Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal
Activities and Agenda
  • Listen it
  • Imprimir la página
  • Send to a friend
  • Suscribe to RSS
  • Share it on Facebook
  • Share it on Twitter
  • Share it on Linkedin
  • Share it on Google+
SS.AA.RR. los Príncipes de Asturias

Entrega del Premio Príncipe de Viana de la Cultura 2008 a D. Alfredo Landa

Navarra (Monasterio de San Salvador de Leyre), 16.06.2008
Ha sido presidida por Sus Altezas Reales los Príncipes de Asturias
Fotografía de grupo© Agencia EFE
El Premio Príncipe de Viana de la Cultura se instituyó mediante Decreto Foral 56/1990, de 15 de marzo, a instancias del Consejo Navarro de Cultura, con la finalidad de reconocer la tarea llevada a cabo por personas, grupos o instituciones en cualquiera de los ámbitos de la cultura, bien sea mediante el ejercicio de creación, el estudio o la investigación, bien mediante su promoción y fomento, y que fuera al mismo tiempo muestra del reconocimiento hacia los premiados y manifestación simbólica de la importancia que las instituciones conceden a la cultura en la construcción y desarrollo de las sociedades.

Han recibido este galardón, desde su creación, José Goñi Gaztambide, Eugenio Asensio Barbarin, Orfeón Pamplonés, Rafael Moneo, Francisco Ynduráin, Julio Caro Baroja, Pablo Antoñana Chasco, Pedro Miguel Echenique Landiribar, Ramón Armendáriz, Alvaro D'Ors, Concepción García Gaínza, Miguel Sánchez Ostiz, María Bayo, Juan José Aquerreta Maestu, Fernando Redón, Javier Manterola Armisén, Javier Tejada Palacios y Pedro Iturralde.

El Consejo Navarro de Cultura propuso al Gobierno de Navarra distinguir en esta edición al actor pamplonés Alfredo Landa Areta, cuya candidatura fue presentada por el Ateneo Navarro-Nafar Atenoa.

Alfredo Landa Areta nació el 3 de marzo de 1933, en la calle San Antón de Pamplona, y a los 12 años se trasladó a vivir a San Sebastián, donde cursó el bachillerato y se matriculó más tarde en Derecho, pero tras su experiencia en el Teatro Español Universitario (T.E.U.) de San Sebastián, quedó enganchado al duende de la escena y decidió dedicarse de lleno a la interpretación.

En 1958 se trasladó a Madrid y comenzó a trabajar como actor de doblaje. Un año más tarde obtuvo el primer contrato de teatro para actuar en la obra ?Nacida ayer?. Desde entonces ha trabajado en 17 obras de teatro, 120 películas y 13 series de TV. Su debut cinematográfico se produjo de la mano de José María Forqué en ?Atraco a las tres?, en el año 1962. Sus primeros papeles fueron de carácter cómico, en los que será encasillado en un arquetípico, personaje que hará de él una de las máximas figuras del cine español. Es el creador de una corriente llamada "landismo" y define la represión sexual española en clave de humor, durante la década de los setenta. Su físico lo acercaba al anti-héroe, pero Landa supo demostrar con trabajos posteriores que era un actor con técnica interpretativa, y esto queda patente en largometrajes como ?El crack?, ?Los santos inocentes? o ?La vaquilla?.

En 1984 ganó, en Cannes, el premio a mejor actor, junto a Francisco Rabal, por ?Los santos inocentes? de Mario Camus y está en posesión de dos premios Goya del cine español al mejor actor: el primero en 1987 por ?El bosque animado? y el segundo en 1992 por ?La marrana?. En los años noventa su popularidad se incrementó por el éxito de las series televisivas que protagonizó: "Don Quijote", "Lleno, por favor" y "Por fin solos". El año pasado fue Medalla de Oro de la Comunidad de Madrid y este mismo año recibió el Goya de Honor de la Academia del Cine Español, en reconocimiento al conjunto de su carrera.

  • Fotografía de grupo
    © Agencia EFE 16.06.2008
  • Su Alteza Real el Príncipe de Asturias felicita, en presencia de Doña Letizia, al actor Alfredo Landa
    © Agencia EFE 16.06.2008
  • Don Felipe durante su intervención
    © Agencia EFE 16.06.2008

Sus Altezas Reales, que viajaron acompañados por el secretario de Estado de Cooperación Territorial, Fernando Puig de la Bellacasa, fueron recibidos a su llegada al Monasterio de San Salvador de Leyre, en cuyo interior se celebraron los actos por la lluvia, por el presidente del Gobierno de Navarra, Miguel Sanz Sesma, también fueron saludados por la presidenta del Parlamento de Navarra, Elena Torres, la delegada del Gobierno en la Comunidad Foral de Navarra, Elma Sáiz, el alcalde de Yesa, José Antonio Aquerreta, los consejeros del Gobierno de Navarra, el arzobispo de Pamplona y obispo de Tudela, Francisco Pérez González, el abad mitrado de Leyre, Luis Pérez, y el abad dimisionario de Leyre, Augusto Pascual.

Los Príncipes accedieron, a través del pasadizo de la cripta, al Patio de la Hospedería. Sus Altezas Reales ocuparon sus lugares en el estrado para atender a la interpretación del Himno Nacional y del Himno de Navarra. Intervinieron a continuación el presidente del Gobierno de Navarra y el director general de Presidencia del Gobierno de Navarra, quien dio lectura al Decreto Foral por el que se concede el Premio "Príncipe de Viana" de la Cultura 2008 a Don Alfredo Landa.

Tras las palabras de agradecimiento del galardonado, Don Felipe pronunció un discurso, en el que expresó su alegría, junto a la de la Princesa, "por volver a esta Comunidad Foral, y apreciar la envidiable vitalidad de este pueblo, de hondas raíces históricas, que se afana admirablemente en su dinamismo, con responsabilidad, y también de forma abierta y solidaria con el conjunto de España. Por tanto, nos alegra especialmente poder compartir de nuevo con todos ustedes, la celebración de estos Actos, en los que, además de subrayar los avances de nuestra sociedad ?en las personas de los premiados de cada edición-, rendimos tributo de respeto y admiración a la historia de esta tierra a través de los monarcas que rigieron los destinos del antiguo Reino de Navarra".

Su Alteza Real repasó los méritos y felicitó a Alfredo Landa por este galardón, que "manifiesta el reconocimiento y la admiración hacia una gran carrera artística, que ha conectado intensamente con el sentir de los ciudadanos y que ha sabido expresar con sus dotes interpretativas, la alegría, el dolor y tantas otras emociones con las que da vida propia a tantos personajes".

Antes de concluir, Don Felipe recordó la figura del ilustre músico navarro Pablo Sarasate, con motivo del primer centenario de su fallecimiento, "un gran ejemplo de generosidad que nos debe inspirar para que -en la medida de nuestras posibilidades- podamos fomentar la actividad y la sensibilidad artísticas, que sin duda contribuyen de modo importante a potenciar el bienestar y el progreso de nuestra sociedad, y a incrementar la interrelación y la armonía con otros países del mundo".

Una vez finalizado el acto de entrega, los Príncipes se dirigieron a la iglesia para rendir homenaje a los Reyes de Navarra. El cortejo recorrió la calzada exterior del monasterio hasta la Puerta Speciosa. Allí Don Felipe y Doña Letiza fueron saludados por el abad mitrado, quien les ofreció agua bendia. Sus Altezas Reales accedieron al interior a los acordes del Himno Nacional. Después de finalizar la Santa Misa, los Príncipes depositaron una corona de flores sobre el sepulcro de los Reyes de Navarra.

Tras una breve oración, Don Felipe y Doña Letizia abandonaron el templo por la Puerta de Clausura y se dirigieron a la Sala de Visitas para reunirse primero con el premiado, Alfredo Landa, y sus familiares y allegados, y posteriormente, a la Sala Capitular, para encontrarse con los miembros de la Comunidad Benedictina.

Después de un breve encuentro con el resto de los asistentes, se celebró un almuerzo en honor de Sus Altezas Reales, a cuyo término finalizaron los actos.

  • Listen it
  • Imprimir la página
  • Send to a friend
  • Suscribe to RSS
  • Share it on Facebook
  • Share it on Twitter
  • Share it on Linkedin
  • Share it on Google+