Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal
ACTIVITATS I AGENDA
  • Escuchar
  • Imprimir la página
  • Enviar a un amigo
  • Suscribirse al RSS de la página
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Linkedin
  • Compartir en Google+

Palabras de Su Majestad el Rey en el acto institucional conmemorativo del 40º aniversario del Hospital Nacional de Parapléjicos

Toledo, 10.02.2015

En primer lugar quiero decir que me alegra especialmente volver a visitaros y hacerlo hoy junto a la Reina para celebrar un cumpleaños tan importante. Y realmente nos sentimos muy emocionados al unirnos hoy a esta conmemoración del 40º aniversario del Hospital Nacional de Parapléjicos de Toledo; una institución que, a lo largo de los años, se ha convertido en un referente nacional e internacional para el tratamiento integral de personas con lesión medular.

Mis padres, los Reyes Juan Carlos y Sofía celebran también este Aniversario y os mandan su recuerdo lleno de cariño y reconocimiento cuarenta años después de su visita inaugural, como Príncipes, en octubre de 1974.

Este hospital fue uno de los centros pioneros en la instauración de un nuevo concepto de rehabilitación integral de las personas con lesión medular y, además, realiza una importantísima labor social, basada en una visión humanística comprometida con la promoción y la defensa de los derechos de las personas con discapacidad, y con la equiparación de sus oportunidades. El éxito de su modelo radica en esa visión y en el enfoque multidisciplinar que ofrece.

Los daños en el sistema nervioso central constituyen, desgraciadamente, un drama personal y familiar de primer orden. Hombres y mujeres, muchos de ellos jóvenes, que se ven abocados a un drástico cambio en su vida. Probablemente todos conozcamos casos de algún familiar o amigo que ha sufrido esta situación y somos sensibles a todo lo que ello implica, así como a la enorme importancia que tiene la labor de tantas personas profesionales en centros como este para atender y apoyar a los enfermos y sus entornos familiares.

Quiero, por ello, aprovechar esta ocasión para llamar la atención sobre la responsabilidad que todos, instituciones y ciudadanos, tenemos de seguir avanzando en la prevención de las lesiones medulares, concienciando a toda la población, y especialmente a los más jóvenes, para que sean prudentes y conozcan el riesgo que entrañan las actividades en las que se producen estas lesiones. Hago un llamamiento muy especial para que desde todos los estamentos se siga trabajando en la reducción de los accidentes de tráfico

Pero ─y ahora quiero dirigirme a vosotros─ nadie puede ponerse del todo en vuestro lugar. Nadie, salvo vosotros, puede saber de verdad lo que es tener que cambiar tan radicalmente su vida, la forma de vivirla en toda su amplitud, y ahí estáis, dándonos una inmensa lección cada día de lo que es capaz el ser humano para superarse. Necesitamos que los españoles nos miremos más en vosotros, en vuestro ejemplo. Necesitamos vuestra ayuda. España está incompleta sin vosotros.

Este hospital es, además, un ejemplo de solidaridad y cohesión para los españoles. Bajo su régimen de excelencia y calidad acreditada, aquí se acoge y se trata a más de la tercera parte de todos los pacientes con lesión medular que se producen en toda España.

Por otra parte, el centro cuenta hoy día con una creciente actividad de investigación en ciencias biomédicas y desarrolla importantes actividades de investigación. También se distingue por su intensa actividad científica y cultural aplicada en el ámbito de la prevención, la divulgación y la sensibilización social.

Quiero, por ello, aprovechar esta ocasión para llamar la atención sobre la responsabilidad que todos, instituciones y ciudadanos, tenemos de seguir avanzando en la prevención de las lesiones medulares, concienciando a toda la población, y especialmente a los más jóvenes, para que sean prudentes y conozcan el riesgo que entrañan las actividades en las que se producen estas lesiones. Hago un llamamiento muy especial para que desde todos los estamentos se siga trabajando en la reducción de los accidentes de tráfico.

Termino ya mis palabras con nuestra gratitud más sincera y profunda a todos los profesionales que durante estos 40 años han dedicado su vida a los pacientes del  Hospital Nacional de Parapléjicos; y a los propios pacientes y a sus familias, que constituyen, como ya he señalado, un ejemplo vivo de superación, estímulo y esperanza para todos.

Y en este desafío de integración de las personas con discapacidad, que requiere la complicidad y la solidaridad de todos, sabéis que tendréis siempre el apoyo de la Corona.

Muchas gracias.

Torneu a Discursos
  • Escuchar
  • Imprimir la página
  • Enviar a un amigo
  • Suscribirse al RSS de la página
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Linkedin
  • Compartir en Google+