Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal
ACTIVITATS I AGENDA
  • Escuchar
  • Imprimir la página
  • Enviar a un amigo
  • Suscribirse al RSS de la página
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Linkedin
  • Compartir en Google+

Palabras de Su Alteza Real el Príncipe de Asturias en la entrega del XXIII Premio de Periodismo "Francisco Cerecedo"

Madrid, 14.11.2006

L

os Premios de Periodismo Francisco Cerecedo representan cada año un acontecimiento de especial relevancia dentro del rico panorama de nuestros medios de comunicación. Unos Premios de indudable solera, concebidos con el valioso objetivo de exaltar la libertad de información y expresión, no sólo en España, sino a escala europea. La Princesa, que lamenta mucho no estar aquí esta noche compartiendo con todos nosotros esta celebración, me pide que os transmita su saludo y su recuerdo más cordial.Como todos los años, desde hace ya bastantes, al hablaros desde esta tribuna os quiero decir - porque así lo siento - que me alegro mucho de poder asistir a esta tradicional cita periodística madrileña para entregar, en mi condición de Presidente de Honor de la Sección Española de la Asociación de Periodistas Europeos, el Premio Francisco Cerecedo ahora en su vigésimo tercera edición.Este galardón del periodismo español reconoce en quienes lo reciben valores y cualidades que recordando el ejemplo admirable de Cuco Cerecedo signifiquen dignidad e impulso de la libertad de expresión. Y este año el jurado experto y prestigioso, al que agradecemos como siempre que cumpla rigurosamente con la ardua tarea de elegir entre nombres y trayectorias tan destacadas, ha fallado a favor del Señor Sylvain Cypel.Dirigimos al Señor Cypel nuestra más cordial felicitación por este premio que subraya su intenso y dilatado recorrido profesional en el ejercicio de su vocación profunda como periodista.Pero, antes de centrarse en la labor y valía de nuestro galardonado, permítanme que esta noche rinda un sentido y merecido tributo a la memoria de quien estuvo al frente de la Sección Española de la Asociación como Presidente desde el mismo momento de su fundación, hace ahora veinticinco años, hasta su fallecimiento el pasado verano. Me refiero al gran periodista y escritor, Carlos Luís Álvarez, Cándido, cuya muerte el pasado mes de agosto nos llenó a todos de tristeza y que particularmente hemos sentido tanto en la Familia Real.Cándido fue, sin duda, uno de los grandes de la profesión, uno de esos periodistas que se convierten en referentes ineludibles y que marcan toda una época. Supo elegir con extremo cuidado a sus maestros y, por encima de todo, deleitar siempre a sus lectores con una escritura deslumbrante, reflejo de un inusual talento natural, producto de una fina inteligencia, del cultivo de tantas lecturas y de aquella elegancia espiritual que le adornaba.De sus convicciones en favor de la apasionante tarea de la integración europea y de sus apuestas en favor de la libertad de expresión, hemos sido testigos y beneficiarios directos.Desde esta misma tribuna, tuvimos la fortuna de escucharle año tras año trazar sus agudas reflexiones, siempre propensas a encontrar en la filosofía de los clásicos un modo inteligente de reaccionar ante la agitación que, en ocasiones, aparece en los más modernos. Aquí mismo nos llegó a alertar, en alguna ocasión, sobre la necesidad de evitar que la actualidad nos inundara y de que acabara enmascarando la realidad.De su condición de español cabal y de su lealtad a la Corona, ha dejado pruebas sobradas que quiero y debo agradecer no sin recordar las ocasiones en las que con gran cariño, con prudencia y con la ironía tan propia de su terruño asturiano me trasladaba consejos, reflexiones sobre la vida pública y el devenir de España en Europa y en el Mundo.Reconocido con los más importantes premios y distinciones, Cándido nos dejó el gran legado de su obra como periodista y escritor. Una obra marcada por su profesionalidad y su compromiso con el lector al que servía y con la España a la que amaba. Estoy seguro de que la Asociación de Periodistas Europeos sabrá guardar un lugar de privilegio para su obra y mantener viva, en el recuerdo de todos, la memoria de su destacada figura.Tras estas palabras centradas en el inexcusable homenaje que todos debemos a Cándido esta noche, quiero volver al protagonista del Premio de este año, el Señor Sylvain Cypel, Redactor-Jefe del diario Le Monde.El perfil de nuestro Premiado es, ante todo, el de un prestigioso periodista, que ha sabido aunar la preparación académica más rigurosa, con el exigente compromiso en el desarrollo de su labor profesional.Tanto sus crónicas para Le Matin de París, como sus trabajos para la cadena France 2 o para el diario Libération, revelan una larga y experimentada capacidad de análisis que, junto a su estilo dinámico y autonomía de juicio, expresan los contornos del especial talento que le ha reconocido el Jurado de este Premio, un jurado que ha incidido en su obra andldquo;Entre Murosandrdquo;, editada en castellano hace tan sólo unos meses y volcada en el dramático conflicto de Oriente Medio.El Señor Sylvain Cypel subraya que ningún hecho permanece inalterado después de haber sido difundido como noticia. Nuestro premiado se halla entre los convencidos de que la realidad se nos escapa, porque a la postre sólo conocemos aquella realidad sometida a nuestro modo de interrogarla. Es de los periodistas y escritores que entrega sus conclusiones a sus lectores o audiencias, sin alterarlas para halagar a nadie.Ante los méritos que el Jurado ha constatado le hacen acreedor del Vigésimo Tercer Premio Francisco Cerecedo de Periodismo, deseo reiterar mi cordial felicitación al Señor Sylvain Cypel, y también agradecerle su esfuerzo al dirigirnos sus palabras en castellano.A partir de hoy, el nombre de Sylvain Cypel pasa a engrosar la nómina de personalidades previamente galardonadas con este Premio, entre las que figuran muchos españoles, pero también otros muchos distinguidos colegas polacos, alemanes e italianos. Unos galardonados que merecen nuestro reconocimiento y gratitud por sus destacadas aportaciones a la libertad de información y expresión.A esta valiosa tarea contribuyen con su esfuerzo, dedicación y apoyo los Premios de Periodismo Francisco Cerecedo, sus Jurados y el conjunto de los Premiados. Todos nosotros debemos aportar lo nuestro para que la tarea sea compartida, extendida y asumida por la sociedad que nos alberga y a la que servimos.Muchas gracias.

Torneu a Discursos
  • Escuchar
  • Imprimir la página
  • Enviar a un amigo
  • Suscribirse al RSS de la página
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Linkedin
  • Compartir en Google+