Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal
ACTIVITATS I AGENDA
  • Escuchar
  • Imprimir la página
  • Enviar a un amigo
  • Suscribirse al RSS de la página
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Linkedin
  • Compartir en Google+

Palabras de S.M. el Rey en el acto de entrega de los Premios Internacionales de Periodismo Rey de España y el Premio Don Quijote

Casa del Lector. Matadero Madrid, 13.07.2016

Acudo por segunda vez —y muy honrado— a estos Premios Internacionales de Periodismo Rey de España y al Premio Don Quijote, que son, desde hace mucho, una referencia fundamental en todo el mundo para el periodismo en español y en portugués. Y, sinceramente, me alegra poder compartir con todos este acto  en el cual entregamos unos galardones que son —permítanme calificarlos así— insustituibles por su calidad y su amplitud. Por todo ello, me enorgullece que lleven el nombre de “Rey de España”; pero además porque me permite −y contribuye− a subrayar el compromiso firme de la Corona con el periodismo y, al mismo tiempo, con el mundo de lengua española y portuguesa.

Esta cita, además, tiene lugar nuevamente en la Casa del Lector, un lugar especialmente idóneo e inspirador; un lugar en el que seguramente a todos aquí nos gustaría venir con mucha más frecuencia. Gracias por acogernos nuevamente, y por vuestra labor permanente a favor de la cultura a través de las letras, del libro, de la literatura, tan ligados y a la vez tan diferenciados del Periodismo.

Estamos en un año especial, porque a través de la figura de Cervantes −en el VI centenario de su muerte− no solo celebramos su genio creativo, sino el de toda una literatura escrita en español. Así vemos que, por primera vez, los Premios Rey de España abarcan la totalidad de países de lengua española y portuguesa del mundo, además de otros con importantes afinidades. Seamos conscientes de que somos más de 700 millones de personas en todo el mundo que constituimos un espacio cultural y lingüístico formidable, de alcance realmente universal.

Doy la enhorabuena a la Agencia EFE y a la Secretaría de Estado de Cooperación Internacional y para Iberoamérica por este paso, pues pone de manifiesto la vitalidad de unos premios que, desde una clara visión iberoamericana, saben abrirse al resto del mundo con proyección y altura.

Si, como sabemos, la evolución cultural y tecnológica ha influido en todos los ámbitos de la actividad humana, pues, naturalmente que lo ha hecho también —y de manera muy intensa— en el periodismo. Así, la innovación, las pautas de consumo, los modelos de negocio y la competencia inciden sobre la profesión y la función periodística, tanto en los periodos de crecimiento como en los de crisis económica; de como así ha sido y de manera severa en estos últimos años.

Además, la aparición de nuevos instrumentos de comunicación ha universalizado, ciertamente, la capacidad de los ciudadanos para comunicar con otras personas en cualquier parte del mundo y para influir, de hecho, en las opiniones públicas de los diferentes países. En este contexto, el periodismo profesional y los medios de comunicación abordan el gran reto de continuar sirviendo al interés de los ciudadanos teniendo presente esta circunstancia y utilizando esas mismas herramientas, que ya están al alcance de todos.

El periodismo escrito, la radio, la televisión, la fotografía o la tecnología digital conviven entre ellos y transmiten informaciones y mensajes a través de muy diferentes soportes. Si emerge un nuevo medio, canal o instrumento de comunicación, no cabe duda de que los periodistas sabréis encontrarle la mejor utilidad y sacarle el mayor provecho en el ámbito profesional. Sabemos que no es sencillo, ni cómodo, pero sabemos —sabéis los profesionales— que esos son y serán nuestros tiempos

A la vista de todos esos retos —y, también, de las oportunidades que casi siempre traen consigo— hoy es un día para poner de relieve y animar la capacidad de adaptación del periodismo, cualidad que está íntimamente ligada a su importante función social.

Una primera lectura de las distintas categorías de estos galardones nos revela, efectivamente, esa tradicional y permanente adaptación del periodismo a las diferentes herramientas de comunicación; su capacidad de informar a través de instrumentos distintos que sin duda se complementan entre ellos; y, también, su capacidad de actualizarse rápidamente a la tecnología dándole uso y funcionalidad informativa.

El periodismo escrito, la radio, la televisión, la fotografía o la tecnología digital conviven entre ellos y transmiten informaciones y mensajes a través de muy diferentes soportes. Si emerge un nuevo medio, canal o instrumento de comunicación, no cabe duda de que los periodistas sabréis encontrarle la mejor utilidad y sacarle el mayor provecho en el ámbito profesional. Sabemos que no es sencillo, ni cómodo, pero sabemos —sabéis los profesionales— que esos son y serán nuestros tiempos.

Esa capacidad de adaptación viene dada u obligada, en parte, por las características propias de vuestra actividad, pero también —como adelantaba— por la función social que desempeñáis al servicio de los ciudadanos; aportando, con rigor, información y claves para que entendamos mejor lo que sucede en el mundo, y para que cada persona −en libertad− pueda informarse, complementar esa información y, finalmente, formarse su propia opinión para actuar y convivir en democracia. Quiero decir con esto que creo firmemente en vuestra profesión porque prestáis una función necesaria, insustituible, esencial en cualquier sociedad democrática consciente de sus derechos y libertades.

Los galardonados en las categorías de Televisión, Radio, Fotografía, Prensa, Periodismo Digital y Periodismo Ambiental y Desarrollo Sostenible son muestra directa de esto que estoy diciendo. Divulgan realidades y problemáticas de incidencia pública e interés general, prestan una atención especial a los más desfavorecidos y denuncian las condiciones de vida de personas y colectividades vulnerables.

Por supuesto, el periodismo abarca también todos los ámbitos de la realidad humana, como lo demuestran el Premio Iberoamericano ─que distingue el mejor trabajo que contribuya a la comunicación y el mutuo conocimiento entre los pueblos ibéricos─ y el Premio Don Quijote, que valora la calidad lingüística, el buen uso, la defensa y la riqueza del idioma español, en este caso de todo un Premio Nobel, Premio Cervantes y Premio Príncipe de Asturias…entre otros.

Enhorabuena a todos por estos galardones que ensalzan con acierto su trabajo profesional, su creatividad y, en suma, el altísimo nivel del periodismo iberoamericano en todas sus facetas y en todos sus medios. Es verdaderamente un orgullo poder contar hoy con todos ustedes como reconocidos exponentes del mejor periodismo en español y en portugués en todo el mundo.

Muchas gracias.

Torneu a Discursos
  • Escuchar
  • Imprimir la página
  • Enviar a un amigo
  • Suscribirse al RSS de la página
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Linkedin
  • Compartir en Google+