Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal
Activities and Agenda
  • Listen it
  • Imprimir la página
  • Send to a friend
  • Suscribe to RSS
  • Share it on Facebook
  • Share it on Twitter
  • Share it on Linkedin
  • Share it on Google+

Palabras de S. M. el Rey en el acto conmemorativo del 40º aniversario de las primeras Elecciones Municipales Democráticas

Sede de la Federación Española de Municipios y Provincias. Madrid, 03.07.2019

V​enir hoy a esta sede de la FEMP (Federación Española de Municipios y Provincias), “casa de común de los Ayuntamientos de España”, aceptando vuestra invitación, me permite lograr dos objetivos:

Por un lado, cumplo el deseo de visitarla —de visitaros—; algo que deseaba hacer desde hace ya tiempo, por la gran consideración y respeto que la Corona ha mostrado siempre hacia la autoridad municipal y el municipalismo, y por la intensa experiencia personal que he tenido ─ahora como Rey y antes como Príncipe de Asturias─ en mi relación con los ayuntamientos.

El otro objetivo, motivo fundamental de este acto, es poder compartir y celebrar con vosotros el 40 aniversario de las elecciones municipales de 1979, las primeras democráticas bajo nuestro orden constitucional.

Por tanto, mi alegría de hoy es doble y os agradezco sinceramente la oportunidad de felicitaros, de felicitar a todos los que servís a los españoles, desde el nivel más cercano a su realidad vital y cotidiana ─la municipal─ por el trabajo diario que realizáis, tanto en la gestión de muchas de sus necesidades y la resolución de muchos de sus problemas inmediatos, como en vuestra labor fundamental para el desarrollo democrático y el fomento de los valores de convivencia en nuestro país.

Con todo lo dicho, comprenderéis que recibir hoy estos valiosos símbolos ─el bastón de mando y la Llave de Oro del Municipalismo español─ es algo que me emociona y también me impulsa para continuar enriqueciendo la relación institucional y de afecto que une la Corona a los ayuntamientos. Os agradezco muy profunda y sinceramente vuestro gesto de otorgármelos.

España se compone de múltiples realidades que constituyen sus señas de identidad, su fuerza y su riqueza. España son sus pueblos y ciudades, sus provincias y comarcas, su historia, su cultura y sus paisajes, pero sobre todo, sus gentes, sus ciudadanos.

En nuestro país, los municipios han desempeñado durante las últimas décadas un papel muy importante en el progreso de nuestra sociedad; en particular, desde la aprobación de nuestra Constitución. El impulso de los gobiernos locales ─Ayuntamientos, Diputaciones, y también cabildos y consells insulares─, desde el pueblo más pequeño a la gran ciudad, ha sido clave para configurar nuestra situación actual.

"...los Ayuntamientos han sido escuelas de democracia, de convivencia, de respeto a la pluralidad, y hoy son instituciones altamente valoradas por los ciudadanos, que reciben un gran caudal de confianza, que es una de las bases sobre la que se asienta una democracia plena como la nuestra..."

Los Ayuntamientos han sido escuelas de democracia, de convivencia, de respeto a la pluralidad, y hoy son instituciones altamente valoradas por los ciudadanos, que reciben un gran caudal de confianza, que es una de las bases sobre la que se asienta una democracia plena como la nuestra. Las entidades locales han sido también actores privilegiados en el desarrollo socioeconómico de nuestros pueblos y ciudades, contribuyendo a hacer realidad los anhelos de prosperidad de nuestros ciudadanos.

España debe mucho a sus municipios, pues, efectivamente, han contribuido de modo decisivo a vertebrar nuestro país. Lo han hecho territorialmente, articulando una auténtica red nodular que se extiende por toda nuestra geografía. Lo han hecho también socialmente, puesto que han sido y siguen siendo los que en muchos casos deben hacer frente a las necesidades más inmediatas o que afectan más directamente a sus habitantes en el día a día de sus vidas.

En este sentido, los Ayuntamientos se han constituido también en una suerte de red o institución protectora de muchos de nuestros compatriotas. No hace falta remontarse muy atrás, puesto que tenemos bien presentes aún los graves efectos de la última crisis económica global y el papel fundamental que han jugado las Administraciones, especialmente las locales, para hacer frente a los problemas sociales derivados de tan dura crisis.

Su esfuerzo, su trabajo, su capacidad de proyectar, imaginar e innovar son clave para preparar y afrontar el mejor porvenir en beneficio de nuestros hombres y mujeres. Los gobiernos locales han sido, en definitiva, fundamentales para el desarrollo de la España que vivimos y en la actualidad son también imprescindibles para abordar los retos principales de nuestro futuro más inmediato.

Retos como los desequilibrios territoriales que implican la simultánea aglomeración humana en muchas urbes junto a la severa despoblación de amplias áreas rurales en todo nuestro país, y que afectan al conjunto de España.

Retos como la preservación del entorno natural, donde nuestras Administraciones locales tienen un papel muy importante, particularmente ante los cambios que vivimos y en los cuales España asume una función muy relevante. Retos, también, como el medio ambiente o la implementación de las fuentes de energía renovables, sector de actividad en el que nuestro país es líder global. En suma, desafíos como la transformación de nuestra actividad económica e industrial.

Señoras y señores,
España, como he subrayado muchas veces, es una realidad de la que debemos sentirnos muy orgullosos y esto se lo debemos en buena parte al trabajo infatigable de nuestros Ayuntamientos. Es cierto que las circunstancias actuales son bien diferentes de las que nuestro país vivía en 1979, cuando se celebraron las primeras elecciones municipales tras la aprobación de la Constitución. Sin embargo, hoy como ayer, el compromiso de los gobiernos locales con las necesidades más inmediatas de la ciudadanía sigue siendo el mismo.

Por ello, animo a todos sus representantes a que sigan trabajando con el mismo rigor y la misma responsabilidad de siempre en favor del interés general.

El futuro exitoso de España está en gran medida en el trabajo diario de sus municipios. Hoy y mañana, más que nunca, no podremos ser eficaces tanto si ignoramos lo más cercano al tratar los temas más amplios o de la humanidad, como si nos ensimismamos en lo local actuando de espaldas a las grandes tendencias, nacionales, continentales o mundiales. Como hemos escuchado en tantas ocasiones, “hay que pensar globalmente y actuar localmente”, tener visión global y sensibilidad local.

Sabed que, para ello, contaréis en todo momento con el apoyo y el aprecio de la Corona. Muchas gracias.

Back to Speeches
  • Listen it
  • Imprimir la página
  • Send to a friend
  • Suscribe to RSS
  • Share it on Facebook
  • Share it on Twitter
  • Share it on Linkedin
  • Share it on Google+