Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal
ACTIVITATS I AGENDA
  • Escuchar
  • Imprimir la página
  • Enviar a un amigo
  • Suscribirse al RSS de la página
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Linkedin
  • Compartir en Google+

en la inauguración de la CEMS Graduate Conference, 1995

Barcelona, 18.10.1995

A

​nte todo os agradezco la concesión de la Beca de Colegial de Honor y la Gran Cruz del Colegio con la que me habéis distinguido, y que recibo como muestra de vuestro afecto a la Institución que represento, y prenda de la grata responsabilidad de sentirme desde ahora ilustre centro universitario.

A la especial satisfacción que para Mí supone visitar por vez primera la Universidad de Valladolid se une el recuerdo de su vinculación con la Familia Real. Sus Majestades los Reyes presidieron hace cinco años en este recinto la IX Conferencia de la International Association of University Presidents, y aquí recibió Su primer Doctorado "Honoris Causa" Su Majestad la Reina. Mi presencia entre vosotros ratifica y actualiza los lazos seculares entre la Corona y la Universidad, simbolizados en su glorioso pasado y su proyección de futuro.

El primero nos trae a la memoria la figura de vuestro egregio fundador, el Cardenal Mendoza, tan elocuentemente glosada por el Director de esta casa. Con singular clarividencia aquel ilustre mecenas hizo suyos los signos de su tiempo, del que fue protagonista revelante, y, lo que es más difícil, el espíritu de su obra se ha prolongado hasta nuestros días a través de la fundación de este Colegio, que mantiene sus rasgos distintivos no obstante las vicisitudes de los siglos.

Como Heredero de la Corona me siento particularmente identificado con quienes perpetuáis aquella empresa en el presente. Estamos pisando el quicio de un cambio histórico fundamental. Los criterios y las fórmulas entre los que aún nos movemos, incluso los más respetados y admitidos, muestran signos de agotamiento. La vida de nuestra generación va a consistir precisamente en hacernos otra vida, que evidentemente se servirá de materiales y experiencias del pasado, pero cuyas prioridades y estilo serán forzosamente diferentes.

He aquí una misión verdaderamente atractiva, quizá la más adecuada para la Universidad y los universitarios: ampliar nuestro horizonte, seleccionar inteligentemente los temas y objetivos que serán las vigas maestras del mañana, y hacerlo no sólo en el campo estrictamente académico y profesional, sino en el más general de la vocación y el destino global de los hombres y el mundo que les rodea y es a la vez el resultado de su obra.

Nada menos que a esto nos obliga nuestra vocación universitaria, su espíritu curioso e inquisitivo, la búsqueda de la excelencia que no se acaba con nuestra licenciatura, sino que se perpetúa a lo largo de toda nuestra vida.

España espera mucho de nosotros. En realidad lo espera todo, pues será lo que nosotros queramos. Con la especial responsabilidad que nos impone estar situados en el nivel superior del conocimiento e interpretar los procesos a través de los cuales éste se materializa en realidades, hemos de asumir con orgullo y sin reservas la honrosa tarea de hacer realidad la utopía y dejar atrás la mediocridad y las rutinas que constantemente tratan de entorpecer las mejores intenciones y los más nobles propósitos.

Sabéis que para llevar a cabo esta tarea podéis contar conmigo, como Colegial de Honor, y que no os faltará el apoyo de la Corona, que se identifica con este proyecto de futuro.

Muchas gracias a todos.

Torneu a Discursos
  • Escuchar
  • Imprimir la página
  • Enviar a un amigo
  • Suscribirse al RSS de la página
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Linkedin
  • Compartir en Google+