Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal
ACTIVITATS I AGENDA
  • Escuchar
  • Imprimir la página
  • Enviar a un amigo
  • Suscribirse al RSS de la página
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Linkedin
  • Compartir en Google+

Palabras de Su Majestad la Reina en la inauguración del X Seminario Internacional de Lengua y Periodismo "Manuales de estilo en la era de la marca personal"

13.10.2015

B​uenos días. Gracias de nuevo por invitarme a este seminario, el décimo ya, donde los que sabéis vais a analizar algo que, más allá de mi particular devoción, nos interesa a todos: la lengua en los medios de comunicación.

Quien dice lengua dice palabra. Y quien dice palabra dice, de nuevo, comunicación, que no es otra cosa que hacer al otro partícipe de lo que uno tiene (una idea, un sentimiento). Hacerles saber, en definitiva, algo.

un manual de estilo no obliga, tan solo reglamenta preferencias de uso. Por tanto, es el usuario (periodista o no) quien decide lo que desea aplicar si quiere comunicarse y tener estilo propio. Unificar criterios no tiene otro fin, por tanto, que lograr que la comunicación sea eficaz. Y normalmente este fin suele coincidir con la corrección lingüística

Vais a hablar de los manuales de estilo y de si aún son útiles en estos días donde todos dicen de todo en cualquier medio. Yo, claro, no tengo duda de su utilidad pero este prescindible pronunciamiento público requiere un apunte más.

Un manual de estilo no obliga, tan solo reglamenta preferencias de uso. Por tanto, es el usuario (periodista o no) quien decide lo que desea aplicar si quiere comunicarse y tener estilo propio. Unificar criterios no tiene otro fin, por tanto, que lograr que la comunicación sea eficaz. Y normalmente este fin suele coincidir con la corrección lingüística. Digo suele con prudencia porque excepciones habrá.

Pero si damos por bueno un axioma que dice que el lenguaje refleja el orden con que se piensa, daremos por bueno entonces el hecho inapelable de que una expresión ordenada y correcta será más efectiva para que nos entiendan. Para que la mayoría nos entiendan, quiero decir. Y es el lenguaje formal, el que hemos establecido entre todos por convención, el que consigue esto. Que no es el lenguaje de los listos, sino el de todos.

Lo cual no significa un estancamiento del lenguaje, hecho imposible que cada minuto refutan millones de usuarios, periodistas o no, que dotan a nuestra lengua de vigor inmarcesible con sus pulgares al teclear desde cualquier dispositivo móvil o Smartphone.

Lo que cuenta, insisto, es que nos entendamos. El pensamiento crítico, en todo caso, siempre va a exigir reposo, corrección lingüística y profundidad. Para los que os llamáis, u os llaman, nativos digitales y para quienes ya dejamos los cuarenta. Que vaya bien el seminario y que lleguéis a conclusiones interesantes. Gracias.

Torneu a Discursos
  • Escuchar
  • Imprimir la página
  • Enviar a un amigo
  • Suscribirse al RSS de la página
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Linkedin
  • Compartir en Google+