Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal
ACTIVITATS I AGENDA
  • Escuchar
  • Imprimir la página
  • Enviar a un amigo
  • Suscribirse al RSS de la página
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Linkedin
  • Compartir en Google+

Palabras de Su Alteza Real el Príncipe de Asturias en la cena de entrega del sexto premio "Joven Empresario del Año 1996"

Madrid, 04.11.1996

U

​n año más me complace presidir este acto de entrega del Premio Joven Empresario del Año de 1996, que en su sexta edición ha recibido un vigoroso impulso de sus entidades organizadoras.

Quiero agradecer a la Confederación Española de Asociaciones de Jóvenes Empresarios, en la persona de su Presidente, la constancia y la energía con la que estimula un movimiento renovador e ilusionante de la juventud, junto con las empresas e instituciones que patrocinan este acto.

Felicito sinceramente al premiado, Don Juan Pablo Lázaro, e igualmente a Doña Iciar Unzueta y a Don Antonio Rébola, segundo y tercer galardonados, así como a todos que han quedado finalistas. Todos ellos son ejemplos estimulantes para una juventud llamada a inventar el futuro porque cree en sí misma.

Al asumir valientemente el riesgo que comporta la iniciativa y la gestión empresarial, los jóvenes empresarios dan un testimonio, tan necesario como oportuno, de su capacidad para estar a la altura de su tiempo y abrir nuevos caminos de progreso.

España y los españoles nos sentimos orgullosos de cuantos, como vosotros, abren, con energía y optimismo, nuevos horizontes a nuestros productos y sientan las bases de un crecimiento económico y un desarrollo social que siempre son objetivos prioritarios e ineludibles para una sociedad democrática como la nuestra, que aspira a ser modelo y ejemplo de una adecuada articulación e integración de las expectativas económicas y sociales.

En un momento en que las actitudes ante la juventud vacilan a veces entre el halago y la desconfianza, quiero expresar mi reconocimiento al trabajo incansable de quienes se esfuerzan a diario en promover oportunidades y ampliar nuestro horizonte colectivo.

A este respecto, quiero también destacar el significado de vuestra actividad como compromiso con la sociedad, a la que aportáis el ejemplo de dos virtudes hoy imprescindibles: la solidaridad y la eficacia.

Estos dos principios resumen una ética de comportamiento que tenemos el deber de proclamar en todos los ámbitos de nuestra vida común y que afectan muy especialmente a vuestro generoso propósito de construir un sistema de relaciones, y no sólo de resultados, capaces de garantizar el bienestar y la prosperidad de todos.

Los jóvenes empresarios estáis llamados a protagonizar un liderazgo imaginativo, empeñado en la búsqueda de nuevas fórmulas, dotado de la flexibilidad necesaria para adaptarse a situaciones nuevas y a veces imprevisibles, y presidido siempre por el afán de crear, la aventura de competir y la satisfacción de lograr objetivos cada vez más ambiciosos.

Os animo a avanzar en este proyecto tan sugestivo, en el que os acompaño con ilusión y esperanza.

Enhorabuena, una vez más, a los galardonados y muchas gracias a todos.

Torneu a Discursos
  • Escuchar
  • Imprimir la página
  • Enviar a un amigo
  • Suscribirse al RSS de la página
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Linkedin
  • Compartir en Google+