Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal
ACTIVITATS I AGENDA
  • Escuchar
  • Imprimir la página
  • Enviar a un amigo
  • Suscribirse al RSS de la página
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Linkedin
  • Compartir en Google+

Palabras de Su Alteza Real el Príncipe de Asturias en la entrega de los Premios "Empresa y Sociedad".

Madrid, 27.02.2002

Q

uiero ante todo felicitar a la Fundación Empresa y Sociedad por su gran iniciativa al convocar estos Premios en los que se aborda por primera vez en España de forma singular la responsabilidad social de las empresas y agradecer a la Fundación esta oportunidad de dirigirme a los empresarios y directivos para animarles a seguir construyendo un mundo mejor a través de su acción social.

La empresa es uno de los protagonistas de la sociedad actual, que más ha ido ganando prestigio y liderazgo en los últimos años. Quizá por eso el ciudadano, como reflejaba el Presidente, empieza a demandar que, además de su actividad económica en sentido tradicional, empiece a dar más importancia a otros aspectos, como que sus productos y servicios contribuyan al bienestar de la sociedad, que sus actividades preserven el medio ambiente o que apoye el desarrollo socioeconómico de las comunidades en las que opera, siendo sensible a sus características y necesidades; aspectos que hasta ahora se consideraban marginales, filantrópicos o, incluso, como un dividendo social.

La novedad consiste en integrarlos en la empresa y racionalizar su gestión para que también ayuden en lo que es la esencia de la empresa: la rentabilidad económica como factor clave para crecer y crear riqueza en su entorno.

Así lo entienden ya las principales empresas del mundo, que trabajan con el esquema de triple cuenta de resultados (financieros, medioambientales y sociales). Algunas empresas españolas están dando los primeros pasos en este sentido, y me gustaría animar a los asistentes a que se decidieran a apostar por un camino que dentro de unos años será indiscutible.

Se trata de un enfoque que sitúa la acción social en otra dimensión porque, al basarse en la racionalidad, abre una vía de interés para cualquier empresa. Tanto para las que han considerado históricamente la acción social como un gasto, limitado al donativo a actividades caritativas o humanitarias, como para las que creen que la acción social es algo que no corresponde a las empresas, e incluso para las que la consideran como un impuesto adicional por el que responden a solicitudes de las instituciones públicas.

La proyección de esta idea en el futuro es la que sitúa a la Fundación Empresa y Sociedad ante el reto de convertirse en un auténtico agente de cambio social. Así lo indica su misión, que es "promover la acción social de las empresas presentes en España como una parte natural de su estrategia". Así lo indican sus objetivos de ayudar a crear un clima favorable al desarrollo de la acción social del sector empresarial, contribuir a que aumenten los recursos que las empresas invierten en ella, y promover una acción social de calidad en España.

Y así lo indica también el perfil de liderazgo de las empresas que, desde el Patronato de la Fundación Empresa y Sociedad, están ayudando a generar un cambio de indudable trascendencia en la sociedad.

Los programas de las tres empresas premiadas, MRW, Iberia y Grupo Lar, compatibilizan la ilusión por ayudar a crear un mayor bienestar en la sociedad con la disciplina de los objetivos e indicadores habituales en el sector empresarial.

Se trata de tres empresas de distinto perfil y tamaño, que demuestran que en el mundo empresarial también existen valores tan importantes como la solidaridad, el voluntariado, la igualdad de oportunidades, la posibilidad de acceso al empleo de personas con dificultades o la colaboración constructiva entre accionistas, clientes, sindicatos, directivos y operarios menos cualificados.

Los Premios se han concedido en tres modalidades. Los relacionados con sus productos y servicios, los que se realizan en colaboración con sus empleados, y los programas corporativos, desde los más tradicionales de aportaciones económicas, patrocinio, mecenazgo o fundaciones empresariales, a los más sofisticados de apoyo al empleo de personas desfavorecidas desde el área de Recursos Humanos o Compras.

Al expresar mi enhorabuena a los premiados y , también, a los 43 candidatos, les recuerdo que están adquiriendo una nueva responsabilidad. Este reconocimiento público no sólo debe enorgullecerles. También debe comprometerles para hacer llegar este nuevo mensaje al sector empresarial en general y a las empresas más cercanas a vosotros en particular, para que en el futuro - que no deseamos sea demasiado lejano - las prácticas por las que hoy se os premia sean algo común e intrínseco a la propia naturaleza de la empresa.

A todos los aquí presentes os animo también a que trabajéis en iniciativas como éstas, para crear un sector empresarial líder en acción social que sepa aprovechar su efecto multiplicador. Contamos para ello con la colaboración de los medios de comunicación, entre los que quiero destacar a los diarios económicos que apoyan estos Premios, colaboración que es fundamental para avanzar en este ambicioso proyecto.

Por último, felicito a los miembros del Jurado, a los Patronos y, especialmente, a la Fundación Empresa y Sociedad que merece nuestro reconocimiento por esta valiosa iniciativa.

Muchas gracias.

Torneu a Discursos
  • Escuchar
  • Imprimir la página
  • Enviar a un amigo
  • Suscribirse al RSS de la página
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Linkedin
  • Compartir en Google+