Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal
ACTIVITATS I AGENDA
  • Escuchar
  • Imprimir la página
  • Enviar a un amigo
  • Suscribirse al RSS de la página
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Linkedin
  • Compartir en Google+

Palabras de Su Majestad el Rey en la recepción a los asistentes a la III Conferencia de Embajadores de España

Palacio Real de Madrid, 08.09.2004

A

la Reina y a mí nos cabe la especial satisfacción de recibiros hoy en el Palacio Real, con motivo de la Tercera Conferencia de Embajadores.

Una oportunidad propicia para desear que las reuniones que habéis celebrado, así como las sectoriales de mañana, os permitan conocer más en profundidad los objetivos globales de la política exterior española y poder perfilar así, mejor si cabe, la labor a desarrollar desde vuestras respectivas Misiones Diplomáticas.

Vuestra preparación, lealtad y dedicación, así como vuestro alto sentido de servicio al Estado y a todos los españoles, son una garantía para el éxito de esta reunión que resulta muy oportuna, tanto por la dimensión e intensidad del desarrollo de los acontecimientos en los principales escenarios internacionales, como por la trascendencia para España de muchos asuntos con relevancia para nuestra acción exterior.

Este tipo de Conferencias constituyen una práctica muy acertada que mantienen asimismo los países de nuestro entorno. Permiten no sólo actualizar conocimientos e informaciones, sino sobre todo estimular el mejor funcionamiento del Servicio Exterior y promover la necesaria coordinación y unidad de acción exterior que persigue todo Estado moderno.

Quizás nunca como ahora la comunidad internacional haya tenido que hacer frente a tan importantes retos globales que, como tales, requieren reforzar la cooperación entre Estados, tanto en el plano multilateral como en el bilateral.

La reciente tragedia en Beslán, que tanto nos ha conmocionado a todos y que ha merecido nuestra más enérgica condena, deja patente, hoy más que nunca, esta necesidad de cooperar y aunar esfuerzos en la lucha contra el terrorismo.

No sólo el terrorismo, sino también otras amenazas transnacionales como el crimen organizado, el tráfico con seres humanos, la droga, la proliferación de armas de destrucción masiva, o el cambio climático, coexisten e interactúan con desesperante incidencia en el desarrollo humano.

Al mismo tiempo, el tratamiento multilateral de esas cuestiones no excluye sino, bien al contrario, necesita cada vez más de la aportación de la buena relación bilateral entre Estados y sociedades civiles.

Hoy, más que nunca a lo largo de nuestra historia, España se ha abierto al mundo y ha crecido en su interdependencia exterior. Son muchos los intereses diarios de los españoles dependientes del resto del mundo y, por eso mismo, de la dedicación y acierto de nuestra acción exterior.

De ahí que la función diplomática resulte cada vez más indispensable y valiosa para la defensa de nuestra paz y seguridad y para la promoción de nuestra cultura, de nuestro crecimiento y bienestar.

La diplomacia, en síntesis, resulta clave para defender los intereses de España, para asistir a nuestros compatriotas en el exterior, abrir y ensanchar mercados a nuestro tejido productivo, difundir nuestra rica y variada cultura, y contribuir con solidaridad al desarrollo de los pueblos menos favorecidos y a la solución pacífica de los conflictos, contando con el inestimable concurso de las Fuerzas Armadas y los Cuerpos de Seguridad del Estado.

En vuestra actividad como diplomáticos, sed ambiciosos en vuestras ideas, realistas en vuestros proyectos, y siempre profesionales y eficaces en su ejecución al servicio de España.

Difundid y promoved con orgullo la imagen de una España moderna y abierta, solidaria y plural, sinceramente comprometida con los valores de la paz, la democracia, la justicia, la libertad, y los derechos humanos.

La complejidad del ejercicio de la diplomacia profesional al servicio del Estado, requiere de instrumentos personales y materiales adecuados para cumplir con los objetivos de política exterior que cada Gobierno os marque. Y me consta que habéis analizado en esta Tercera Conferencia, junto con muchos otros puntos de interés, la mejor respuesta a esas necesidades en el marco de una reforma del Servicio Exterior.

Esta Conferencia nos brinda, además, a la Reina y a mí la oportunidad de renovaros el afectuoso y cálido agradecimiento al que os hace acreedores el espíritu de servicio, entusiasmo y profesionalidad que caracteriza vuestra labor. Unas cualidades que bien conocemos de nuestras visitas al exterior y que explican el merecido prestigio de la diplomacia española.

Trasladad, por favor, nuestro aprecio, estímulo y gratitud a todos vuestros colaboradores y también a las familias cuyo apoyo y esfuerzo merecen el debido respaldo y reconocimiento.

Concluyo mis palabras para desearos muchos éxitos y reiteraros que en el desempeño diario de vuestra noble e importante labor siempre podéis contar con el pleno apoyo y aliento de la Corona.

Muchas gracias.

Torneu a Discursos
  • Escuchar
  • Imprimir la página
  • Enviar a un amigo
  • Suscribirse al RSS de la página
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Linkedin
  • Compartir en Google+