Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal
ACTIVITATS I AGENDA
  • Escuchar
  • Imprimir la página
  • Enviar a un amigo
  • Suscribirse al RSS de la página
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Linkedin
  • Compartir en Google+

Palabras de Su Majestad el Rey en la Cena de Gala ofrecida por SS.EE. el Presidente de la República de Paraguay y la Señora de Duarte

Paraguay(Asunción), 06.11.2006

S

eñor Presidente,Muchas gracias por Vuestra amable invitación para regresar - por segunda vez- en Visita de Estado a Paraguay, así como por la acogida que me habéis querido dispensar, junto a Vuestras autoridades y a los ciudadanos de esta tierra, tan querida para todos los españoles. La Reina, que mucho lamenta no haber podido venir, me pide Os traslade su afecto.Paraguay es un gran país, no sólo por la extensión de su territorio, tierras rojas, ríos caudalosos, selvas bravas y verdes, sino por un importante pasado que la Historia atestigua.Vuestro país ha sido capaz de grandes empeños, desde el origen mismo de nuestra relación, cuando Asunción, andldquo;Madre de Ciudadesandrdquo;, creaba poblaciones nuevas acreditando así el dinamismo fundacional de la capital de Paraguay.Esta mañana he podido constatar las notables transformaciones que, a simple vista, pueden apreciarse en el paisaje físico de esta ciudad.En 1990, durante mi anterior Visita de Estado, expresé el apoyo de la Corona y del pueblo español a la entonces incipiente democracia paraguaya.Hoy deseo especialmente renovar el permanente respaldo de España a Paraguay, y a su firme e inequívoca determinación colectiva a favor de la democracia y del Estado de derecho.En ningún lugar del mundo el proceso de consolidación de la democracia ha estado exento de dificultades.La tenacidad en la consecución de tan noble objetivo, la profunda voluntad de convivencia en libertad y el respeto a los derechos de la persona, son los elementos que aportan la confianza y el aliento necesarios para robustecer día a día todo sistema democrático, y para asegurar el mayor progreso económico y social.Sabemos del sostenido progreso de las magnitudes macroeconómicas logrado por Vuestro país en estos últimos años, que se suma a destacadas mejoras, especialmente en el campo de la educación y de las infraestructuras públicas.Paraguay dispone, además, de importantes recursos naturales, para seguir construyendo ilusionadamente su porvenir.Entre ellos, su estratégica ubicación en el corazón de América de Sur, así como su poderosa riqueza hídrica, que hace de Paraguay el primer país del mundo en potencial de agua potable por habitante.Ello otorga un papel relevante a la delegación de Vuestro país que asista en 2008 a la Exposición de Zaragoza dedicada al agua. Pero, sin duda, la mayor riqueza de Paraguay se encuentra en la laboriosidad y la creatividad de sus habitantes.Señor Presidente,Como señalaba Augusto Roa Bastos, las relaciones entre España y América se desarrollan andldquo;andhellip;bajo esas leyes de interrelación y comunicación, que surgen del patrimonio histórico común y nos comprometen a la realización de las grandes empresas comunitarias,andhellip;andrdquo;.De ahí, que la común pertenencia de Paraguay y España a la Comunidad Iberoamericana de Naciones, cuya Decimosexta Cumbre acabamos de celebrar en Montevideo, amplía las áreas de entendimiento entre nuestros dos países.La Conferencia Iberoamericana es un foro consolidado que se ha mostrado útil para encarar retos comunes, como el de las migraciones y el desarrollo, que este año hemos abordado.Apoyamos, asimismo, de forma firme y decidida, los esfuerzos compartidos entre Paraguay y sus socios, en aras de un auténtico proceso de integración regional que, al mismo tiempo, reconozca y, en lo posible, equilibre las asimetrías entre sus miembros.España, respalda a Vuestro país en el fortalecimiento de MERCOSUR, en la potenciación de sus capacidades y en la consecución de un Acuerdo de Asociación con la Unión Europea, que incluya un acuerdo comercial.Señor Presidente,Paraguay y España aspiran a intensificar su relación comercial bilateral y a ampliar el flujo de inversiones.Una meta que requiere fomentar la confianza mutua, estimular el desarrollo económico, y articular un marco institucional capaz de promover una mayor seguridad jurídica.Como Vuestro país, entendemos que en la Educación se encuentran la raíz y la base del desarrollo.Por ello, no sólo estamos avanzando con rapidez en la formulación de un acuerdo para el Canje de la Deuda pública contraída por Paraguay por programas de Educación, sino que España concentra la mayor parte de su Cooperación con Vuestro país en el sector educativo.Es una satisfacción poder confirmaros que Paraguay figura entre los objetivos prioritarios de la Cooperación Española en América del Sur.Una decisión que se ve favorecida por el incremento de los recursos presupuestarios asignados por España a la cooperación internacional.La Agencia Española de Cooperación Internacional hace así más efectiva su lucha contra la pobreza y la exclusión, junto a la prioridad que otorga a los programas de fortalecimiento institucional.Señor Presidente,En el ámbito cultural disponemos de una tradición de fructíferos intercambios, sin los que no podrían entenderse nuestras respectivas realidades de creación y producción artística y literaria.En este marco desempeña un papel esencial la lengua española que, juntos, cultivamos y compartimos en su creciente proyección internacional.España que, por vocación natural, respalda la mayor difusión de nuestro idioma común, apoya, asimismo, la especificidad que representa la existencia de un segundo idioma nacional en Paraguay.Me refiero al guaraní, hablado de modo prácticamente uniforme en todo Vuestro territorio.Prueba de este reconocimiento es el programa bilingüe de Educación de Adultos, destinado a la formación de docentes, andldquo;PRODEPA Ko´é Pyahúandrdquo;, muestra relevante de la Cooperación educativa española en Paraguay.Este programa, llamado en español andldquo;Nuevo Amanecerandrdquo; y cuya sede visitaré mañana, simboliza con su nombre esa fructífera realidad.No quiero dejar de referirme a los flujos migratorios. Muchos iberoamericanos buscan mejorar sus expectativas a través de la emigración, un camino que también muchos españoles tuvieron que recorrer en un pasado no tan lejano.Entre ellos, miles de paraguayos han encontrado en España un nuevo hogar para ellos y sus familias, y contribuyen con su trabajo a nuestro progreso, contando con el respeto de la sociedad española.Es de destacar el esfuerzo de la Administración española para, en colaboración con la paraguaya, instrumentar en breve un Convenio-Piloto de Selección de Trabajadores en Origen, sobre el que se está trabajando con especial interés.Señor Presidente,La corriente de simpatía y afecto que liga a españoles y paraguayos abre ante nosotros múltiples posibilidades para reforzar la amistad y el bienestar de nuestros dos países.Como Rey de España tenéis mi compromiso y el de mi Gobierno, de contribuir a impulsar cuanto nos acerque y vincule cada vez más, en beneficio de nuestros respectivos ciudadanos.Mis palabras son de amistad sincera entre dos pueblos estrechamente vinculados por la Historia, por tantos y tan intensos lazos humanos, culturales y lingüísticos, que todo lo que no sea reconocer la grandeza de la relación hispano-paraguaya, no sólo resultaría injusto, sino que se alejaría profundamente del latir del corazón de españoles y paraguayos.Espero que esta Visita de Estado, y la que próximamente realizaréis a España, nos permitan promover de forma significativa dicho objetivo.Con la confianza de avanzar juntos por dicha senda, levanto mi copa para brindar por Vuestra ventura personal y la de Vuestra distinguida esposa, así como por la paz, bienestar y prosperidad del querido pueblo paraguayo.Muchas gracias.

Torneu a Discursos
  • Escuchar
  • Imprimir la página
  • Enviar a un amigo
  • Suscribirse al RSS de la página
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Linkedin
  • Compartir en Google+