Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal
ACTIVITATS I AGENDA
  • Escuchar
  • Imprimir la página
  • Enviar a un amigo
  • Suscribirse al RSS de la página
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Linkedin
  • Compartir en Google+

Palabras de Su Alteza Real el Príncipe de Asturias en el acto de inauguración oficial de la Oficina Española de Patentes y Marcas

Madrid, 07.09.2006

P

ara la Princesa y para mí es un honor presidir un Acto tan significativo como la inauguración oficial de la nueva sede de la Oficina Española de Patentes y Marcas.Agradecemos muy sinceramente la invitación recibida, que nos permite expresar nuestra admiración y respeto hacia esta Institución centenaria, dedicada tanto a la protección de las marcas y de la innovación en España, como a la difusión de la información tecnológica, claves indispensables para el desarrollo tecnológico y económico de nuestro país.Y es que la innovación tecnológica ha contado desde antiguo con el impulso y aliento de la Corona. Baste recordar que ya en la temprana fecha de 1674 el Rey Carlos II creaba la Junta de Comercio, que contó con la facultad de conceder privilegios específicos a los inventores, en otras palabras, a quienes contribuían al progreso técnico con su saber e iniciativa.Sobre fundamentos como éste se sitúa la creación del Real Conservatorio de Bellas Artes en el primer cuarto del siglo XIX, más concretamente en 1824. Fue el primer organismo encargado de la propiedad industrial en España y, como tal, el antecedente de la Oficina Española de Patentes y Marcas.Desde entonces, el concepto de propiedad industrial se ha venido enriqueciendo para adaptarse a los avances tecnológicos y a las necesidades del mercado. Por ello, la Oficina Española de Patentes y Marcas ha ido asumiendo importantes cambios legislativos, producto de la promulgación de modernas leyes de patentes, marcas y diseños industriales, que han situado nuestros niveles de protección entre los más altos a escala internacional, lo que supone una evidente garantía para las empresas, universidades y centros de investigación españoles.La Oficina Española de Patentes y Marcas es, al mismo tiempo, un claro ejemplo de la progresiva interdependencia y proyección exterior de España, puestas de manifiesto por la firma de importantes tratados en la materia: desde los primeros instrumentos redactados en el siglo XIX, como el Convenio de la Unión de París, hasta los modernos Acuerdos de nuestros días como el Protocolo de Madrid para el Registro Internacional de las Marcas, el Acuerdo sobre los Aspectos de los Derechos de Propiedad Intelectual relacionados con el Comercio, o el Tratado de Cooperación en Materia de Patentes.Todos estos textos convencionales contemplan asuntos de fundamental importancia en nuestro tiempo, como la defensa de las marcas, la internacionalización de las patentes y la lucha contra la piratería, unas áreas en las que la Organización Mundial de la Propiedad Intelectual, la Oficina Europea de Patentes y la Oficina de Armonización del Mercado Interior con sede en Alicante, representadas en este Acto, desempeñan un liderazgo esencial.En este contexto, el aumento de la presencia y el prestigio internacional de nuestro país a lo largo de los últimos treinta años han contribuido, sin duda, a la designación de España, entre los demás Estados Miembros de la Unión Europea, para acoger la sede de la Oficina de Armonización del Mercado Interior, cuyo Presidente nos acompaña hoy.Pero esta oficina Española presenta un valor añadido adicional, puesto que desde ella se mantienen y potencian, tanto la intensa relación como el compromiso y la cooperación de España con Iberoamérica, basados en estrechos vínculos históricos, culturales, sociales y afectivos, que nos serán siempre comunes.Desde el Siglo de Oro la Corona impulsó el desarrollo y la transferencia de tecnología hacia Iberoamérica con la creación de universidades y el apoyo a la investigación en el Nuevo Continente, así como con la concesión de subvenciones que se tradujeron en un gran número de privilegios reales basados en invenciones relacionadas con las necesidades técnicas de la época.Más recientemente, el Primer Foro Iberoamericano sobre Innovación, Propiedad Industrial e Intelectual y Desarrollo, que tuve el honor de presidir en marzo de 2000, fijó como objetivos el impulso del español en el campo tecnológico y la potenciación de los lazos culturales, tecnológicos y económicos que unen España con cada uno de los países iberoamericanos. Tales objetivos siguen estando plenamente vigentes. Un claro ejemplo de ello es la introducción del español como idioma oficial en el sistema de Madrid para el Registro Internacional de las Marcas.Estoy convencido de que desde esta nueva y moderna sede de la Oficina Española de Patentes y Marcas, dotada de avanzadas tecnologías más acordes con sus necesidades y capaz de convertirse en pocos años en una Oficina totalmente electrónica, la Administración del Estado podrá intensificar su servicio al conjunto de la sociedad española, en particular, incorporando los citados objetivos y contribuyendo a reforzar la investigación, el desarrollo tecnológico y la innovación claves para el futuro de España.Todo lo dicho me lleva - con motivo de esta inauguración- a expresar, junto a la Princesa, una doble felicitación, institucional y personal. Por un lado, una felicitación institucional a la Oficina Española de Patentes y Marcas, que hoy se nos muestra aún más abierta y más llena de posibilidades para afrontar los desafíos tecnológicos que plantea un mundo cada día más tecnificado e integrado. Por otro lado, una felicitación personal y llena de afecto, dirigida a las más de seiscientas personas, que con tanta profesionalidad y eficacia trabajan en esta Oficina y hacen posible que la propiedad industrial en España sea un referente a nivel internacional, del que nos sentimos particularmente orgullosos.A todos Ustedes, también muchas gracias por haber querido acompañarnos hoy.

Torneu a Discursos
  • Escuchar
  • Imprimir la página
  • Enviar a un amigo
  • Suscribirse al RSS de la página
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Linkedin
  • Compartir en Google+