Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal
ACTIVITATS I AGENDA
  • Escuchar
  • Imprimir la página
  • Enviar a un amigo
  • Suscribirse al RSS de la página
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Linkedin
  • Compartir en Google+

Palabras de Su Majestad el Rey en el almuerzo ofrecido a Sus Excelencias Luis Guillermo Solís Presidente de la República de Costa Rica y la Señora Mercedes Peña

Palacio Real de Madrid, 08.05.2017

Permítame que comience mis palabras, Sr. Presidente, dándoos de nuevo, con la Reina, nuestra bienvenida más afectuosa a España. Al recibiros, en Madrid junto a vuestra esposa y la ilustre Delegación que os acompaña, deseamos transmitiros también el cordial saludo que el pueblo español dirige a la Nación hermana y amiga de Costa Rica. Gracias por vuestra visita que, cómo sabe, esperábamos con verdadera alegría.

Los vínculos entre nuestros dos países son estrechos, muy numerosos y bien conocidos; y esa proximidad siempre es intensa, es emotiva y profunda. Así lo constatamos con la frecuencia que marcan tanto nuestras agendas en lo bilateral como en el seno de la Comunidad Iberoamericana de Naciones y en otros foros multilaterales.

Sería prolijo el relato de todo ello, tanto de lo ya lejano en la historia como de lo más próximo. Pero en esta ocasión solemne que nos reúne en el Palacio Real de Madrid, me gustaría traer a nuestra memoria un episodio histórico muy significativo que tuvo lugar hace poco más de doscientos años, protagonizado ejemplarmente por el clérigo Florencio del Castillo. Brillante matemático, filósofo y orador, Florencio del Castillo representó a vuestra tierra con inmensa dignidad y altura en las Cortes de Cádiz, las cuales llegó incluso a presidir. No en vano y con toda justicia, este prócer de vuestra Nación fue declarado Benemérito de la Patria por la Asamblea Legislativa de Costa Rica.

No cabe duda de que, desde aquellos tiempos tempranos en los que comenzaba a abrirse camino, no sin grandes dificultades, nuestro primer periodo constitucional, el respeto a la democracia y a las libertades de los individuos han sido características del pueblo costarricense que han perdurado siempre.

Esos mismos ideales son los que hoy informan la política exterior de vuestro país, articulada en torno a los principios y objetivos de la democracia, los derechos humanos, el multilateralismo, la paz, el desarme y la preservación del medio ambiente.

De hecho, ese compromiso tan firmemente asentado, con la democracia, con la resolución pacífica de controversias y con la lucha contra el cambio climático, han convertido a Costa Rica en un actor muy respetado en el ámbito internacional y en un socio con el que la Unión Europea puede contar plenamente.

Pero para España, naturalmente, Costa Rica es mucho más: es un país amigo y hermano, como he dicho al comenzar mis palabras. Esa amistad y esa cercanía entre nuestros pueblos las he podido sentir personalmente con frecuencia, Sr. Presidente, en cuantas ocasiones he tenido la fortuna de visitar tierra tica, como la última vez cuando asistí —todavía siendo Príncipe de Asturias— a vuestra toma de posesión hace ahora tres años.

el compromiso tan firmemente asentado, con la democracia, con la resolución pacífica de controversias y con la lucha contra el cambio climático, han convertido a Costa Rica en un actor muy respetado en el ámbito internacional y en un socio con el que la Unión Europea puede contar plenamente.Pero para España, naturalmente, Costa Rica es mucho más: es un país amigo y hermano

Y más allá de las tradiciones democráticas y de nuestra visión compartida del mundo, expresamos nuestros ideales en una lengua común, bajo la luz que representa esa patria cultural y sin fronteras de más de 22 naciones y más de 500 millones de personas en el mundo.

España y Costa Rica creemos e impulsamos firmemente el proyecto iberoamericano, al que el propio Presidente Solís ha dedicado años de trabajo. Ahora, aquí, en Madrid, tenemos también la suerte de contar con una ciudadana costarricense, Doña Rebeca Grynspan que, al frente de la Secretaría General Iberoamericana, tanto contribuye a que esa realidad en común de la gran familia que formamos los países de Iberoamérica, siga avanzando con proyectos que a todos nos harán mejorar colectivamente, aprovechando con inteligencia y sensibilidad tantas oportunidades que surgen y surgirán de nuestra hermandad.

Y, por supuesto que al hablar de nexos personales y actuales, me alegra mencionar el hecho, de que Doña Mercedes Peñas naciera en Madrid, por lo que ahora los españoles nos sentimos muy orgullosos de recibir también la visita de una Primera Dama de Costa Rica madrileña.

Señor Presidente,

Costa Rica es un país que ha sabido invertir en políticas sociales que reducen la pobreza y proveen servicios públicos como la sanidad y la educación. Su estabilidad democrática y su prosperidad económica y social, unida a un entorno de seguridad jurídica y apertura económica, han sido determinantes para atraer la inversión española en Costa Rica.

Durante la última década España se ha convertido en el 2º inversor extranjero en Costa Rica, con una inversión media anual de 250 M$. Las empresas españolas están presentes en sectores estratégicos para la economía y el progreso costarricenses. Me refiero a las telecomunicaciones, los seguros, la generación eléctrica mediante fuentes renovables, la construcción de infraestructuras viales y tecnológicas, el tratamiento de aguas y el turismo. Son empresas que crean empleo, valor compartido y que transfieren tecnología y conocimiento.

También está muy presente en Costa Rica la cooperación española y por ello me gustaría resaltar dos ejemplos de cooperación técnica iniciados en los dos últimos años. El primero está centrado en la atención a la población migrante: España comparte su experiencia en esta materia ante las necesidades de los migrantes que cruzan Costa Rica camino hacia el norte. El segundo ejemplo está enfocado en la cooperación técnica para el desarrollo de una estrategia nacional de responsabilidad social corporativa, y ha contado desde sus inicios con el impulso de la Primera Dama y de la Ministra de Economía.

Pero, sobre todo, nuestra cooperación desarrolla en Costa Rica un exitoso programa regional para luchar contra los efectos del cambio climático. España se apoya en el conocimiento y liderazgo de Costa Rica en materia medioambiental para promover proyectos y programas de cambio climático en la región iberoamericana.

En suma, nuestra colaboración es amplia y fructífera, cimentada en valores comunes y en una cultura compartida. Esta visita, señor Presidente, es la constatación de nuestras excelentes relaciones y, a la vez, una magnífica ocasión para fortalecerlas.

Por ello, al terminar mis palabras quiero alzar mi copa e invitar a todos los presentes a brindar por la amistad entre nuestras dos Naciones, por su permanente fortalecimiento desde el profundo sentimiento de afecto y fraternidad que une a nuestros dos pueblos, y por el bienestar personal de Sus Excelencias y de todos los costarricenses.

Torneu a Discursos
  • Escuchar
  • Imprimir la página
  • Enviar a un amigo
  • Suscribirse al RSS de la página
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Linkedin
  • Compartir en Google+