Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal
ACTIVITATS I AGENDA
  • Escuchar
  • Imprimir la página
  • Enviar a un amigo
  • Suscribirse al RSS de la página
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Linkedin
  • Compartir en Google+

Palabras de Su Alteza Real el Príncipe de Asturias en el acto de inauguración del Instituto Cervantes de Budapest

Hungría(Budapest), 08.09.2004

S

eñor Presidente de la República de Hungría y Señora Mádl, Señora Ministra de Educación y Ciencia de España, Señor Ministro de Patrimonio Cultural de Hungría, Señoras y Señores,

En el marco de nuestra Visita oficial a este país, pocos actos podrían simbolizar mejor el deseo de España de estrechar sus relaciones bilaterales con Hungría que la inauguración de un nuevo centro del Instituto Cervantes en Budapest en este magnífico edificio cuya restauración ha supuesto, además, felizmente una contribución al embellecimiento de esta espléndida ciudad, como ya pude transmitirle al Alcalde.

Deseo expresar mi gratitud más sincera al Señor Presidente de la República y a su esposa por habernos querido acompañar en este acto, un alto honor que apreciamos como prueba de su especial afecto por España del que la Princesa y yo hemos sido testigos y beneficiarios desde que llegamos a Hungría.

Nos satisface especialmente compartir con todos ustedes este momento lleno de ilusión en el que comienza su andadura un centro destinado a promover el diálogo y el intercambio cultural entre Hungría y España. Dos Naciones amigas, imprescindibles para entender el acervo cultural e histórico que representa Europa y decididas a contribuir activamente al desarrollo de ese patrimonio que es la base de nuestra común identidad como europeos. Y como tales debemos sentirnos muy contentos al participar en un acto que ayuda a materializar la creencia de que es la cultura la que define la profundidad de una integración.

El presente año 2004 ha marcado un hito en el devenir de nuestro continente. Es el primer año de un reencuentro de carácter histórico para Europa, tres generaciones después de su división en realidades políticas y estratégicas diferentes.

La reciente ampliación de la Unión Europea constituye no sólo un anhelo largamente esperado, sino una esperanzadora realidad que abre una etapa de mayor intensidad en el desarrollo de las relaciones entre nuestros dos países. En ese contexto, la acción cultural exterior adquiere un carácter primordial. La lengua y la cultura constituyen un vehículo extraordinario para el mayor acercamiento y mejor conocimiento recíproco de nuestros pueblos, y resultan claves para el ulterior y más sólido desarrollo de nuestras relaciones bilaterales en todos los campos.

Me atrevo a afirmar que fomentar el intercambio cultural es hoy para Hungría y España una manera de enriquecer e interiorizar los beneficios de la reciente ampliación de la Unión Europea.

España ha querido subrayar su voluntad de acercamiento a Hungría, precisamente en este año de la ampliación, con numerosas manifestaciones culturales en los ámbitos de la música, la danza, el cine, el teatro y con varias exposiciones, algunas de las cuales pueden todavía contemplarse en Budapest.

Un año en el que España ha querido además consolidar de forma especial su presencia en Hungría abriendo la sede permanente en Budapest de una institución cuyo objetivo es difundir la cultura en español y poner a disposición de los ciudadanos húngaros el aprendizaje de una importante lengua de comunicación internacional que hoy hablan cuatrocientos millones de personas en más de una veintena de países. Dicha institución no es otra que el Instituto Cervantes.

La elección de Hungría no es fortuita. Hungría y España son dos países amigos, con una dilatada historia de experiencias compartidas, que han destacado en las grandes corrientes del arte y pensamiento europeos y que hoy viven un importante desarrollo en sus lazos bilaterales. Hungría, que dispone de una privilegiada situación geográfica y de una importante capital cultural como Budapest, de larga tradición y envidiable riqueza intelectual y artística, hoy presenta además el atractivo de contar con una sociedad cada vez más moderna y dinámica. Una sociedad en la que nos agrada, además, poder percibir un particular interés por España.

Ayer mismo tuvimos ocasión de admirar algunos de los tesoros artísticos de esta ciudad, entre ellos, permítanme mencionar la colección de pintura española del Museo de Bellas Artes, una de las más ricas y completas que existen fuera de nuestro país y que demuestra la existencia de una larga tradición del interés por España en Hungría.

Un interés por España que nos satisface comprobar se extiende de forma particular a los ámbitos de la lengua y literatura, cultivadas con esmero y acierto por tantos hispanistas húngaros y difundidas en muchas Universidades y centros de enseñanza de este país.

La inauguración de este centro se inscribe dentro de la atención preferente que España otorga a la región de Europa Central en su acción cultural exterior. El Instituto Cervantes ya dispone de nuevas sedes no sólo en Budapest, sino también en Varsovia, Bucarest y Belgrado, dentro de un despliegue que incluye la próxima apertura de un nuevo centro en Praga y que cuenta además con las llamadas "Aulas Cervantes" de Zagreb, Bratislava y Liubliana y el "centro-antena" de Cracovia.

Mediante la red de centros del Instituto Cervantes, y en estrecha colaboración con las representaciones de los países iberoamericanos, España también aspira a convertirse en plataforma al servicio de la difusión de nuestro idioma común y de las culturas de lengua española en Europa Central. Un esfuerzo que permite hoy con este centro ofrecer a la sociedad húngara una vía atractiva de conocimiento y aproximación a los países de Iberoamerica.

Antes de concluir, deseo felicitar muy sinceramente a todas aquellas personas que han puesto su esfuerzo, empeño e ilusión en hacer realidad esta nueva sede del Instituto Cervantes en Budapest y agradecer muy especialmente a los Ministerios húngaros de Asuntos Exteriores y del Patrimonio Cultural Nacional su inestimable ayuda.

Húngaros y españoles estamos llamados a sentir cada vez más nuestras respectivas culturas como partes integrantes de nuestra identidad común europea. Espero, por ello, que esta inauguración vaya seguida en un futuro próximo por la apertura de un Centro Cultural de Hungría en España, que lleve a nuestro país la rica cultura húngara en todas sus manifestaciones.

Hago votos para que este centro del Instituto Cervantes en Budapest y un futuro Centro Cultural Húngaro en España sirvan de eficaces instrumentos para que España y Hungría se conozcan mejor, refuercen su cooperación bilateral y contribuyan a estrechar los lazos de amistad y afecto entre nuestros dos países.

Muchas gracias.

Torneu a Discursos
  • Escuchar
  • Imprimir la página
  • Enviar a un amigo
  • Suscribirse al RSS de la página
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Linkedin
  • Compartir en Google+