Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal
ACTIVITATS I AGENDA
  • Escuchar
  • Imprimir la página
  • Enviar a un amigo
  • Suscribirse al RSS de la página
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Linkedin
  • Compartir en Google+

Palabras de Su Alteza Real el Príncipe de Asturias al recibir la Medalla de Oro de la Diputación General de Aragón

Zaragoza, 23.06.1989

C

​onstituye para mi un gran honor y una gran satisfacción recibir hoy aquí en la sede de la Presidencia de la Diputación General esta Medalla de Aragón que por decisión del Consejo de Gobierno que presidís me fue recientemente concedida.

Os pido, Sr. Presidente, que transmitáis a todos los aragoneses a quienes representáis, mi sincero agradecimiento por esta alta distinción junto con la seguridad de que la conservaré siempre con el respeto y cariño que Aragón se merece. Con el mismo respeto y afecto que siempre he recibido de Aragón.

Esta medalla será siempre para mi un permanente recuerdo de mi estancia en Aragón, en Zaragoza y en su Academia General Militar donde inicié mis estudios castrenses aprendiendo a convivir con mis compañeros en la obediencia y en el espíritu de sacrificio y en tantas otras virtudes que tan necesarias me serán siempre en mi vida, ahora y en el futuro.

Próximas ya las fechas en que recibiré con mis compañeros de promociones, sucesivamente, mis Reales Despachos de Oficial en las respectivas Academias Generales y Escuela de los tres Ejércitos, permítame Sr. Presidente que aproveche este acto para enviar a todos mis profesores y compañeros mi más profundo agradecimiento por sus enseñanzas, su compañerismo, su dedicación y sus esfuerzos. A todos los tendré siempre presentes en mi pensamiento y en mi corazón con la esperanza de conservar su amistad y su necesario apoyo.

Han pasado ya mas de cuatro años de mis primeros días en Zaragoza como cadete y aún recuerdo y recordaré siempre mis primeras salidas de la Academia a vuestra ciudad donde, al igual que en todo Aragón, se ejerce la nobleza y la sinceridad como norma de ser.

Aquí, en Aragón, se respira lo que significa la palabra España, porque la decís y la cantáis con orgullo y con franqueza en la bravura de vuestra jota.

Aragón ha dejado en mi una profunda huella de lealtad de afecto y respeto hacia la Corona, hacia SS.MM. los Reyes, mis Padres, y hacia mi persona y por ello yo me siento profundamente agradecido.

Para mi en esta Medalla se funden todos vuestros valores, todas vuestras virtudes, vuestra veneración por nuestra Pilarica, vuestro amor a España y vuestro orgullo de ser aragoneses y españoles. La conservaré siempre para que me recuerde mis deberes y obligaciones hacia vosotros en el mejor servicio a España, ahora y cuando Dios quiera llamarme a ejercer las funciones para las que continuo preparándome, ahora en la Universidad, como Príncipe de Asturias.

Muchas gracias.

Torneu a Discursos
  • Escuchar
  • Imprimir la página
  • Enviar a un amigo
  • Suscribirse al RSS de la página
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Linkedin
  • Compartir en Google+