Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal
ACTIVITATS I AGENDA
  • Escuchar
  • Imprimir la página
  • Enviar a un amigo
  • Suscribirse al RSS de la página
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Linkedin
  • Compartir en Google+

Palabras de Su Alteza Real el Príncipe de Asturias en la inauguración del Día Mundial del Turismo 2012

San Bartolomé de Tirajana (Gran Canaria), 27.09.2012

La celebración del Día Mundial del Turismo nos congrega hoy en las islas Canarias, en este gran archipiélago atlántico que, con toda justicia, ha sido tradicionalmente calificado como el de las “islas afortunadas”. No nos cabe duda del porqué, como tampoco nos cabe duda de que las cualidades que hacen dichosas a estas islas y a sus habitantes son las mismas que las favorecen como uno de los mejores y más famosos destinos turísticos de todo el planeta. La belleza de sus paisajes y su clima característico, únicos en Europa; la hospitalidad y alegría de sus pobladores, su cultura tan fresca y genuina como enriquecida por influencias europeas, americanas y africanas, también asiáticas en tiempos más recientes; incluso la diversidad que hallamos y presenta cada isla respecto de la otra; son solo algunos de sus muchos recursos o cualidades.

Por eso no es una sorpresa que Las Canarias sean elegidas para celebrar este acontecimiento --la primera vez que se celebra en nuestro país-- y, por ello, las podamos considerar como centro neurálgico mundial del turismo para este día. Felicitemos pues a los canarios por esta deferencia, que es también justo reconocimiento a su esfuerzo y aportación al desarrollo del turismo como auténtica palanca de progreso, bienestar y concordia. Así lo hacemos la Princesa y yo, al tiempo que les animamos en su camino de definir estrategias inteligentes para seguir haciendo de este sector un motor especializado, potente y sostenible, de la economía canaria que contribuya a afianzar una mayor confianza en el futuro para todos los que viven en esta bella tierra española. De corazón, gracias por vuestra bienvenida, siempre cariñosa y llena de simpatía.


La Organización Mundial del Turismo, cuya sede nos enorgullece acoger en España, ha seleccionado como eje temático de esta jornada el turismo y la sostenibilidad energética como propulsores de un verdadero desarrollo sostenible en un año, el 2012, que las NN.UU. han proclamado como Año Internacional de la Energía Sostenible para Todos. Felicito a la OMT por esta elección, porque con ella pone sobre la mesa uno de los retos más apremiantes del mundo de hoy ligándolo a aspectos prácticos y concretos que afectan al progreso económico y social de las personas y las sociedades. Además, también en esto Canarias tiene mucho que decir y mostrar, con ejemplos y experiencias concretas, también con retos y propuestas innovadoras de mejora.

Efectivamente, el turismo como sector económico clave para muchos países —particularmente para el nuestro—, y potencialmente clave para muchos otros, no puede ser ajeno a la necesidad general de avanzar con firmeza y sin distracción en la aplicación de criterios y prácticas sostenibles en el desarrollo económico, sobre todo en lo relativo a las energías renovables y respetuosas con el medio ambiente. España es, como saben, uno de los principales países turísticos del mundo y tiene  un número importante de empresas punteras en energías renovables que, además están presentes en muchos lugares del mundo, por tanto es un buen ejemplo de esta sensibilidad llevada a la práctica. Y, particularmente desde esta tierra canaria, tan centrada económicamente en la actividad turística, donde se ha entendido muy bien que no se puede asegurar el avance de su principal industria si no se protege el medio o el entorno en la que se desarrolla.

El turismo es un generador de riqueza que, según los últimos datos, representa hoy día hasta un 9 % del PIB mundial y ocupa a 255 millones de personas. En este sentido es también un importantísimo y creciente generador de puestos de trabajo, lo cual ayuda a paliar los efectos negativos de la crisis económica, sobre todo el desempleo y, especialmente, el paro juvenil

En relación con esta idea no podemos dejar de recordar que los incendios sufridos en esta Comunidad Autónoma recientemente -como también, por desgracia en no pocos lugares del resto de España- son expresión de un triste desastre ecológico que, además, afecta gravemente al bienestar económico de muchas personas. La Princesa y yo estamos deseando conocer más de cerca su alcance y no queremos desaprovechar esta oportunidad para hacerlo hoy mismo. Y aunque no podamos ir a todos los lugares en los que ha habido incendios, vamos a visitar La Gomera para, sobre todo, poder transmitir directamente nuestro apoyo y solidaridad a las personas y municipios más afectados de esa isla, así como nuestra admiración por cómo afrontan sus consecuencias y trabajan para minimizar tanto el impacto real  como el de imagen sobre los principales atractivos de la isla --la mayor parte de ellos no afectados-- y puedan seguir promocionándose con eficacia y con garantías para los clientes y visitantes. Pero al hacerlo tendremos muy presentes a los miles de españoles que han sufrido el peor año de incendios de los últimos tiempos.

Señoras y Señores,


El turismo es un generador de riqueza que, según los últimos datos, representa hoy día hasta un 9 % del PIB mundial y ocupa a 255 millones de personas. En este sentido es también un importantísimo y creciente generador de puestos de trabajo, lo cual ayuda a paliar los efectos negativos de la crisis económica, sobre todo el desempleo y, especialmente, el paro juvenil. No podemos perder de vista ese potencial contrastado que tiene el turismo como herramienta para luchar contra la peor consecuencia de esta crisis que estamos padeciendo.


Pero el turismo es además un poderoso instrumento que facilita un mayor conocimiento y entendimiento entre diferentes personas, culturas y formas de ver el mundo favoreciendo la concordia y la paz, como tuve oportunidad de señalar el pasado mes de junio en la reunión del Consejo Ejecutivo de la OMT. Vinculada a esta realidad se encuentra la dimensión ética del turismo, cada vez más presente en este campo, que anima a difundir e impulsar más activamente el Código Ético Mundial para el Turismo de Naciones Unidas.

Como vemos, el turismo, mucho más que un sector económico es un ámbito y un fenómeno que abarca múltiples dimensiones de la actividad humana, desde la económica y la cultural a la ética, pasando por la relativa a la sostenibilidad medioambiental vinculada a las energías renovables, que es la temática sobre la que se ha decidido centrar esta jornada.


Termino ya mis palabras con la seguridad de que los trabajos y debates realizados en torno a este día tendrán resultados muy fructíferos.
Declaro inaugurado el Día Mundial del Turismo. 


Muchas gracias.

Torneu a Discursos
  • Escuchar
  • Imprimir la página
  • Enviar a un amigo
  • Suscribirse al RSS de la página
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Linkedin
  • Compartir en Google+

Activitats