Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal
ACTIVITATS I AGENDA
  • Escuchar
  • Imprimir la página
  • Enviar a un amigo
  • Suscribirse al RSS de la página
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Linkedin
  • Compartir en Google+

Palabras de Su Alteza Real el Príncipe de Asturias a la colectividad española en Buenos Aires

Buenos Aires, 13.09.1991

M

​uchas gracias por sus amables palabras de bienvenida.

Mi agradecimiento también va dirigido a todos cuantos os habéis congregado aquí para compartir conmigo estos momentos en esta mi primera visita oficial a Argentina.

Ante todo, permitidme que os trasmita como encargo especial el cariñoso saludo de los Reyes, mis padres.

Formáis parte de la emigración esforzada y creativa que, desde España, se ha esparcido por el mundo, singularmente por los países de su comunidad histórica, donde ha contribuido de manera decisiva al desarrollo económico y la configuración de sus sociedades. Argentina es un ejemplo singular donde la constante afluencia de familias españolas desde finales del siglo pasado y hasta bien mediado el actual, ha sido una continuación natural del flujo de españoles hacia esta tierra desde los tiempos de la colonia y de la fundación del país.

Estáis, pues, en un país que os resulta familiar, en el que, incluso a la llegada, no os sentís del todo extranjeros, lo que hace que los rigores de todo principio o inicio sean para vosotros más suaves que si llegarais a tierras menos afines en idioma y en idiosincrasia.

Vuestro esfuerzo, vuestro triunfo en la lucha cotidiana, vuestra representación española en la Argentina, hacen que en España nos sintamos muy orgullosos de vosotros. Es muy importante que, en esta hora de unión de empresas, de países y de esfuerzos, la colectividad española en la Argentina sea una y sea solidaria como lo demuestra esta federación de sociedades que habéis constituido y que representáis.

En vísperas del V Centenario del Descubrimiento de América, adquiere una trascendencia especial vuestra inserción en este continente: procedéis de España que hoy ocupa, venturosamente, un lugar digno y respetado en el concierto de las naciones. Vosotros debéis también sentiros orgullosos de ser españoles: el apego con el que mantenéis vuestras costumbres y los criterios con los que educáis a vuestros hijos, deben servir para que las virtudes y las raíces culturales de España pervivan en vuestros hogares e irradien en el resto de la sociedad de este país que tan generosamente os ha acogido, de forma que reconozca en vosotros a los representantes genuinos de nuestro origen común.

Con el recuerdo de cuantos os precedieron en la empresa admirable de la emigración, cuyo esfuerzo es el símbolo emblemático de vuestras virtudes de sacrificio y solidaridad, os invito emocionadamente a exclamar conmigo:

¡Viva España!

Torneu a Discursos
  • Escuchar
  • Imprimir la página
  • Enviar a un amigo
  • Suscribirse al RSS de la página
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Linkedin
  • Compartir en Google+