Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal
ACTIVITATS I AGENDA
  • Escuchar
  • Imprimir la página
  • Enviar a un amigo
  • Suscribirse al RSS de la página
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Linkedin
  • Compartir en Google+

Palabras de Su Alteza Real el Príncipe de Asturias en La Paz al declararle Huésped Ilustre y entregarle las Llaves de Oro de la Ciudad

La Paz. Bolivia, 16.09.1991

H

​an logrado ustedes, al calor de su hospitalidad, que sienta hoy con emoción los entrañables vínculos que unen a Bolivia y a España.

Les agradezco muy sinceramente estas Llaves de Oro y que me hayan concedido el honor de ser Huésped Ilustre de Nuestra Señora de la Paz.

Créanme que este gesto se corresponde con los sentimientos de respeto y amistad que guarda el pueblo español hacia el boliviano y que tanto se han acrecentado durante los últimos años.

Desde su ya lejana fundación en 1548, La Paz ha ido convirtiéndose gradualmente en una urbe moderna que se enfrenta a nuevos y diversos desafíos. Sin embargo, me complace comprobar hoy que esta ciudad, única por su situación y su vasta riqueza cultural, ha ido consolidando su posición central en el formidable altiplano, sin desdeñar sus raíces centenarias ni los retos tecnológicos, a los que por su posición geográfica ha de enfrentarse.

Mucho antes de la llegada de los españoles a América, ya era el altiplano un lugar de encuentro, donde convergían caminos que fueron trazados desde los más remotos rincones del Señorío Tiwanakota y del Incario. Desde entonces, empezó a transformarse en un crisol inigualable de culturas y tradiciones que, a las orillas del lago Titicaca, dio al mundo, una de las civilizaciones más antiguas de América.

Si la naturaleza ha regalado estos parajes con quebradas, lagos y nieves perpetuas, el hombre ha sabido no sólo escoger un lugar donde fundar su ciudad y su morada, sino también tejer hermosas leyendas, muchas ya universales, que son vivo reflejo de su amor por esta tierra.

Siglos después de que fuera fundada por el Capitán Alonso de Mendoza, La Paz ha seguido acogiendo a muchos españoles que, como yo, han disfrutado agradecidos de su generosidad y aportado, a su vez, sus esfuerzos y sus artes para el bien de la ciudad.

Hoy más que nunca, España y Bolivia llevan a cabo un ambicioso programa de cooperación que comprende numerosos proyectos de muy diversa envergadura. Este esfuerzo va dirigido a sectores prioritarios de la economía, la cultura y la sociedad boliviana, y debe ser un motivo de satisfacción para todos nosotros, pues contribuye y contribuirá al estrechamiento de nuestros vínculos, atendiendo un amplio espectro de temas como la vivienda, la educación, la enseñanza, el desarrollo agropecuario y, también, la restauración del patrimonio artístico y la rehabilitación de cascos urbanos históricos.

Señor Alcalde,
Señor Presidente del Concejo Municipal:

Quiero reiterarles mi agradecimiento y mi emoción por su acogida y transmitir a todo el pueblo paceño mi saludo cordial y afectuoso.

Muchas gracias.

Torneu a Discursos
  • Escuchar
  • Imprimir la página
  • Enviar a un amigo
  • Suscribirse al RSS de la página
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Linkedin
  • Compartir en Google+