Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal
ACTIVITATS I AGENDA
  • Escuchar
  • Imprimir la página
  • Enviar a un amigo
  • Suscribirse al RSS de la página
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Linkedin
  • Compartir en Google+

Palabras de Su Alteza Real el Príncipe de Asturias en el acto de entrega del Premio Francisco Cerecedo

Madrid, 19.09.1995

A

​sisto con gusto una vez más a esta reunión para entregar el premio "Francisco Cerecedo", ya en su décimo segunda edición un Premio que honra tanto a quienes reciben como a quienes lo otorgan, pues el fin que guía estos galardones es el de poner de relieve la obra bien hecha no en un momento de gracia, sino durante toda una vida profesional, fundamentada siempre en la fidelidad a los valores del humanismo, de la convivencia, de la libertad y del progreso.

Francisco Umbral. ha sido distinguido por el jurado, entre otros méritos, debido a “la invención no sólo de un estilo nuevo de artículo periodístico brillante y retador, sino también de un acervo de palabras y giros sintácticos de excelentísimos resultados…” Es cierto que a nadie deja indiferente y que con los hallazgos de estilo, los sentimientos, pensamientos y emociones que nos transmite,(encauzados por el ritmo inimitable de su prosa y dotados de una tensión expresiva extraordinariamente comunicativa, lo mismo en sus artículos de periódico que en sus libros nos enriquece y nos deleita, como diría Fray Luís de León, con una "música no oída”. Yo me complazco en este premio que reitera el acierto de una parte de mis lecturas.

Por otro lado deseo una vez más, como Presidente de Honor de la sección española de Periodistas Europeos, tributar un homenaje sincero al periodismo de reflexión y del matiz, que es capaz de expresar la conciencia pública de los acontecimientos y que, como dije aquí mismo hace un año y deseo repetir, intenta luchar contra la injusticia sin caer en ella.

Ustedes saben bien que la historia desmiente muchas veces la actualidad y que por eso mismo y con frecuencia la actualidad es un culto imperfecto que necesita ser corregido por la prudencia, que evita la precipitación; por el sentido  que evita la injusticia, y por la certidumbre, que evita las opiniones infamantes. La comunicación es hoy tan total y decisiva, y el espesor y la naturaleza de sus redes tecnológicas de tal importancia, que por sí sola es capaz moldear a los pueblos y dirigir su espontaneidad. De ahí que la libertad de opinión y de información en una sociedad libre sea una carga, una noble carga, mucho más que un privilegio.

Reitero mi felicitación a Francisco Umbral, al jurado por sus deliberaciones y su decisión, a los patrocinadores de tan honroso Premio y a la sección española de la Asociación de periodistas Europeos por su valioso y constante esfuerzo en favor de una idea de Europa unida y convivente.

Muchas gracias.

Torneu a Discursos
  • Escuchar
  • Imprimir la página
  • Enviar a un amigo
  • Suscribirse al RSS de la página
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Linkedin
  • Compartir en Google+