que, recordemos, nació en San Sebastián en plena Guerra Civil y que tanto nos alegra a todos. Porque su interesante y valiosa información y comentarios han hecho disfrutar a sus numerosos lectores que, con toda seguridad, también se felicitan de esta efeméride.

En segundo lugar, no quiero dejar pasar esta oportunidad para deciros al grupo de deportistas españoles que hoy nos acompañáis y que tantos éxitos, nacionales e internacionales habéis cosechado, algo que estoy seguro que comparten muchos españoles. El deporte, vuestra profesión, es posiblemente una de las actividades humanas que tiene más capacidad de movilizar a los ciudadanos, de despertar conciencias y de generar sentimientos en las personas. Todas las semanas, miles, probablemente millones de españoles, nos emocionamos con vosotros, nos alegramos y también sufrimos. Y qué decir, por mencionar un ejemplo, de los fines de semana en los que, en competiciones internacionales, hacéis que nos sintamos orgullosos de ser vuestros compatriotas. Orgullosos de vuestro éxito, que no es sólo vuestro, sino de todos los españoles. Porque sois, en esas ocasiones, la imagen de España.

Los deportistas sois, en suma, capaces de despertar en todos nosotros algunos de los sentimientos mas nobles de las personas: emoción, alegría, tristeza, orgullo. Y también todos sabemos que el deporte, en su sentido más noble, como el buen deportista, está muy alejado de lo superficial, de lo frívolo, de lo trivial, de lo banal.

Por eso, para los que amamos y practicamos el deporte y tenemos altas responsabilidades institucionales, es muy importante que las personas que os admiran y especialmente las generaciones más jóvenes de españoles, sepan que no existe una gran carrera deportiva, que no existe el éxito en la vida, cualquiera que sea la profesión, sin un gran esfuerzo individual; sin sacrificios y renuncias personales; sin disciplina; sin voluntad de superación y deseos de triunfo; sin honestidad con uno mismo y con los demás. Sin juego limpio.

Y también, que el triunfo en las competiciones de equipo, como el éxito de cualquier grupo humano, no es posible sin una buena dirección y organización, sin un profundo sentido de la amistad, del compañerismo y de la lealtad; sin cohesión y unidad, sin ilusión colectiva y objetivos compartidos.

He señalado en otra ocasión que el deportista completo no existe si no tiene valores; que de nada vale el triunfo sin la generosidad; que nada supone el deporte si detrás del afán de competir y de ejercerlo con nobleza no laten también la fuerza del ejemplo y el deseo de servir a la sociedad.

Creo que haréis una gran aportación a España si conseguís, si conseguimos todos, que los valores que representa el deporte contribuyan a la convivencia entre todos los españoles.

Este es el mensaje que hoy os quería transmitir. Nada más. Solo añadir que la Princesa y yo nos hemos alegrado profundamente de veros a todos y solo nos queda felicitar nuevamente a MARCA y desearos unas Felices Navidades y un próspero año 2008.

Back to Speeches
  • Listen it
  • Imprimir la página
  • Send to a friend
  • Suscribe to RSS
  • Share it on Facebook
  • Share it on Twitter
  • Share it on Linkedin
  • Share it on Google+