Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal
ACTIVITATS I AGENDA
  • Escuchar
  • Imprimir la página
  • Enviar a un amigo
  • Suscribirse al RSS de la página
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Linkedin
  • Compartir en Google+

Palabras de Su Majestad el Rey en la inauguración del Curso Escolar 2003-2004

A Coruña(Arteixo), 24.09.2003

Q

uiero comenzar expresando mi satisfacción por estar hoy con todos vosotros, alumnos, profesores, padres y demás miembros de esta Comunidad Educativa, para inaugurar en Arteixo el nuevo curso escolar 2003-2004.

Me alegro muy especialmente de poder celebrar este acto en Galicia, una tierra por la que todos los españoles profesamos gran afecto, y que este año sentimos aún más cercana.

Al participar una vez más en este acto inaugural, quiero reiterar la enorme importancia que la educación tiene para la Corona: como motor de desarrollo personal; factor clave de nuestro progreso colectivo; y soporte esencial para construir una España cada día mejor.

A este Instituto le cabe el honor de representar a los de toda España en este día tan significativo, en el que estrenáis un nuevo curso y, con él, nuevas expectativas, proyectos y amistades.

Os animo a emprender con la mayor ilusión este nuevo año escolar, y a aprovechar al máximo las oportunidades que la sociedad pone a vuestro servicio para formaros como personas y como ciudadanos.

Nuestra Constitución, que este año cumple su veinticinco aniversario, garantiza el derecho de todos a una educación basada en el principio de igualdad de oportunidades, para conseguir el pleno desarrollo de la personalidad.

España necesita una juventud cada vez mejor formada, capaz de afrontar con éxito los retos y necesidades de un mundo y una sociedad que cambian a ritmo vertiginoso, contando para ello de forma creciente con las nuevas tecnologías de la información y comunicación como herramientas del saber y del aprendizaje.

Precisamente en Arteixo, gracias al proyecto que la Fundación Amancio Ortega desarrolla en colaboración con la Consellería de Educación de la Xunta de Galicia, tenemos un ejemplo de cómo incorporar las nuevas tecnologías y mejorar así el proceso de aprendizaje.

Necesitamos, pues, una educación dotada de nuevas tecnologías, que la hagan más moderna y eficaz, no como un fin en sí mismo, sino como instrumento a su servicio.

Y es que nuestro sistema educativo debe adaptarse a las demandas de hoy y ofrecer nuevas oportunidades de calidad a todos los alumnos. Nadie debe quedar excluido de nuestro sistema educativo.

La clave de la educación sigue estando en el profesorado, sin cuya contribución ninguna sociedad podría aspirar a seguir progresando. Por ello, quiero expresar a todos los profesores el más profundo reconocimiento de la Corona y de toda la sociedad española.

Contáis aquí, y en los demás Colegios de toda España, con un profesorado bien preparado y dispuesto a asumir la enorme responsabilidad de transmitir conocimientos, y, sobre todo, de formar a los hombres y mujeres del mañana.

Por ello, quiero pedir a todos los profesores, que persistan en la tarea de formar y orientar a los alumnos; que sigan estimulando su deseo de aprender; que despierten en ellos la pasión por la lectura; y que les animen, en fin, a descubrir la importancia del conocimiento científico y del mundo del arte y la cultura, y a asumir el incalculable valor de la rectitud y del respeto a los demás, a sus derechos, costumbres y creencias en una España compartida.

Animo también a los alumnos a aprovechar y hacer suyas sus enseñanzas, con la estima y respeto que son la base de la educación bien entendida, en el marco de nuestra convivencia democrática.

Pero la tarea educativa es labor de todos. También de las familias, a las que invito a sumar sus esfuerzos con los de la escuela, apoyándola y colaborando con ella en cuanto sea preciso para el bien de sus hijos y de nuestro futuro.

La educación en España debe desarrollarse de forma coherente con nuestra pertenencia a una Europa sin fronteras, en la que conviven diversas culturas, religiones e ideologías y en la que resulta cada vez más importante contar con una preparación de calidad para aprovechar oportunidades y labrarnos un futuro mejor. En tal sentido, quiero animaros, en particular, a mejorar el conocimiento de lenguas extranjeras.

Conseguir esa educación de creciente calidad es lo que os pedimos y lo que esperamos de todos vosotros.

En la escuela estamos forjando la España del mañana. De vosotros dependerá en gran medida su progreso, imagen, vitalidad y proyección en el mundo futuro.

Con la confianza puesta en que en este año escolar, que hoy comienza, se hagan realidad las metas que hoy nos proponemos, declaro inaugurado el Curso Escolar 2003-2004.

Muchas gracias.

Torneu a Discursos
  • Escuchar
  • Imprimir la página
  • Enviar a un amigo
  • Suscribirse al RSS de la página
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Linkedin
  • Compartir en Google+