Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal
ACTIVITATS I AGENDA
  • Escuchar
  • Imprimir la página
  • Enviar a un amigo
  • Suscribirse al RSS de la página
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Linkedin
  • Compartir en Google+

Palabras de Su Alteza Real el Príncipe de Asturias al recibir el Título de Alcalde Honorario de Oviedo

Oviedo, 14.10.1988

E

​s muy grande el honor que me hacéis, señor Alcalde y señores miembros de la corporación municipal de Oviedo, al otorgarme el título de Alcalde Honorario de esta noble ciudad, que ya me contaba entre los mas entusiastas de sus amigos.

Mi vida, desde la niñez, está vinculada muy estrechamente al pueblo y a las tierras asturianas, así como a esta capital entrañable que tiene toda mi admiración y cariño.

Aquí he aprendido, en mis breves pero frecuentes estancias, lecciones de convivencia y ejemplos de lealtad en el amor a España.

La Fundación del Principado de Asturias que me convoca todos los años a una cita a la que acudo siempre con el mayor agrado, significa para mi una tarea permanente que me une aún más a este querido Oviedo del que, desde ahora, voy a ser Alcalde Honorario, gracias a vuestro afecto y a vuestra generosidad. Todo ello me responsabiliza especialmente y hace que este título me llene de ilusión.

Esta ciudad, llena de resonancias culturales y sociales, depositaria de un patrimonio intelectual de incalculable significado en la historia de España, es todo un mundo abierto al diálogo, a la prudencia, a la justicia y a la libertad, que constituyen asignaturas de obligado aprendizaje para un príncipe. Quisiera también ser capaz de aprender ese sentido del humor tan asturiano, que estoy seguro reviste la mayor utilidad para desenvolverse en una vida no exenta de complicaciones y de aspectos ingratos.

Las generaciones jóvenes sentimos la impaciencia por hacer pronto y bien esa transformación hacia la modernidad, dentro de la paz, de la alegría y de la buena voluntad que necesitan de forma inaplazable España, Europa y el Mundo.

Estoy muy orgulloso del título que hoy me otorgáis y tengo la esperanza de que también lo estéis vosotros, Señor Acalde, miembros de la corporación municipal, ciudadanos de Oviedo, porque me sea dado corresponder a esta distinción que me concedéis.

En este deseo y en esta obligación, quedo comprometido desde este momento a la vez que os doy las gracias de todo corazón.

Se levanta la sesión.

Torneu a Discursos
  • Escuchar
  • Imprimir la página
  • Enviar a un amigo
  • Suscribirse al RSS de la página
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Linkedin
  • Compartir en Google+