Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal
ACTIVITATS I AGENDA
  • Escuchar
  • Imprimir la página
  • Enviar a un amigo
  • Suscribirse al RSS de la página
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Linkedin
  • Compartir en Google+

Palabras de Su Majestad el Rey en la Cena ofrecida por Su Excelencia el Presidente de la República Oriental del Uruguay a los Jefes de Estado y de Gobierno de la Comunidad Iberoamericana

Montevideo -Uruguay-, 04.11.2006

S

eñor Presidente de la República Oriental del Uruguay,Muchas gracias, de nuevo, por Vuestras amables palabras y por Vuestra hospitalidad, así como por el magnífico trabajo y valioso esfuerzo desplegados para acoger la Decimosexta Cumbre Iberoamericana en esta gran ciudad de Montevideo que, desde el inmenso Río de la Plata, mira al Atlántico y al mundo.Nos sentimos enormemente satisfechos de haber podido acudir a esta cita en la República Oriental del Uruguay. Un país que admiramos por la solidez de sus instituciones democráticas y por la fortaleza de sus convicciones.Montevideo se ha convertido, por ello, en capital que estimula la reflexión y el compromiso efectivo de nuestra Comunidad para afrontar los retos comunes que el futuro nos plantea.Señoras y Señores,El proceso de Cumbres de Jefes de Estado y de Gobierno, iniciado hace dieciséis años en la ciudad de Guadalajara en Méjico, llega a la capital uruguaya en un momento de especial importancia para el empuje y la visibilidad de la Comunidad Iberoamericana de Naciones.La puesta en marcha de la Secretaría General Iberoamericana el año pasado, con ocasión de la Cumbre de Salamanca, ya ha producido avances significativos en el proceso de consolidación de nuestra cooperación.Ha promovido el impulso y la coordinación de las numerosas iniciativas que cada día surgen en nuestro espacio iberoamericano y que benefician a miles de nuestros ciudadanos.La Secretaría ha proyectado mejor nuestra Comunidad en el exterior y ha seguido con eficacia el cumplimiento de las decisiones que adoptamos en el marco de las Cumbres. Es, por ello, un elemento clave en la tarea de darles continuidad.Su visibilidad se ha hecho patente en la Asamblea General de las Naciones Unidas, donde ha participado como órgano observador, o en la última Cumbre Unión Europea-América Latina de Viena.De ahí, que queramos felicitar al Secretario General Iberoamericano, Enrique Iglesias, por la excelente labor cumplida en el primer año de andadura de esta institución común e integradora.Permítanme reiterarle, en nombre de todos los participantes en esta Cumbre, nuestra confianza y apoyo, que extendemos a su eficaz equipo de colaboradores.En Montevideo consolidamos también el compromiso asumido y puesto en práctica en Salamanca de involucrar más activamente a nuestros ciudadanos en el espacio iberoamericano.Así, en el contexto de esta Cumbre, hemos contado con las aportaciones del Foro Parlamentario y de los Encuentros Cívico y Empresarial.Han permitido a la Conferencia Iberoamericana establecer un puente con los representantes de la sociedad civil y con los agentes económicos, que se integran en un diálogo sobre cuestiones relevantes y de interés común.Sus sugerencias allanarán el camino para la implantación de políticas de crecimiento económico, de desarrollo social y educativo, así como de aquellas que revalorizan e incrementan nuestro patrimonio cultural, científico y tecnológico.Señoras y Señores,Este año, la Cumbre de Montevideo ha elegido como tema central las migraciones y el desarrollo, cuestión del máximo interés y actualidad para todos los países aquí presentes y para la comunidad internacional en su conjunto.Damos así prueba de nuestra sensibilidad hacia un importante asunto que nos afecta directamente a todos.Hemos tratado este tema con un enfoque realista, teniendo presente la complejidad del fenómeno migratorio, y la necesidad de abordarlo con una visión global, que tenga en cuenta sus múltiples facetas.Esta Cumbre aborda asimismo recomendaciones y medidas para impulsar la alfabetización, junto a una propuesta de alcance, la creación del Espacio Iberoamericano del Conocimiento en materia de educación superior y de I+D+i.Tengo la plena certeza de que las próximas Secretarías Pro Tempore de Chile y de El Salvador sabrán proseguir con entusiasmo y eficacia los trabajos de esta Cumbre. Y que también sabrán apoyar la labor permanente de la Secretaría General Iberoamericana, y el desarrollo de la dimensión interna y externa de nuestra Comunidad.A ambos países quiero agradecer, en nombre de todos, su amable ofrecimiento para albergar las próximas Cumbres Iberoamericanas en 2007 y 2008. Les deseamos muy sinceramente el mayor éxito en su preparación, organización y desarrollo.No quisiera concluir estas palabras sin reiteraros, Señor Presidente, nuestra mayor gratitud por Vuestra generosa hospitalidad y la del pueblo uruguayo. No las podremos olvidar.A la Cumbre de Montevideo podrían aplicarse las palabras de Mario Benedetti cuando, en uno de sus poemas, invita a hablar y a escuchar para andldquo;construir con palabras, un puente indestructibleandrdquo;.Con este ánimo, les invito a levantar nuestras copas por el futuro de nuestra Comunidad Iberoamericana, por la República Oriental del Uruguay, por todos los presentes y por el éxito de la Cumbre de Montevideo.Muchas gracias.

Torneu a Discursos
  • Escuchar
  • Imprimir la página
  • Enviar a un amigo
  • Suscribirse al RSS de la página
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Linkedin
  • Compartir en Google+